TROPIEZO

Los refranes populares sintetizan algunas ideas que en el mundo se dan como válidas. Una de ellos es el que afirma que: Hay personas que ni viven ni dejan vivir.

Potencialmente esto es cierto, porpiedra1que efectivamente existen quienes con sus actitudes se van negando posibilidades y a la vez se las niegan a quienes están a su alrededor.

Pero esto es válido entre los creyentes? Creemos que la respuesta es afirmativa, entendiendo que por eso la Palabra de Dios nos advierte acerca de los que son piedra de tropiezo.

La cuestión es más seria que detenerse en un refrán popular que tiene también los elementos para ser un juego de palabras. En las congregaciones suele haber personas que tienen este tipo de actitudes.

Son quienes buscan hacerse cargo de todo y se ofuscan por conseguirlo, pero luego que lo han obtenido se transforman en un sistemático impedimento para ellos mismos y para los demás.

La cuestión es: Por qué ocurren estas cosas? Pensamos que en el fondo se trata de un problema de no tener claro cuál es el propósito por el que vivimos. Ni en el mundo ni como creyente.

Ser piedra de tropiezo es muy grave por sus consecuencias y también porque obra negativamente sobre las personas que se encuentran en esa situación. Seamos capaces de ayudar con amor a quienes viven de esta manera.

Proverbios 21:8-10
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

CARTA DE BERLÍN. ADVERTENCIA…

Hola.boda
Finalmente la iglesia evangélica liberal  de Alemania que había comunicado que casaría a dos hombres cumplió su anuncio.
Este fin de semana dos homosexuales fueron consagrados en matrimonio, a pesar que en realidad estas ceremonias carecen de valor legal pero tienen un gran contenido simbólico.
Es importante destacar que hasta la iglesia católica alemana había advertido a quienes cumplieron con la ceremonia, que no era propio que se hiciera y que se reconociera a dos hombres en la institución matrimonial.
Resulta sorprendente observar con qué naturalidad ha sido recibido este episodio, puesto que su repercusión ha sido nula o casi nula, lo que revela que han sido pocos los que expresaron su disidencia.
Bueno es que reflexionemos acerca de hechos como este que siguen mostrando como el mundo influye en la iglesia y por tanto la iglesia ha dejado de cumplir  con su misión de influir, que no es otra cosa que proclamar el Evangelio.
Resulta doloroso tomar nota de todo esto y a la vez resulta estimulante para los que seguimos creyendo que pese a todo estamos en el mundo para cumplir el mandato de Jesús.
No es para aceptar con fatalismo o lo que es peor, con conformismo que estamos en la tierra. Estamos aquí con el elevado propósito de llevar el Evangelio hasta los confines de la tierra.
Y pareciera que uno de esos confines es el país desde donde el Eterno permitió que un hombre iniciara un proceso histórico que evidentemente todavía no ha terminado de cumplir su misión.
Por esto es importante recordar y advertir a quienes casaron a dos hombres en un lugar de culto evangélico que han cometido una gravísima transgresión. Y que deben de saber que a pesar de que quizás no hayan recibido muchas reprobaciones, todavía falta lo más importante.
Nadie escapará el Día del Juicio a responder por sus actos y no menos trascendente es tener memoria de que a quién más se le concede más se le reclamará.
Es hora de reflexionar y actuar! No es hora de tibiezas ni de actitudes contemplativas!

Gracias y bendiciones.
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

SUPERFLUO

Cada uno de nosotros seguramente habrá comprobado que estamos llevando sobre nuestras espaldas una carga que resulta a veces muy pesada y otras más soportables.

Siempre hablamos de la carga pero nunca nos referimos a lo que forma parte de ese peso que a veces nos agobia, nos abruma y hasta nos hace dudar de lo que estamos haciendo.resistencia

Podemos tener la seguridad que cuando estamos cumpliendo los propósitos del Señor para nuestras vidas, esas cargas son soportables porque nunca podremos llevar más de lo que podamos soportar.

Entonces por qué otras veces llevamos tanta carga? Si abrimos esa bolsa imaginaria podremos ver todo el peso que debemos soportar y como está conformado.

Tal vez podamos ver que estamos buscando muchas más cosas de las que nos son necesarias para vivir. Es decir, estamos buscando cosas que nos son superfluas pero muy atractivas.

A eso le deberíamos sumar nuestros afanes por ser los mejores en el trabajo, en nuestra actividad, en la familia, en la congregación, buscando una notoriedad que evidentemente dejará tranquila a nuestra vanidad.

Debemos concluir que todo lo que nos pesa es aquello que forma parte de lo superfluo. Afanes y cosas que terminan siendo una carga demasiado grande. Seamos sabios: Vivamos con lo que necesitamos sirviendo al Señor!

Salmos 38:4
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

CONSEJOS

Un viejo maestro decía que nunca hay que confundir los atajos con el camino. Esta afirmación siempre provocaba muchas dudas y algunas veces desconcierto.

Qué son los atajos? Los atajos generalmente son las soluciones que buscamos para nuestras situaciones personales, que son una compleja mezcla de lo que dice la Palabra de Dios y nuestras intenciones.

Cada uno de nosotros se puede buscar el atajo que más le convenga a sus propósitos, pero siempre será un atajo porque los argumentos se basan en usarlesson textos de manera equivocada.

El maestro decía que así fue como se inventó que los creyentes debemos vivir bien, sin problemas y además ricos. Usando y tergiversando versículos que en un contexto más amplio de ninguna manera llevan a esa conclusión.

Por eso este hermano cargado de años y de sabiduría advertía a los más jóvenes acerca de los riesgos que corremos con los atajos y los inducía a leer los textos del rey Salomón.

Es curioso que se hable mucho de los atajos y prácticamente nada del camino. En realidad la explicación es elementalmente sencilla: Atajos hay muchos y muy atractivos pero frustrantes y peligrosos.

Camino uno solo. El verdadero Camino es estrecho, difícil de transitar y está lleno de dificultades. Pero debemos recordar que El Señor es el Camino y solamente Él nos puede llevar hasta el Glorioso Final prometido.

Juan 14:6-7
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

ALBEDRÍO

Los hombres tenemos el derecho concedido por el Eterno a tomar nuestras propias decisiones, a resolver aquello que nos parezca más conveniente y a eso lo llamamos libre albedrío.dcidir

Este derecho nos puede llevar a vivir de una determinada manera que pero estará signada por nuestras reflexiones y también por nuestros caprichos.

Si viviéramos reflexionando con discernimiento tal vez podríamos acercarnos a vivir como seres racionales y en esa condición ser capaces de tener buenas actitudes.

Pero con el libre albedrío también podríamos vivir según los dictados de nuestros caprichos, de nuestros arrebatos, de nuestras emociones  y también del ejercicio despótico de lo que podamos resolver.

Estas alternativas se oponen por principio pero están a disposición de quienes resuelvan vivir según sus criterios y no sujetarse a norma alguna.

Para los creyentes en cambio sigue vigente el libre albedrío, pero si decidimos apartarnos del Señor, nos apartaremos también de sus Promesas cumplidas.

La vanidad del hombre es la que lo aísla de reflexionar con discernimiento acerca de las cuestiones profundas. Y la vanidad nos hace vivir según nuestro alto concepto de nosotros mismos.

Usemos del libre albedrío para tomar la decisión más importante de nuestra vida y también para mantenerla a pesar de todas las circunstancias. Seguir al Señor no solo es la mejor decisión, es la Única decisión que nos lleva a la Salvación.

2 Samuel 22:22
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

SOLEDAD

La soledad puede ser el gran drama de nuestro tiempo, en lo que pareciera ser una mayúscula contradicción con relación al fenómeno de comunicación que llamamos sociedad global.

A mayores posibilidades de estar comunicados, mayor es la posibilidad de encontrarnos solo1solos, acentuando una situación que no terminar de asombrar a quienes la estudian.

La soledad puede asumir dramáticas consecuencias cuando no se la puede superar y entonces se buscan soluciones equivocadas, como la compañía de cualquier tipo de drogas.

No es la única solución, pero sí la más cercana, la más accesible. Mientras tanto la sociedad continúa imperturbable e inmutable ante las necesidades personales.

Se asegura que el que no sea capaz de sobrevivir a las duras condiciones que se nos imponen, es porque no es un luchador, un emprendedor, un ganador para decirlo en términos más concretos.

Pero nos olvidamos que la soledad es un drama profundamente humano y es con los hombres y con las mujeres que la padecen, con quienes debemos ser más solidarios.

Y también puede estar solo un creyente en medio de su congregación, por lo que no estamos exentos de vivir esta tremenda realidad. Pero estamos obligados a asumir nuestra parte.

El mandamiento de amar al prójimo establecido por Jesús, nos obliga a no ser indiferentes y observar cuanta soledad hay a nuestro alrededor. La soledad es otra enemiga de nuestra fe, porque aleja a los hombres del Señor.

Isaías 35:1-3
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

AVARICIA

Hemos leído la historia real de una persona que siendo uno de los hombres más ricos del mundo, buscó aumentar la fantástica cantidad de dinero que tenía para convertirse en el número uno y en poco tiempo lo perdió todo.

Es evidente que no corresponde juzgar los hechos. Pero sí los podemos tomar como referencia sobre las cuestiones relacionadas con el dinero y de las que nos enseña la Palabra de Dios.

Cuando le concedemos el primer lugar en nuestra vida al dios mammonmoney pueden ocurrir historias como estas. Historias donde resulta inaudito hasta dónde nos puede llevar la avaricia.

No es el caso de que haya  cometido acciones contra otras personas como ha ocurrido en otras ocasiones, simplemente ha sido él y lo que tenía en su corazón.

Por lo tanto tengamos bien presente la enseñanza bíblica. El dinero tiene el valor que le demos y nos puede resultar útil para cubrir nuestras necesidades.

Cuando permitimos que el supuesto poder que otorga nos controle, verdaderamente lo estamos convirtiendo en nuestro soberano y como todos los dioses son implacables en cobrarnos lo poco que nos dan.

Reflexionemos sobre esto y no juzguemos. El dinero lleva cautivos a los que confían en él. La única libertad posible es la que nos concede el Señor con la Verdad.

Eclesiastés 5:10
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

CARTA DE BERLÍN. PALABRAS

Hola.
En estos días los científicos comienzan a hablar nuevamenpalabraste acerca de cómo se inició el Universo y de cómo se fue desarrollando hasta como lo conocemos en la actualidad.
En suma, nuevas palabras, para explicar palabras anteriores que se basaban en palabras que explicaban conceptos anteriores… Siempre palabras que van quitando el sentido a los contenidos originales.
La famosa partícula de Higgs parece explicar cuestiones que cada vez se complican más, porque cuando más se explican las cosas más se confunden, pues ignoran lo fundamental: El Universo que conocemos y el que no conocemos fue Creación de Dios.
Lo cierto es que frente a tantas palabras que resultan incomprensibles para quienes vivimos de una manera quizás más simple, pero más realista, pareciera que ha llegado el momento de hacer silencio.
No escuchar más palabras aunque nos sigan atosigando con ellas y llamarnos al silencio. No al silencio contemplativo que no busca otra cosa que la autosatisfacción.
Estamos hablando del silencio interior que nos acerca al Señor, el que nos permite buscarlo con fervor y a rendirnos ante su Grandeza. Ese silencio maravilloso que nos aisla del palabrerío mundano y nos permite el recogimiento espiritual.
Frente a las palabras opongamos el silencio, para poder escuchar el susurro con el que nos habla el Eterno, que muchas veces no podemos escuchar por tanto palabrerío que suena en nuestros oídos.

Gracias y bendiciones.
Diego Acosa García
www.septimomilenio.com

PREDECIR

Los hombres somos muy dados a predecir acontecimientos grandiosos, espectaculares y sobre todo muy atractivos para despertar la curiosidad de la aldea global en la que vivimos.sol

Uno de ellos predecía una grandiosa tormenta solar que se abatiría sobre la tierra el año pasado. La consecuencia fue una gran conmoción sobre todo en las personas que son propensas a los catastrofismos.

Lo interesante de las predicciones es que así como las recibimos… tenemos una gran capacidad para olvidarlas y por supuesto nos olvidamos también de quienes se atrevieron a formularlas. Y a equivocarse…

Esta es una de las causas por las que vivimos en constante tensión, porque a veces los acontecimientos nos pueden afectar y otras no, pero siempre pensamos que de alguna forma podemos ser víctimas.

Esta forma de vivir en el mundo, lamentablemente también la vivimos quienes nos consideramos hijos de Dios, sufriendo, padeciendo por las mismas razones.

Como siempre se nos olvida algo: La condena bíblica a toda forma de adivinación, a toda forma de predicción de acontecimientos futuros por medio o por cualquier método o por personas supuestamente videntes.

Una de las responsabilidades de ser creyentes es el de estar alertas y no dejarnos arrastrar por los falsos profetas, por los que en su sabiduría se atreven a hacer predicciones, que podemos comprobar, nunca se cumplen.

Ezequiel 13:22-23
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

EQUILIBRIO

La complejidad maravillosa del cuerpo humano revela la magnitud asombrosa de su Creador. Esa complejidad tiene su demostración entre otras cosas en el sentido del equilibrio.

Jesús cuando dijo que nos dejaba su paz, en realidad estaba dejando su Shalom, que es la expresión que precisamente representa el equilibrio fundamental paz3en las personas.

Por eso dijo que su paz no era como la del mundo, sino la que Él podía darnos. Es decir el equilibrio proviene de la armonía entre lo que es lo material con lo que es espiritual.

Siempre ha sido difícil vivir. En los tiempos del ministerio terrenal de Jesús y a lo largo de la historia, los hombres hemos tenido dificultades para ser fieles a vivir como hablamos.

Sin embargo la cuestión del equilibrio nos tiene que hacer reflexionar acerca de cómo son nuestras decisiones cotidianas para qué siempre tengan el único propósito de servir.

Quizás esa sea la clave del equilibrio: Estar dispuestos a servir en toda circunstancia y lugar, con independencia de nuestros intereses y de nuestros gustos personales.

Seamos responsables de nuestro propio equilibrio buscando la armonía imprescindible entre lo que quiere el Señor que seamos y nuestras actitudes cotidianas.

Juan 14:27
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com