CONHECEMOS A DEUS?

CONHECEMOS A DEUS?

Arlete

Mas, conhecemos mesmo? andamos com Ele diariamente, e conversamos sobre tudo com Ele?Ouvimos Sua Voz? entendemos o que Ele fala?Ou necessitamos que alguém nos explique….
Se O conhecemos, devemos também entender o que falaE, se entendemos, devemos obedecer???
Ou falhamos nisso….Na obediência….
Se é dificil ouvir, fica dificil entender, e mais ainda obedecer…Te digo uma coisa?

Coneça!

Pra. Arlete Batista Ferreira – Brasil

www.septimomilenio.com

CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

Me14Ma15

QUE SABEMOS DE DIOS?

Una de las afirmaciones que utilizamos más frecuentemente, está relacionada con el conocimiento que Dios tiene de nosotros.
Afirmamos con rotundidad que el Eterno nos conoce desde antes de que fuéramos concebidos y esto es motivo de alegría y también de reflexión.
Significa que nadie nos conoce mejor que ÉL y también significa que es un motivo para sentirnos agradecidos por todo cuanto hace por nosotros.
A nadie se le escapa que siendo todo lo expuesto una gran verdad, el tema tiene otras consideraciones que raramente exponemos.
La más importante es darle un giro a las afirmaciones y poner las frases por pasiva. Entonces nos encontraremos frente a un gran interrogante.
Siendo como es verdad que Dios nos conoce desde el vientre de nuestra madre, que podemos contestar si nos preguntamos: Qué sabemos nosotros de Jehová?
Es probable que a partir de este planteamiento podamos hacer una escala de respuestas, que van desde lo que creemos que poco, hasta quienes afirmen que saben mucho.
Lo importante no es comprobar si esa escala responde verdaderamente a la realidad. Lo importante es que nos enfrentemos al interrogante.
Cuánto sabemos de Dios?
Que inexorablemente está ligado con otro, que incluso nos define como sus hijos y con las responsabilidades que tenemos en esa condición.
Buscamos saber más del Padre?
Es probable que a partir de estas cuestiones se produzca un silencio interior muy grande. Y ese es el momento en el que cada uno delante de su conciencia, comience a dar nuevas respuestas.
Nuestro conocimiento de Dios es tan relativo, que a veces confundimos aceptarlo como Soberano sobre todas las cosas, con tener una pequeña visión de quién ES realmente.
Esto supone que nos debemos sincerar y plantear a partir de este momento buscar saber más quién es realmente el Todopoderoso.
Y lo mejor que podemos hacer es convertir a su Palabra en nuestra guía, porque en la Biblia está contenido todo lo que ÉL quiere que sepamos acerca de su Grandiosidad.
Podemos convertir esta maravillosa tarea en uno de los grandes objetivos de nuestra vida. No solamente será bueno para nosotros, sino que será bueno para quienes están a nuestro lado.
Podremos hablar del Señor, con más conocimiento!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

LA PESCA ES UN ARTE

lourdesJesús dijo: venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres.
Mateo 4:19

Hay diferentes formas de pescar: con caña, con red, pesca submarina, pesca de arrastre, pesca con plantados, de almadraba ( piscinas). También se utilizan diferentes señuelos, diferentes anzuelos, redes de diferentes tejidos, arpones.
Se puede pescar desde la playa, desde las rocas, en la costa, en alta mar. Podemos pescar en grupo o en solitario. Está la pesca profesional, pesca deportiva o aquellos que pescan por diversión. Pero mi intención no es hablar de esto, además estoy convencida que si quieres esa información buscarás en otras páginas más cualificadas.
Yo quiero hablarte del pescador.
Lo importante para un pescador es pescar, el buen pescador se caracteriza por su pasión por la pesca, paciencia y su insistencia; cuando sale a pescar va provisto de los utensilios adecuados para pescar y sabiendo que tendrá que esperar y tendrá que intentarlo muchas veces. Es lo normal, puede pasar que llegue eche la caña e inmediatamente coja un buen pez, o puede suceder que esté horas hasta que piquen los peces. Es más podrán comerse la carnaza pero no picó en el anzuelo, así que tenemos que volver a ponerle el señuelo y volver a lanzar. Otra cosa a tener en cuenta es que si pescas en la orilla pescaras peces más pequeños y que solo por una casualidad puedes pescar un gran pez, porque para eso tendrás que adentrarte a aguas más profundas.
Lo importante para ser pescador de hombres es: Pasión por las almas, paciencia e insistencia, tener el utensilio adecuado ( la palabra de Dios) y saber que dependiendo de donde vayamos a pescar recogeremos un tipo de personas u otras. Ni podemos pescar todos en el mismo lado, ni podemos usar el mismo señuelo siempre, ni todos pescaremos en aguas profundas.
Deja que el Maestro te enseñe el arte de la pesca, y que Él te diga que anzuelo usar, si puedes pescar desde la orilla o si puedes adentrarte en mares más bravos, si tienes que echar la red o tienes que usar la caña, que te muestre para que lado has de tirar la red y también a tener paciencia porque a lo mejor después de mucho intentos no consigues pescar nada. También puede pasar que tengas que pedir ayuda para sacar la red.
La mejor característica del pescador de hombres es escuchar al Maestro aprendiendo las artes de pesca, dejarse guiar, no querer pescar donde pescan otros o lo que pescan otros y sobre todo hacerlo con amor, con paciencia, con insistencia e incluso obligatoriamente.
Esta pesca no puede ser ni por dinero, ni por deporte, ni por diversión:
Es una necesidad.

Lourdes Diaz

www.septimomilenio.com

CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

Y LOS PEQUEÑOS?

bible5

Puede resultar absolutamente legítimo que los predicadores ansíen llevar sus mensajes ante grandes auditorios.
Utilizamos el condicional puede, porque esta ansia de tener muchos oyentes se legitima si lo que se busca es que haya más personas que reciban el Mensaje inspirado.
Pero deja de ser legítimo, cuando la búsqueda de grandes congregaciones para predicar, tiene el propósito de satisfacer la vana-gloria personal.
Esto que pareciera una elemental cuestión de fe, se transforma en toda una cuestión que tiene mucho que ver con la visión que tengamos de cómo debe ser nuestro servicio al Señor.
Estas reflexiones han sido inspiradas por el Espíritu a raíz de haber comprobado cómo hay predicadores que buscan su satisfacción personal, su realización personal.
Se anteponen cuestiones tan serias como la vanidad a lo que debería ser el humilde ejercicio de ser instrumentos del Espíritu Santo, en cualquier tiempo y en cualquier lugar.
Pareciera que nos olvidamos que es el Soberano sobre todas las cosas el que determina ante quienes debemos dejar nuestro mensaje.
En muchas oportunidades y hablando a título personal, el Espíritu me ha revelado que en la congregación ante la que predicamos, no falta nadie ni sobra nadie.
Es decir: Están allí para recibir el mensaje quienes han sido convocados por el propio Eterno y nos debemos a ese rebaño.
Sea numeroso o sea pequeño, ese es el rebaño del Pueblo de Dios al que debemos dirigir nuestro mensaje. Hacer un planteamiento diferente a este, puede significar que estamos modificando nuestra actitud de servir.
Y esto ocurre no solo con los predicadores, sino también con quienes tienen el llamado para servir en las congregaciones.
No importan los cargos ni las funciones, lo que importa es que debemos hacer aquello que el Señor quiere que hagamos y no lo que nos produzca la satisfacción personal.
Cuando servimos el mayor compromiso es hacerlo con los pequeños rebaños, porque esos son los que más necesitan de nuestro cuidado.
Si ansiamos grandes congregaciones, es legítimo, siempre y cuando signifique que estamos deseando que cada vez sean más los seguidores de Jesús.
Pero si buscamos otras cosas, si tenemos otras intenciones relacionadas con la cantidad de personas a las que deberíamos de servir, estamos ante una grave situación personal.
Jesús no buscó multitudes, Jesús buscó a quién servir!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

CRISTO Y EL ORGULLO GAY

Bl 28 Jn15

 

 

 

 

 

 

 

Un tiempo después de que el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminó sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo, hubo una respuesta contundente.
Un rabino mesiánico advirtió que quienes se rebelan contra Dios, abren la instancia para que el propio Dios imponga su castigo por esa actitud.
Es decir: Si hay rebelión contra Dios, se inicia el proceso para que el Juicio se Dios se aplique sobre esos hechos.
Fue una advertencia al país, para que estuvieran en conocimiento que por haber legislado contra lo que Dios ha establecido, se abría para Estados Unidos el proceso que lo llevaría al Juicio del Eterno.
Así de categóricas son las cosas de Dios.
En estos días también ha habido expresiones relacionadas con el llamado el orgullo gay. No solo fueron permitidos sino que además contaron con la presencia de autoridades de todos los niveles, en lo que podríamos llamar una oportunista participación en actos que deberían estar prohibidos.
Además se contraponen con las abrumadoras objeciones que se plantean cuando los organizadores no son homosexuales, sino organizaciones protestantes.
Frente a estos hechos podríamos reflexionar acerca de lo que fue el Ministerio Terrenal de Jesús.
Él no vino a buscar a los justos sino a los pecadores. No vino a buscar a los ricos sino a los pobres. No vino a identificarse con los poderosos, sino con los humildes, con los despreciados.
Del mismo modo recordó las enseñanzas del Padre: Debemos buscar la Santidad del Supremo para oponerla frente a toda forma humana de pecado.
Por eso Jesús afirmó que no había venido a juzgar al mundo sino a salvarlo, pero que eran sus palabras las que juzgarían al mundo.
Que Palabras?
Las que se oponen al pecado en cualquiera de sus formas. Nunca olvidemos que debemos amar a los pecadores, para ayudar a redimirlos, para ayudar con el Amor que predicó Jesús, que se vuelvan de sus malos hechos.
No es la prédica de Jesús la que debe amoldarse a la sociedad de nuestros tiempos. Es la sociedad de estos tiempos y de todos los tiempos, la que debe seguir la prédica de Jesús.
Cuando hablemos de Dios seamos precisos y categóricos.
Es verdad que ama a los pecadores. Pero seamos sinceros con nosotros mismos: También Dios odia al pecado.

Cristo y el orgullo gay, son opuestos, como lo son la Santidad y el pecado!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

MEU GRANDE AMIGO

MEU GRANDE AMIGO

Arlete

Acabo de ler que os animais são os melhores amigos que se pode ter…
Eu já tive animais amigos, mas tenho excelentes amigos humanos…
Apesar de gostar muito de animais, gosto mais de meus amigos humanos…
Com eles troco idéias, recebo informações, rio muito, torço e oro por eles, para que de tudo certo em suas vidas, e recebo ajuda…
Nunca estou só, proque tenho muito amigos, excelentes amigos…amigos de mais de 50 anos.de amizade…
Amo meus amigos, humanos, gente normal, todos eles simples como eu..
Agora tenho um amigo especial….
.Deste não abro mão nunca!!!!
Está sempre comigo, a gente conversa o dia inteiro, e nem vejo o tempo passar…
Com Ele não há solidão…
Ele é teu amigo?
Falo de Jesus Cristo, Meu Grande Amigo…
Ele deu Sua vida por mim!!!!
Me atende em todas minhas necessidades!!!!
Fale com Ele e comece uma amizade verdadeira com Ele…
Grande abraço….

Pra. Arlete Batista Ferreira – Brasil

www.septimomilenio.com

CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

Jonathan

Reproducimos el mensaje del Rabino mesiánico Jonathan Cahn, en el Capitolio de los Estados Unidos.

Palabras de alto contenido profético que tienen vigencia tanto para el país donde fueron pronunciadas, como también para otros que tomaron decisiones contrarias a lo establecido por el Dios Todopoderoso!

Oremos para que estas palabras sean escuchadas y comprendidas en todo su valor profético.

Este es el enlace para escuchar el Mensaje con traducción al español:

 

CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

A FAVOR O EN CONTRA

bandera

 

Cada día que pasa nos vamos acercando al tiempo en el que no tendremos ninguna posibilidad de permanecer indiferentes o cuando menos equidistantes con la situación de Israel.
Una gran parte de quienes nos llamamos creyentes mantenemos una actitud que resulta incomprensible, si se profundiza un poco en su intencionalidad.
Por un lado nos llamamos coherederos de las promesas hechas por Jehová a Abraham y por tanto nos declaramos bendecidos con relación al futuro.
Pero también somos capaces de mostrar nuestra prudencia con relación a Israel, para que nadie nos pueda señalar o acusar como judaizantes.
Es decir, los humanos casi nunca nos definimos con claridad acerca de lo que se nos pregunta. En un caso somos coherederos de Israel y en otro caso, tratamos de tomar distancia con los hebreos.
Esta contradicción es la que nos debe hacer reflexionar con relación a los tiempos bíblicos y también con los que se están anunciando.
Con relación al pasado es evidente que con Israel hay una sola posición: O se está con el Pueblo de Dios o se está en su contra.
La ambigüedad señalada en el Libro de Apocalipsis, cuando se habla de la Iglesia de Laodicea, es terminante. Dios vomitará de su boca a los tibios…
Por tanto nos queda la alternativa de ser fieles al legítimo sentimiento de ser coherederos de las promesas recibidas por Abraham y por tanto, obrar en consecuencia.
Es triste comprobar cómo la tibieza de quienes no quieren ser acusados de judaizantes, queda al descubierto como una forma de no comprometernos excesivamente ante la sociedad de la que formamos parte.
Tal vez sin desearlo lo único que estamos haciendo con estas actitudes es estimular y engrandecer el coro que actúa desde diversos ángulos en contra de Israel.
Cada día que pasa los márgenes que tenemos son más estrechos. Apoyar a Israel es una decisión que nos compromete ante los hombres, pero finalmente nos compromete con relación al propio Dios.
Aceptará el Todopoderoso que quienes se llaman sus hijos estén en contra de su Pueblo?
Esta es la gran pregunta que nos debemos responder. Los tibios y los que nos declaramos defensores de Israel.
Oremos para que Dios nos conceda Sabiduría y la Valentía que viene de lo Alto, ante los difíciles tiempos que se avecinan. Los tiempos del fin!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

Y EL AUTOR?

bible5
Los episodios tan tremendos como los de la Iglesia de Charleston, en Carolina del Sur, son conmovedores y altamente emotivos.
Nos alarma que nueve personas hayan sido asesinadas sin ninguna clase de piedad y en cumplimiento de una llamada guerra racial.
Las primeras reacciones son de condena, repulsa, compasión por los familiares y preocupación por la posibilidad de que vuelva a repetirse el drama.
Pero también muchas personas se sienten invadidas por un sentimiento un tanto diferente, pero estrechamente relacionado con la tragedia.
Y ese sentimiento no es otra cosa que el estupor. Por qué nos sorprendemos? Que es lo que llama tanto la atención, que incluso llega a desplazar la imagen de las muertes, hacia su autor?
Y entonces repetimos frases que se tornan comunes a fuerza de ser escuchadas en circunstancias parecidas. Nadie acredita que ese chico tan simpático y respetuoso hubiera sido capaz de matar.
Ese chico o ese vecino la vecina de nuestro piso de arriba. Siempre o casi siempre tenemos una referencia cercana.
Planteada así la situación podríamos reflexionar sobre un aspecto diferente: Si era tan cercano a nosotros, al punto de saludarlo todas las veces que lo encontrábamos, por qué no advertimos nada en él que nos llamara la atención?
O será que simplemente saludamos por cumplir con las normas de educación? O será que nuestra máxima aproximación a una persona, es darle los buenos días?
La importancia que le concedemos a nuestra propia vida, nos hace olvidar que a nuestro alrededor también viven personas, que pueden estar necesitando de nosotros.
Pero eso nunca lo sabremos si solamente nos dedicamos a nuestra valiosa existencia, a la ponderación de nuestros afanes y de nuestros anhelos.
Si en algún momento nos hubiéramos acercado a un vecino, sabríamos que tiene problemas con sus padres o con sus hermanos o en el colegio.
Si hubiéramos hablado con alguna vecina, sabríamos que tiene graves problemas con su esposo e incluso que teme por su vida y la de sus hijos.
Cuántas cosas sabríamos, no por meternos en la vida de los demás, sino obrando con la Misericordia que reclamamos todos los días a nuestro Padre.
No estamos haciendo la apología de ese mal que llamamos cotilleo, chisme…Estamos hablando de la preocupación auténtica por el prójimo.
Estamos hablando del cumplimiento de la Gran Comisión. Estamos hablando del cumplimiento del mandato que nos dejó Jesús, de llevar el Mensaje de Salvación hasta los confines de la tierra.
Pero, si no lo podemos llevar hasta tierras lejanas, por qué no lo llevamos a quienes están a nuestro alrededor?
Tal vez entonces no tengamos que preocuparnos por el autor de una masacre, porque tal vez podríamos haber evitado que algo terrible ocurriera.

 

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

LA DEPRESIÓN

bible5
Con notable facilidad afirmamos que hay cuestiones que son propias del tiempo en que vivimos, ignorando deliberadamente lo que ocurrió en el pasado.
Ignorando por no desear recordar o ignorando, directamente por no saber de hechos ocurridos en la historia lejana.
Una de las cuestiones que ignoramos es la de los estados de ánimo relacionados con la depresión. Pensamos que se trata de un mal de la sociedad de la que formamos parte.
Sin embargo la depresión registra su presencia de manera cierta y concreta en la vida de personas que existieron hace centenares de años.
Por tanto es posible tratar de aproximarnos a lo que significa la depresión y sus causas. Y también y esto es lo verdaderamente importante, aportar elementos para ayudar a quienes se encuentran en esa situación.
Un caso notable es el del profeta Jeremías, a quién le tocó obrar en nombre de Jehová en tiempos muy difíciles para el reino de Judá, incluso hasta más allá de la caída de Jerusalén por las fuerzas de Babilonia.
El hombre a quién Jehová eligió para que hablara a su pueblo, llegó a maldecir el día en el que nació, para luego ver su vida bajo el signo de la afrenta.
Que lleva a un hombre a semejante estado de ánimo?
Tal vez el no haber sido capaz de soportar las condiciones a la que lo sometían sus semejantes, principalmente a causa de los anuncios que Jehová le encomendaba.
La depresión de Jeremías se parece a la de muchos hombres y mujeres que no son capaces de soportar la presión de la sociedad en la que viven.
Es nuevo que alguien sufra afrenta y escarnio? No, pero la capacidad de soportarlos, sigue siendo tan difícil como lo era en los tiempos del profeta.
Como afrontó la situación Jeremías: Recordando quién lo había enviado y cuál era la misión que tenía que cumplir, sabiendo que había un propósito para su vida.
La soledad ante la crueldad de la sociedad, puede superarse si verdaderamente entendemos que nuestra vida no solo consiste en lamentar nuestros problemas, sino en ayudar a otros que también los están sufriendo.
Así como Jeremías recordó que él hablaba en nombre de Jehová, debemos buscar siempre al Eterno para que nos auxilie y nos fortalezca en la hora de la adversidad.
La depresión es un mal del hombre, que no es capaz de superar sus propias limitaciones nacidas en el egoísmo del corazón!
Si dejamos de mirarnos con lástima, podremos ver que hay a nuestro alrededor, quién puede recibir nuestra ayuda, aunque todavía estemos llorando!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com