LA OTRA HISTORIA – III

la otra

COMO CONSIGUIÓ CONQUISTAR JERUSALÉN EL REY DAVID – II
Este momento histórico revela la capacidad del hijo de Esaú, para elaborar planes y cumplirlos con precisión.
David comprendió que no debía seguir gobernando desde Hebrón y que debía elegir un nuevo lugar de residencia para poder ser el rey de todo Israel y no despertar suspicacias acerca de un presunto favoritismo hacia el Reino de Judá. La razón, es que Hebrón se encontraba en el territorio del sur, en Judá.
Jerusalén reunía todas las condiciones para convertirse en la capital del Reino, ya que literalmente se encuentra en la frontera que dividía a los dos reinos judíos.
La biblia nos dice que el Rey tomó a sus hombres, por lo que se descarta que sean los soldados que integraban los ejércitos de Judá y del Norte y avanzó sobre Jerusalén.
Los jebuseos le recordaron el pacto que les permitía controlar la ciudad, pero ante la insistencia de David, lo maldicen, hecho que era muy común en aquellos tiempos. Se apelaba a las maldiciones y sortilegios, cuando alguien dejaba de cumplir un pacto. Esta es la explicación de los cojos y los ciegos que podemos leer en el Libro 2 de Samuel 5:6.
Como conquistó David la ciudad, solo con sus hombres?
De una manera sorprendente por lo que tiene de astuta e ingeniosa. Los jebuseos se abastecían del agua que provenía de un manantial, que brotaba dentro de una gruta que tenía la forma de un depósito natural. Cuando la gruta se llenaba el agua fluía por la colina y se perdía en el fondo del valle.
En épocas de paz, las mujeres de la ciudad bajaban hasta la gruta, para llevar en cántaros el líquido que precisaban para cada día.
En cambio, cuando la ciudad era asediada, la solución provenía de un túnel vertical, que fue cavado a través de la montaña, hasta alcanzar el nivel de la fuente de agua. Desde ese lugar hicieron otro túnel pero horizontal, hasta desembocar en la gruta donde se almacenaba el líquido vital.
En el caso de un ataque, los jebuseos bloqueaban la entrada exterior de la gruta y entonces el agua fluía por el túnel horizontal hasta llenarlo. Luego valiéndose de cuerdas, utilizaban baldes para la provisión a través del túnel vertical. De esta manera podían afrontar cualquier forma de asedio.
David que conocía este emplazamiento, lo único que hizo fue bloquear la entrada de la cueva, por lo que el agua dejó de fluir hacia el interior de Jerusalén y fue desviada en un nuevo curso, provocando que la población de Jerusalén dejara de tener este elemento vital para la subsistencia..
Ante ello finalmente los jebuseos pactaron con David para que pudiera emplazar la capital, establecer su residencia y también el lugar de culto, en el ámbito de Sión.
A cambio el rey les permitió a los pobladores seguir habitando la ciudad. Y así convivieron por espacio de varios años.
David, con esta ingeniosa estrategia, controló Jerusalén sin combatir y pudo afirmar que era una victoria personal porque la consiguió con sus propios hombres.
La historia de la conquista de la fortaleza de Sión, está narrada en 2 de Samuel 5:6-10.
Desde entonces la Ciudad de David, forma parte indivisible de la historia de Israel, de la historia del Pueblo de Dios.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA OTRA HISTORIA – II

la otra
COMO CONQUISTÓ JERUSALÉN EL REY DAVID

este episodio es uno de los más relevantes y de mayor influencia en la historia de Israel.
Jerusalén es una de las ciudades más mencionadas en la Biblia.
Los egipcios hablaban de ella 1900 años antes de nacer Cristo. También fue el escenario de varios hechos notables en la vida de Abraham. En Jerusalén el Patriarca entregó los diezmos a Melquisedec, Génesis 14:18-20. Allí también vivió el gran momento de su plena fe en Jehová, cuando fue mandado que sacrificara a Isaac, Génesis 22:1-19.
Jerusalén ha tenido a lo largo de los tiempos varios nombres.
Urushalim, con los amorreos, Ezquiel 16:3. Shalem, era el dios de la paz y la prosperidad de esta tribu.
Salem, en Génesis 14:18.
Jebús, en Jueces 19:10.
David llevaba reinando siete años y seis desde Hebrón, cuando se decidió conquistar Jerusalén. Una decisión estratégica que le permitiría después ser el Rey de todo Israel, puesto que Jerusalén estaba literalmente entre la frontera de los dos reinos, Judá y el del Norte.
Se dirigió David hasta la ciudad que habitaban los jebuseos, quienes le recriminaron su actitud de romper el pacto que tenían con los hebreos. Esto explica una frase que dice: Tú no entrarás acá, pues aun los ciegos y los cojos te echarán. Esta afirmación se interpreta como una maldición que caería sobre David y sus hombres, 2 Samuel, 2:5:6. Además la frase fue utilizada en tono ofensivo hacia la capacidad que tenía el Rey de Judá para conquistar la ciudad.
David, tomó la fortaleza de Sion, que es mencionada por primera vez en el Antiguo Testamento y por única vez por el profeta Samuel, 2:5:7.
Como tomó David la ciudad que llevaría su nombre?
La fortaleza fue ocupada inicialmente por los jebuseos y que alrededor del 1.800 a.C levantaron una muralla para defenderla de los ataques enemigos.
Los israelitas intentaron dos veces ocupar la ciudad, pero en ambas fracasaron, Jueces 1:8, 1:21.
Ante ello los israelitas hicieron un pacto de convivencia como habían hecho en otras ocasiones durante la conquista de la Tierra Prometida.
David conocía el punto débil de los jebuseos: La provisión de agua, que se menciona como canal en 2 de Samuel 5:7. Este conducto permitía que el manantial que surtía de agua potable a los habitantes de Jerusalén, que se encontraba en el exterior de la fortificación, entrara gracias a una perforación en la roca, hasta el mismo interior, con lo cual se aseguraban la provisión aún en caso de ataque.
Sin embargo David dominó la entrada de agua que estaba en una gruta y de esta manera el líquido dejó de fluir hacia el interior de la fortaleza y afectó a los pobladores.
Se hace referencia a la palabra hebrea sinnor, que significa: Desbloquear la entrada de la gruta.
Con esta forma de asedio, finalmente David consiguió firmar un nuevo pacto con los jebuseos que le permitieron establecer la capital del Reino en Jerusalén y también el lugar de culto y su palacio.
La mención a la conquista de Jerusalén formulada por el profeta Samuel en 2, 5:8. Termina haciendo alusión al Milo, que no es otra cosa que el relleno que se levantó en el norte de la ciudad, para evitar los ataques enemigos.
David en Jerusalén reinó durante treinta y tres años sobre todo Israel y Judá, 2 de Samuel 5:5.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA OTRA HISTORIA / 1

la otra

 

PEDRO

Podríamos afirmar que hemos sido injustos con el pescador de Galilea, al recordarlo solamente por sus tres negaciones a Jesús.
Su carácter impulsivo no es razón suficiente para juzgar su innegable aceptación de lo que representaba el Hijo del Hombre.
Fue así como lo siguió, junto con su hermano Andrés, tras el llamado de Jesús de que los haría pescadores de hombres, Mateo 4:18-19. De esta manera Simón llamado Pedro fue junto con su hermano Andrés y otros dos hermanos pescadores Jacobo, hijo de Zebedeo y Juan, los cuatro primeros hombres que siguieron a Jesús abandonando su trabajo en el Mar de Galilea.
Pedro tampoco dudó cuando Jesús sanó a su suegra que estaba postrada en su cama aquejada de fuerte fiebre, Mateo 8:14-15, Marcos 1:29-34, Lucas 4:38-41.
El Apóstol luego fue protagonista, cuando Jesús se les apareció a quienes iban en la barca caminando sobre las aguas, pidiéndoles que no temieran.
Pedro le respondió que si era Él, lo mandara a que caminara sobre las aguas, caminó, pero tuvo miedo y reclamó la ayuda del Salvador. Jesús entonces le recriminó su poca fe, Mateo 14:22-33, Marcos 6:45-52, Juan 6:15-21.
El pescador de Galilea es nuevamente protagonista al identificar a Jesús: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Jesús lo declaró bienaventurado por la revelación que había recibido del Padre. Y Jesús le dijo que él era Pedro y que sobre esa roca edificaré mi iglesia. También el discípulo tendría las llaves del reino de los cielos, para que atara y desatara tanto en la tierra como en los cielos, Mateo 16:13-20, Marcos 8:27-30, Lucas 9:18-21.
Jesús anunció que debía ir a Jerusalén para ser muerto y resucitar al tercer día. El pescador habló aparte con Jesús y le pidió que tuviera compasión de sí mismo, para que lo anunciado no aconteciera. El Hijo del Hombre, lo reconvino severamente al mandarle que se apartara delante de ÉL, llamándolo Satanás y diciéndole que le era de tropiezo, por poner sus ojos en las cosas de los hombres y no en las cosas del Padre, Mateo 16:21-23, Marcos 8:31-33.
La Biblia detalla como en Capernaúm al acercarse a Pedro quienes cobraban los impuestos para el Templo, le preguntó a Jesús, si debía pagarlos. Jesús le dijo que no había que ofenderlos y que pescara un pez y que dentro de su boca hallaría una moneda para pagar el impuesto, Mateo 17:24-31.
Más tarde Jesús anunció la negación de Pedro, pero él declaró que aunque tuviera que morir con ÉL, no lo negaría. Y lo mismo hicieron los discípulos, Mateo 26:3035, Marcos 14:26-31, Lucas 22:31-34, Juan 13:36-38.
Pedro junto a los dos hijos de Zebedeo, recibieron la indicación de Jesús que velaran mientras ÉL oraba, pero se durmieron las dos veces que se los demandó. Entonces Jesús les dijo que había llegado el momento de ser entregado en mano de los pecadores, Mateo 26:36-46, Marcos 14:32-42, Lucas 22:39-46.
Aconteció luego lo que la mayoría de nosotros recordamos, la dolorosa negación de Pedro y su amargo llanto, Mateo 26:69-75, Marcos 14:66-72, Lucas 22:55-62, Juan 18:15-18, 25-27.
Pedro es informado de la Resurrección de Jesús, Mateo 28:1-10, Marcos 16:1-8, Lucas 24:1-12, Juan 20:1-10.
Jesús se aparece a siete de sus discípulos, entre los que se encontraba Pedro, Juan 21:1-14. Jesús lo convoca para que apacentara a sus ovejas, Juan 21:15-19.
El Apóstol le pregunta a Jesús Resucitado: Y qué de este? Juan 21:20-23.
Pedro participó activamente en la elección del reemplazante de Judas, para seguir siendo doce losdiscípulos, Hechos 1:12-26.
El hombre que había negado a Jesús, lleno del Espíritu pronuncia su primer discurso: Hechos 2:14-41. El pescador junto con Juan, sana a un cojo, Hechos 3:1-8.
Pedro pronuncia su segundo discurso a los judíos, Hechos 3:11-26. Pedro y Juan son llevados ante el Concilio por haber sanado al cojo, Hechos 4:1:22.
Pedro habla a los nuevos creyentes, luego de haber sido liberado por el Concilio 4:23:31. El Apóstol interviene en el caso de Ananías y su mujer, Hechos 5:1-11.
Los nuevos creyentes sacaban a la calle a sus enfermos, para que por la sola presencia de Pedro se sanaran, Hechos 5:14-16.
Pedro y Juan son perseguidos y llevados nuevamente al Concilio por seguir predicando el Evangelio, son azotados y liberados, Hechos 5:17:42.
Pedro y Juan predican el Evangelio en Samaria y les ofrecen dinero para tener el poder de imposición de manos, Hechos 8:18-25.
El Apóstol visita la casa del centurión Cornelio y pronuncia un nuevo discurso, Hechos 10:1-48. Pedro informa a la iglesia de Jerusalén sobre sus actividades, Hechos 11:1-18.
Herodes mató a Jacobo hermano de Juan y envió a Pedro a la cárcel. Pero de modo sobrenatural un ángel lo libera, Hechos 12: 1-19.
El Apóstol nos dejó dos Epístolas. En la Primera nos alienta a ser ejemplares y a perseverar en la fe. En la Segunda nos advierte acerca de los falsos profetas y nos recuerda que el tiempo no tiene el mismo valor para los hombres que para Dios.

Podemos seguir recordando a Pedro, solo por haber negado tres veces a Jesús?

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

1 5 6 7