EVANGELICOS Y JUDÍOS JUNTOS

CARTA DE ALEMANIA

Desde hace muchos años existen en Alemania entidades que asumieron la necesidad de intensificar los vínculos entre los evangélicos y los judíos.

Este notable fenómeno social y espiritual se inició alrededor de 1947, a escasos dos años de haber terminado la Segunda Guerra Mundial, cuando los judíos comenzaron a regresar al país en donde millones de ellos, fueron perseguidos, asesinados en el Holocausto.

Cuando se produjo ese movimiento de retorno de quienes habían conseguido escapar del nazismo, hubo un grupo de evangélicos que decidieron ayudarlos y sobre todo establecer vínculos de colaboración.

Fue así como se formaron asociaciones de judíos y evangélicos, algunas de las cuales tienen más de 60 años funcionando.

Quizás lo más relevante de este proceso haya sido que recientemente los evangélicos asumieron el error de los escritos de Martín Lutero para con los judíos.

Y más que eso: No solo admitieron el error que había cometido el hombre que inició el movimiento de la Reforma, sino que pidieron perdón a los judíos por sus manifiestos.

Esta actitud constructiva fortaleció los vínculos entre judíos y evangélicos, porque declararon que tienen el mismo Dios.

Este ejemplar proceso tan importante y trascendente como ignorado, es un indicador de que los tiempos están cambiando y que con honestidad y sinceridad se pueden sanar las heridas del pasado.

Adherimos con firmeza la labor de estas asociaciones. Y nos declaramos humildes participantes de este movimiento que se intensifica al cumplirse el 31 de Octubre, el 500 aniversario del inicio de la Reforma.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com