SÉPTIMO MILENIO: LA TRAGEDIA AMERICANA

El alcance del último drama vivido en Estados Unidos parece tener una magnitud desconocida hasta el presente, tanto como lo son las reacciones que ha provocado.
El Presidente tal vez haya resumido mejor que nadie el clima en torno a este episodio: Estados Unidos debe cambiar para evitar más tragedias. No podemos tolerar esto.
Aceptando y entendiendo que esta es una cuestión que conmueve al mundo, pero que es de resorte exclusivo de la sociedad americana, llaman la atención algunas definiciones.
Tal vez la más realista sea la de un comentarista de la televisión alemana, que vino a decir más o menos textualmente: Desde la perspectiva de nuestro país, no podemos juzgar lo ocurrido en Estados Unidos.
Nuestra cultura y nuestra historia son tan diferentes, que interpretar los hechos desde esas visiones, solo contribuiría a distorsionar una realidad tan dolorosa como impresionante.
Este juicio tal vez consiga colocar la masacre americana en su verdadero contexto, que no es otro que la propia sociedad que lo debe analizar y que debe obrar en consecuencia.
Otro pensamiento sería como creer que desde Estados Unidos pueda opinarse sobre las monarquías europeas que ejercen el poder, algo muy difícil de entender para esta gran democracia.

Press SM – Corresponsal en Berlín: Diego Acosta García

RECIBIR

En una ocasión una persona comentó que era tan orgullosa como un mendigo de su país, que se ofenden cuando los ayudan, con lo que estaba denotando el grado de su vanidad y también de su dificultad para recibir.

Porque si nos negamos a recibir ayuda, como es posible que podamos vivir en un mundo donde cada día más pareciera que no hay lugar ni para la bondad ni tampoco para la flaqueza?.

Se precisa en algunas ocasiones mucha valentía para admitir que estamos precisando que alguien se ocupe de nosotros, que alguien piense en estar a nuestro lado.

Esta incapacidad para recibir va tornando nuestro carácter primero y nuestro corazón después, en una sólida masa de resentimiento y amargura, porque no recibimos lo que precisamos y porque no sabemos a quién culpar por ello.

Cuando Jesús habló de ayudar al pobre, al necesitado, estaba dejando un mensaje de una profundidad impresionante, porque nos estaba ayudando a pensar en nuestras propias limitaciones.

Si no somos capaces de admitir que estamos necesitados de cualquier tipo de ayuda, como la vamos a recibir? Solamente con humildad en el corazón, podremos aceptar que alguien nos regale, aunque sea una sonrisa. Ni el perdón imprescindible para cambiar de vida.

Salmos 94:17
Diego Acosta García

SÉPTIMO MILENIO: ESTADOS UNIDOS ENTRE EL DOLOR Y EL ASOMBRO

El brutal episodio ocurrido en las últimas horas con un saldo tremendo de vidas, plantea tantas cuestiones que resulta difícil encontrar el punto de equilibrio necesario e imprescindible.
Podríamos decir que se trata de una sociedad con una actitud distinta a la de la mayoría de los países del mundo, con relación a la violencia y más específicamente con relación a la posesión de armas.
Si no valoramos que la sociedad americana parece haber sido construida sobre bases de violencia a lo largo de sus pocos más de 200 años de existencia, seguramente nos resultará muy difícil comprender lo sucedido.
Sobre este concepto surge otra evidencia: En qué grado de soledad mayúsculo viven muchas personas, para que finalmente encuentren en sus padres la razón para responsabilizarlos por ese estado?.
Siempre decimos que la sociedad es cada día más individualista, más profundamente hedonista, humanista y el egocentrismo domina todo el gran escenario de la vida.
Por qué entonces nos puede causar tanto asombro lo ocurrido? Si en el resto del mundo tuviéramos posesión de armas, no podrían suceder episodios parecidos?
La solución parece obvia: Quitemos las armas y se solucionaría el problema. Pero de tan sencilla es casi absurda. Las armas no se disparan solas, hay personas que aprietan el gatillo que las accionan.
Entonces qué? Rompamos el círculo y comencemos a obrar desde este momento con el Amor y la Misericordia que estableció Jesús como nuevo mandamiento para los hombres.
Solamente así podremos hacer algo por la soledad, por la injusticia, por la arbitrariedad, por los débiles, por los perdedores, por los suicidas, por los que no saben vivir en esta sociedad.
Y queda una última pregunta: Donde estaba Dios? Dios no es responsable de los hechos de los hombres. Él nos ha dado una forma de vida que voluntariamente desconocemos pecando y blasfemando. Por qué entonces lo involucramos en hechos como este?

Diego Acosta García

HERIDOS

La Iglesia es un lugar donde cuidamos a los heridos y no herimos a las personas en el nombre de Jesús. Esta rotunda frase nos debe llamar a la reflexión más profunda.

Es verdad que la Iglesia debe cuidar a los heridos. Pero: Por qué nos sorprende tanto el hecho de que se diga que no debemos herir a las personas en el nombre de Jesús?

Esto supone poniendo la frase por la afirmativa, que efectivamente se hieren a las personas en la Iglesia. O sería más correcto decir que se hiere a algunas personas en algunas Iglesias.

Sea como sea la cuestión es tan preocupante que debemos comenzar por nosotros mismos con el tema. Acaso alguna vez fuimos heridos? Acaso alguna vez herimos a algún hermano?

Es probable que tengamos que responder afirmativamente a la pregunta de si fuimos heridos. Pero en cambio podríamos decir que es seguro que hayamos herido a algún hermano o a alguna hermana.

Debemos pensar que las peores heridas las provoca nuestra boca, lo que decimos, lo que hablamos con los demás acerca de una determinada persona.

Pensemos en esto para que no haya más heridos en la Iglesia y la única forma de conseguirlo será usando nuestras palabras con prudencia y nuestros comentarios con la mayor mesura.

Jesús nos mandó a amar al prójimo y también a nuestros enemigos. Como no habríamos de amar a nuestros hermanos de congregación? Recordemos que el amor y la misericordia no deben ser palabras, deben ser hechos!

Job 4:4
Diego Acosta García

SÉPTIMO MILENIO: ISRAEL ES LA ÚNICA DEMOCRACIA DE ORIENTE

Son notorias las evidencias de que los países árabes no han consolidado el sistema democrático tal y como lo concebimos en Occidente y por tanto determinadas situaciones tienen un manejo muy diferente.
Nos referimos a los notorios casos de corrupción que se han hecho públicos en los últimos tiempos y que, precisamente por la falta de democracia permiten gobiernos autoritarios y con llamativos casos de corrupción.
En el caso de Israel debe entenderse que todas las situaciones, aún las más extremas como pueden ser los conflictos armados, están sujetos al Parlamento del Estado y también a la acción de la Justicia.
Un ejemplo de todo lo expuesto es la renuncia a su cargo por el Ministro de Relaciones Exteriores, para permitir poner fin a un largo proceso judicial que se originó en un caso iniciado por fraude y abuso de confianza pública.
Avigdor Liberman al renunciar también a su condición de vice primer ministro del Gobierno, se presenta como cualquier otro ciudadano del país ante los jueces.
Esta carencia de inmunidad parlamentaria permite que la justicia pueda operar con plena libertad y con garantías para quién se somete a ella, en su condición de parte de un juicio.
El Fiscal General del país cerró el caso principal que estaba abierto con relación a Liberman, quedando pendiente otra parte de los cargos, sobre los que habrá un rápido pronunciamiento.
De esta manera Liberman se podrá presentar a los comicios del 22 de enero y casi  con toda seguridad resultar electo para volver a formar parte del gobierno que encabeza el Partido Likud.
El juego democrático en los países, debería librar a los hombres públicos de la sospecha de corrupción, cosa que ocurre frecuentemente en los países árabes.

Fuentes: Jerusalén Post – Israel
Press SM – Diego Acosta García

SÉPTIMO MILENIO: ADVERTENCIA SOBRE LA SALUD CON RELACIÓN A LAS GRASAS

Por considerarlo de especial importancia para la salud de las personas, incluimos este comentario.

Científicos británicos descubrieron que se puede perder peso sin hacer dieta, sólo hace falta reducir la cantidad de alimentos ricos en grasa, y sustituirlos por otros menos grasos. Así asegura un artículo publicado en el British Medical Journal por investigadores de la Universidad de East Anglia, que encontraron que las personas que cambiaron alimentos grasos por sustitutos con bajo más contenido de grasa perdieron cerca de 1,6 kilos en seis meses sin hacer dieta. También descubrieron que reducir la grasa en la dieta proporciona ventajas adicionales para la salud, como la reducción de la presión arterial y los niveles de colesterol malo.
Para actualizar sus recomendaciones sobre el consumo total de grasas, la Oganización Mundial de la Salud encargó recientemente un estudio para evaluar la relación entre la grasa corporal y los productos grasos consumidos en la dieta diaria, a través de varios indicadores de grasa corporal como el peso total, el tamaño de la cintura y el índice de masa corporal (BMI). Para este estudio, los investigadores evaluaron 33 ensayos en Norteamérica, Europa y Nueva Zelanda, que incluyeron a 73 589 participantes de diversas edades y estados de salud.
Los investigadores compararon las medidas de cintura y el peso de los participantes que consumían una dieta baja en grasa con aquellos cuya dieta incluía las cantidades habituales de grasa durante al menos seis meses. Además de perder 1,6 kg de peso corporal, también encontraron que los participantes redujeron el total de su índice de masa corporal por 0.56kg / m² (kilos por metro cuadrado) y redujeron el perímetro de su cintura en 0,5 cm.
Los científicos aclararon que ambos grupos se les dio el mismo tiempo y atención a ambos grupos, la reducción de peso no desapareció lo que sugiere que la pérdida de peso fue realmente debido a la menor ingesta de grasa.
“El efecto no es dramático, como en una dieta. El estudio buscó específicamente a las personas que estaban cortando el consumo de grasas, pero no pretendían perder peso, por lo que continuaron consumiendo una cantidad normal de alimentos”, dijo el Dr. Lee Hooper, que dirigió la investigación. “Lo que nos sorprendió fue que perdieron peso, su índice de masa corporal disminuyó, adelgazaron la cintura y, además, mantuvieron el peso durante al menos siete años. Cuanto menos grasa consumimos, menos grasa tendremos que quemar después”.
“El estudio recomienda reducir la ingesta de alimentos altos en grasa, como los quesos, chocolates, carnes, papas fritas, pastelería”
El estudio recomienda, finalmente, reducir la ingesta de alimentos altos en grasa, como los quesos, chocolates, carnes, papas fritas, pastelería, manteca y otros snacks y carbohidratos grasos. Sólo con estas modificaciones, los investigadores descubrieron que se puede empezar a ver grandes resultados.
Los investigadores creen que sus hallazgos podrían desempeñar un papel en las recomendaciones dietéticas para ayudar en la batalla contra la obesidad en todo el mundo. La OMS y otras organizaciones de salud pública dicen que la obesidad es un importante factor de riesgo para la presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares, diabetes, algunos tipos de cáncer y los trastornos tales como la osteoartritis, una enfermedad altamente incapacitante por degenerativa de las articulaciones.

Fuente: La Nación – Argentina

EL MENSAJE

Tenemos la certeza de que siempre habrá una palabra para nuestra vida que pueda ser de consuelo, de edificación, de exhortación e incluso de alerta sobre alguno de nuestros hechos.

Esta certeza se confirmó una vez más frente a una foto muy simpática donde se veía, suponemos que a la mamá pata con sus hijos por detrás, caminando muy alineados.

Para quienes viven en zonas rurales podemos imaginar que es una escena más o menos conocida, pero para quienes somos habitantes de ciudad esto es prácticamente imposible de ver.

Y que llama la atención de esa imagen? La seguridad con que la madre guía a sus polluelos y la seguridad con que ellos la siguen, sabedores de su capacidad de cuidarlos.

No se parece esto a la vida cristiana? No estamos cuidados todos los días de nuestra vida por el Señor? Si es así, por qué abandonamos su cuidado y nos lanzamos a aventuras personales?

Se trata de entender que cuando obramos según la Voluntad del Señor estamos bajo su protección, somos su responsabilidad. Pero cuando decidimos obrar por nuestra cuenta todo cambia.

Debemos ser conscientes que el cuidado del Señor es una promesa perpetua, como también es el mandato perpetuo de obedecerle y ser fieles para andar en su Camino.

Proverbios 25:13
Diego Acosta García

SÉPTIMO MILENIO: ALTERNATIVAS PARA EL 21.12.12

Con un cierto sentido del humor un periódico alemán destaca cuáles serían según la leyenda los sitios seguros para cuando llegue el día 21 de este último mes del año.
Uno de ellos es la ciudad de Bolgatanga, en Ghana, donde según el fundador de la “comunidad de fe Makara Iglesia” quienes se encuentren en ese lugar se salvarán de la destrucción del mundo que hará Dios.
Otro pueblo en Turquía está recibiendo visitantes porque supuestamente la Virgen María sería elevada al cielo y quienes estén en el lugar serán enviados a un sitio seguro en el cosmos. El pueblo se llama Sirince.
En los Pirineos en Pic de Bugarach en cuyo borde sur se encuentra una pista de aterrizajes de extraterrestres, según los lugareños, también puede ser una zona segura.
En esta región hay quienes están haciendo negocios para recibir a quienes se quieran salvar, pagando 450 euros por colocar una carpa en un área de unos 45 kilómetros cuadrados, que serán especialmente sellados para preservarlos del fin del mundo.
Pero hay más ofertas: En la Alsacia un viejo búnker de la Segunda Guerra Mundial, ofrece la posibilidad de lograr salvarse el día 21, bebiendo vino caliente y pan con jengibre.
También se comenta que en Rusia muchas personas se jubilarán el día 21 de diciembre, aunque si ese día es el del fin del mundo, qué sentido tendría jubilarse?
Como hemos destacado en otras oportunidades, todos estos hechos los podremos comentar apelando al humor si fuera necesario, el día 22.12.12, recordando que Dios es el Soberano sobre todas las cosas.

Fuentes: Berliner-Zeitung – DPA – Alemania
Press SM – Diego Acosta García

AYUDAR

Un grupo de creyentes se planteaba la forma de ayudar a los demás haciendo realidad lo que nos demandó el Señor. La reunión que comenzó con euforia derivó en amarga decepción.

Lo que se había iniciado con todo el ímpetu de los jóvenes, se fue desvaneciendo cuando alguien preguntó: Y de donde sacaremos el dinero para ayudar a los demás?

La pregunta que era más que concreta, no tuvo en el momento ninguna respuesta. Pero pasados unos minutos y luego de la reflexión sobre el tema, hubo una respuesta que transformó todo.

Siempre ocurre que en medio de nuestros mejores propósitos, surge un inconveniente que parece insalvable, hasta que alguien en el Espíritu ora en silencio.

Entonces una de las jóvenes dijo: Y para que precisamos dinero para ayudar? A partir de ese momento se hizo una larga lista de actividades en las que no hacía falta el dinero, solamente hacía falta la decisión de ayudar a quienes lo necesitaban.

La Obra de Dios nunca se detendrá por el dinero, ni nadie podrá hacer la Obra de Dios solamente con dinero. No es dinero lo que se nos reclama: es Amor y Misericordia.

Hechos 20:35
Diego Acosta García

SÉPTIMO MILENIO: EL MORBO O LA VIDA

Sorprende la reacción de muchas personas que se quejaron con energía por las crueles imágenes divulgadas en distintos medios, de un niño asesinando a un oficial en Siria.
Lo que verdaderamente sorprende no es la reacción por la crudeza de las imágenes, que fueron consideradas morbosas y hasta ofensivas para quienes las veían.
Pocos tuvieron nada que decir acerca de que el protagonista de la escena era un niño de alrededor de 10 años, que era alentado por otras personas para cometer el bárbaro hecho.
Tampoco hubo personas que se lamentaran por la forma brutal en que una persona perdía la vida a manos de un niño, ni como nadie se interpuso para que la acción no ocurriera.
Sorprende tanta hipocresía, nos horrorizamos por las imágenes pero no nos importan los hechos verdaderos. Si esas imágenes no se hubieran divulgado, difícilmente nadie hubiera comentado nada.
Esta es la hipocresía creciente con la que nos movemos en el mundo y sobre las que debemos estar alertas para no caer en la misma actitud y para defender la vida por encima de cualquier circunstancia.
El Único que quita la vida es el que la concede y en esa creencia, debemos repudiar toda muerte y mucho más si es causada por un niño alentado por mayores, aunque el asesinado fuera un oficial de un régimen como el sirio.

Diego Acosta García

1 655 656 657 658 659 710