LA RAZÓN

 

 

CONGREGACIÓN

SÉPTIMO MILENIO

 

La existencia de Dios o su negación, es una de las cuestiones más antiguas que han debatido los hombres.

La utilización de argumentos para afirmar o para rebatir la existencia de un Ser Todopoderoso, es lo que llamamos el uso de la razón.

La capacidad que tenemos los humanos para analizar según nuestro convencimiento, lo que es real de lo que no lo es.

Ese es el gran debate en torno a Dios!

Los hombres en nuestra casi infinita capacidad para discutir sobre cualquier asunto, lo conozcamos en profundidad o simplemente quedándonos en lo superficial y lo elemental.

Pareciera que más importante que llegar al fondo de la cuestión, lo importante es debatir.

Incluso existen métodos para afirmar la creencia de la existencia del Eterno o para negarla. Métodos que incluso llegan a tener el valor de verdaderas tesis.

Como es evidente, estamos hablando de la capacidad humana por debatir, por discutir, pero que no asegura que sea buena o que sea la mejor.

Pensando en esta cuestión tan profunda, hacemos memoria de los casos que conocemos en forma directa o por comentarios, acerca de cómo los humanos consideramos la existencia del Creador en situaciones extremas.

Quizás la más importante de todas, es la del momento en que lúcidamente sabemos que estamos afrontando el tiempo final de la existencia.

En el momento de la muerte, cuántos hombres duros, valientes, prepotentes  se sintieron con el miedo a lo desconocido.

Y entonces invocaron a Dios!

Al mismo Todopoderoso que negaron, que repudiaron, que fue objeto de burlas o de los más variados argumentos que la razón puede elaborar.

En ese momento crucial, Dios dejó de ser el Ser malo que permitía catástrofes o terribles dramas personales. Ahora en el final, apelamos a ÉL como recurso supremo para mitigar el terror lo desconocido.

Ya no hay tiempo para debates ni para argumentaciones. Solamente sabemos que lo necesitamos y que ÉL puede ser nuestro Consuelo.

La razón ha perdido la batalla con la fe!

No hay ningún argumento superior al de la necesidad de creer que Dios existe y que en Él la confianza ante lo desconocido, nos hace perder el terror y ansiamos solamente estar con ÉL.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

MISMO UNIFORME-MISMO SEXO

Blog del TIEMPO!

Un colegio de Essex en Gran Bretaña ha decidido que todos sus alumnos tengan el mismo uniforme.

En principio se trataría de evitar que se cometan  transgresiones a normas elementales de prudencia y conducta.

Pero no es este el argumento principal de la disposición. Se trata de que a igualdad de uniformes exista la igualdad de sexos.

Es decir, no debe haber diferencias de sexo que puedan surgir a través de la forma de vestir. De esta manera también se toma en consideración la situación de los transexuales.

Lo que resulta una atinada preocupación, se transforma en una forma concreta de igualar a los sexos, de no respetar la Creación de Dios.

Fuimos creados hombre y mujer y una pretendida igualdad entre ambos, solo significa que nos alejamos deliberadamente del Creador y nos acercamos a las ideas del mundo que se le oponen.

Otro caso de manifiesta rebeldía hacia el Eterno. Jesús nos advirtió que en los últimos tiempos, corríamos el riesgo de ser engañados.

Este es uno de ellos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

AGRADAR

Tengo perfectamente presente el momento y las circunstancias en las que leí una frase, que fue un auténtico choque en mi vida.

La frase decía: El mejor método para fracasar, es el de intentar agradar a todo el mundo.

Más sorprendente resultó cuando unos años más tarde, en mis primeros tiempos de lectura de la Palabra de Dios, comprobé que esa frase había sido formulada alrededor de 2.500 años antes.

Por qué la frase causó un doble impacto en mi vida?

Simplemente porque me permitió contrastar una y otra vez, la triste experiencia de pretender agradar a las personas que nos rodean.

Porque finalmente no agradamos a nadie y ni siquiera sabemos cómo realmente somos!

Recuerdo a propósito de este tema, que soy no como me gustaría ser, sino que soy mejor, porque soy como el Eterno ha deseado que sea.

Y resulta fundamental este punto: Soy mejor de lo que yo mismo me imagino, porque soy exactamente lo que Creador ha establecido que sea!

Y ÉL no solamente representa la Voluntad Soberana, sino que representa la Perfección.

Y no es que yo sea perfecto. No. Simplemente debo ser como soy, sin cometer el torpe error de buscar agradar a los demás.

Solamente debo cumplir con lo que Dios ha establecido para mí.

El mundo siempre demandará más y más de mí y de todos los que forman la sociedad. Es su método infalible para crear descontento, amargura, desesperanza.

No olvidemos nunca esto: Es al Todopoderoso al único al que debemos agradar con nuestra vida!

Malaquías 1:9

Ahora, pues, orad por el favor de Dios, para que tenga piedad de nosotros.

Pero ¿cómo podéis agradarle, si hacéis estas cosas? dice Jehová de los ejércitos.

Malaquias 1:9

Agora, pois, suplicai o favor de Deus, e ele terá piedade de nós;

isto veio da vossa mão; aceitará ele a vossa pessoa? — diz o Senhor dos Exércitos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

OLVIDO…

Seguramente por causa del vértigo en el que vivimos, nos olvidamos de una cuestión esencial: De la memoria que el Eterno tiene de nuestras obras.

Si no fuéramos tan torpes en nuestras actitudes, tendríamos presente que no solamente nada permanecerá oculto, sino que nada será olvidado.

Esta advertencia debería hacer corregir nuestros comportamientos y recuperar el rumbo perdido en los diarios afanes.

Leyendo a Oseas, recordé esta cuestión y decidí hacer una especie de inventario de mis errores y de lo que pensé sobre ellos.

Creyendo que nada tendría importancia. Pero olvidé que la mirada del Omnipotente está puesta sobre cada criatura y naturalmente, sobre mí también.

No nos olvidemos de esto, porque el Día del Juicio, nos serán reclamadas decisiones y hechos, que podríamos haber pasado por alto. Pero no el Señor!

La única manera de luchar contra esta forma de olvido, es la de vivir de acuerdo a lo que nos manda el Creador, siempre.

En cualquier circunstancia y lugar. Sin excepciones ni claudicaciones, propias de la debilidad de nuestra carne.

Oseas 7:2

Y no consideran en su corazón que tengo en memoria toda su maldad;

ahora les rodearán sus obras; delante de mí están.

Oseias 7:2

 E não dizem no seu coração que eu me lembro de toda a sua maldade;

agora, pois, os cercam as suas obras; diante da minha face estão.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ME COMPARO CON…

Pensando en algunas de mis actitudes, llegué a la conclusión de que son una forma de rebeldía contra Dios.

Una de ellas es la de compararme con otras personas!

La comparación generalmente encierra el anhelo de ser como una estrella famosa o un deportista exitoso o un escritor o un artista.

Incluso podemos anhelar ser como los grandes hombres de la Biblia, que cumplieron mandatos asombrosos del Todopoderoso.

Abraham, Moisés, Noé, David, fueron elegidos por Jehová para hacer las obras que eran necesarias para que se cumpliera su Plan para los Hombres. En cada tiempo el Soberano elige quienes los servirán.

Cada uno con su debilidad, ansía ser algo diferente de lo que es. Solo que nos olvidamos que somos lo que somos porque así lo ha dispuesto el Creador.

Y en esa búsqueda insensata dejamos de valorar los dones y talentos que el Señor nos ha dado. Y en lugar de servir con ellos los menospreciamos, como si no tuvieran ningún valor.

Lo cierto es que con esos dones y talentos debemos de servir al prójimo, que es la manera de servir a Jesús, como ÉL lo enseñó.

Cada vez que deis de beber al sediento, a mí me has dado de beber!

No lo olvidemos y vivamos con alegría por ser como somos y hagamos el bien con los dones que el Altísimo nos ha concedido.

Y no volvamos a caer en la tentación de compararnos con nadie.

Génesis 1:26

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Gênesis 1:26

E disse Deus: Façamos o homem à nossa imagem, conforme a nossa semelhança; e domine sobre os peixes do mar, e sobre as aves dos céus, e sobre o gado, e sobre toda a terra, e sobre todo réptil que se move sobre a terra.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

GLORIA…!

En la visión que recibió el profeta Ezequiel, la primera que se refleja en su Libro, se hace especial mención a una cuestión fundamental: La Gloria de Jehová.

Si nos detenemos en este momento tan impresionante de la visión, advertiremos que nada hay más trascendente para el Eterno, que su propia Gloria.

De allí que debemos comprender como ÉL no comparte ni su Poder, ni su Gloria, ni su Honra con nadie.

Por la sencilla razón que no existe nadie con la condición de Eterno y con la condición de haber sido el Creador del concepto de Tiempo.

Tengamos especial cuidado con la Majestad de Dios!

Nunca provoquemos que su mirada nos alcance, con otro sentido que el de su Misericordia y el de su Amor!

Ezequiel 1:27-28

ESY vi apariencia como de bronce refulgente, como apariencia de fuego dentro de ella en derredor, desde el aspecto de sus lomos para arriba; y desde sus lomos para abajo, vi que parecía como fuego, y que tenía resplandor alrededor.

Como parece el arco iris que está en las nubes el día que llueve, así era el parecer del resplandor alrededor. Esta fue la visión de la semejanza de la gloria de Jehová. Y cuando yo la vi, me postré sobre mi rostro, y oí la voz de uno que hablaba.

PTE vi como a cor de âmbar, como o aspecto do fogo pelo interior dele, desde a semelhança dos seus lombos e daí para cima; e, desde a semelhança dos seus lombos e daí para baixo, vi como a semelhança de fogo e um resplendor ao redor dele.

Como o aspecto do arco que aparece na nuvem no dia da chuva, assim era o aspecto do resplendor em redor. Este era o aspecto da semelhança da glória do Senhor; e, vendo isso, caí sobre o meu rosto e ouvi a voz de quem falava.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

DIOS DE PACTOS

CONGREGACIÓNupremo

SÉPTIMO MILENIO

El uso frecuente y continuado de la afirmación, que Dios es un Dios de Pactos, tal vez nos ha hecho perder la perspectiva de lo que representa.

Por definición un Pacto es un acuerdo de por lo menos dos o más personas, obviamente de obligado cumplimiento.

Dios según nos revela la Biblia ha establecido varios Pactos con los hombres, todos los cuales están plenamente vigentes y han sido cumplidos por el Eterno a lo largo de los siglos.

Que el Altísimo haya cumplido SIEMPRE con sus Pactos, nos debería hacer reflexionar acerca de cómo han sido nuestros hechos.

Es importante que pensemos que cuando hablamos de un Pacto con Dios, es probable que caigamos en la trampa de nuestra mente, para poder afirmar…yo nunca hice determinados Pactos con ÉL.

Y puede resultar cierto el argumento. Pero debemos recordar aquellas expresiones de Jesús cuando dijo que si le dábamos de beber a un sediento, también le hemos dado de beber a ÉL.

Por tanto todos los pactos que hayamos establecido hombres iguales a nosotros, son de obligado cumplimiento porque en realidad es como si los hubiéramos hecho con el propio Dios.

Esta es la verdadera dimensión de los Pactos!

Sabemos que el Arco Iris es la señal del Pacto del Supremo de que nunca volverá a haber un Diluvio. De allí que cada vez que vemos un Arco en el firmamento tenemos la confianza de que es de Dios y un símbolo establecido por Él.

Debemos ser fieles a los pactos que acordamos y sobre todo debemos ser cuidadosos con las palabras que pronunciamos.

Si hemos pactado pagar una deuda

Si hemos pactado fidelidad

Si hemos pactado no mentir

Si hemos pactado vivir de acuerdo a las normas de Dios

Debemos ser fieles como ÉL lo es con sus Pactos!

Por tanto la relación de un hombre y una mujer cuando se unen en Matrimonio, es un Pacto que se establece delante del propio Creador.

Esa clase de pactos ha dejado de ser un simple acuerdo entre un hombre y una mujer, sino que es algo que hemos establecido ante la Majestad de su presencia.

Pensemos en la profundidad del significado de los pactos y vivamos para ser fieles y cumplirlos. Cada vez que cumplimos con uno o lo dejamos de cumplir, estamos obrando con fidelidad al propio Dios.

Diego Acosta

w.septimomilenio.com

OBJECIÓN…

Podemos negarnos a un mandato de Jehová?

Sí podemos, asumiendo las consecuencias que tiene la desobediencia al Creador de todas las cosas.

Moisés puso objeciones y cientos de años más tarde, también lo haría Jeremías. Pero tanto en un caso como en el otro, Dios ratificó que sus decisiones son inapelables.

Es llamativo el caso de Jeremías, a quién el Soberano anunció su decisión de convertirlo en uno de sus profetas.

Moisés declinó el mandato por ser un hombre mayor y también por ser torpe de lengua. Jeremías en cambio, defendió su situación con el argumento de la juventud.

Pero recibió una categórica respuesta!

Cada vez que este pasaje viene ante mi realidad, lo asumo como algo personal, porque me obliga a pensar sobre cómo reaccionaría si recibiera un mandato que no fuera el que yo podría esperar.

Y con el paso del tiempo, cada día comprendo más, que el principio de la Obediencia es del principio sobre el que se fundamenta la Bendición del Eterno.

Puedo pensar que el mandato no me gusta o que preferiría hacer algo diferente. Pero es un pensamiento pequeño como yo mismo soy, un hombre pequeño.

Además siempre miro por lo que mi mente considera que es lo bueno, pero me olvido que Dios siempre tendrá lo mejor para mí y para todos quienes acepten su Soberanía.

Jeremías recibió un duro mandato, con más precisiones para llevar advertencias  de Juicio que de buenos mensajes. Pero Jehová le prometió que siempre pondría palabras en su boca.

Y esa promesa es válida para él y también para mí y para todos.

Jeremias 1:7

 Mas o Senhor me disse: Não digas: Eu sou uma criança;

porque, aonde quer que eu te enviar, irás; e tudo quanto te mandar dirás.

Jeremías 1:7

Y me dijo Jehová: No digas: Soy un niño;

porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

CALOR, ENEMIGO MORTAL

Blog del…TIEMPO!

Geógrafos de la Universidad de Hawai han formulado sorprendentes y preocupantes revelaciones, con relación a las altas temperaturas.

A fines de este siglo una tercera parte de la población mundial, más de dos mil millones de personas, se verán afectadas por las consecuencias del aumento de la temperatura.

Más preocupante resulta todavía la previsión, de que para finales del 2.100 la mitad de la población que puebla el planeta puede verse afectada por el continuo aumento de los registros.

Las comprobaciones científicas muestran como paulatinamente aumenta el número de seres humanos en riesgo, como consecuencia del calor.

También es notable como este fenómeno afecta a los humanos, ya que aún con temperaturas que no sean excesivamente altas, el calentamiento del ambiente incide en el riesgo de muerte.

Estamos frente a una situación límite. Tiempo más que oportuno para recordar nuestra responsabilidad como mayordomos de la Tierra.

Es verdad que tenemos la autoridad para sojuzgarla pero tenemos también, la obligación de cuidarla porque está bajo nuestra responsabilidad.

La alarma es prudente, pero más lo es pensar en que nuestra mayordomía nos exige obrar en la dirección correcta para que las previsiones no se cumplan.

Es nuestro compromiso con las generaciones futuras. Y con el Creador!

Diego Acosta

CONOCIMIENTO

El saber es uno de los orígenes de la vanidad!

Muchos hombres a lo largo de la historia se han vanagloriado y se sintieron superiores al resto de sus congéneres, a causa del conocimiento.

Pero, que sabemos los hombres?

Alguna vez pensamos en esta cuestión tan importante?

Como todos los hombres, en algún momento de mi vida caí en la torpe vanidad de mirar con un cierto desdén a otros hombres.

Hasta el momento en que Jesús comenzó su obra para transformarme en un hombre nuevo!

Entonces me arrepentí de mi torpe soberbia, de mi necedad!

Porque cuando comencé a leer la Palabra de Dios, fui advirtiendo que todo es vanidad y que nada sabemos los hombres.

Nada!

Lo único que es de nuestro conocimiento, es aquello que nos ha sido Revelado por el propio Creador!

Entonces como pretendemos los hombres ser sabios?

Si advertimos lo que ocurre a nuestro alrededor, comprobaremos como cada cierto tiempo, alguien que se considera brillante formula supuestas revelaciones que, supuestamente, explican lo que es inexplicable para los mortales.

Dios en su infinita Sabiduría y en su infinito Amor, ha cuidado a las joyas de su Creación, para que el proceso del conocimiento se produzca gradualmente y no seamos víctimas de nuestra propia inteligencia.

Comencemos a ser sabios y seamos humildes!

Ese día por fin comprenderemos que todo lo que pretendemos saber nos está negado, porque solamente el Altísimo es quién tiene la llave de los maravillosos tesoros de lo Eterno.

Así que intento practicar la humildad, para comenzar a ser más sabio que un niño!

Gênesis 2:4

Estas são as origens dos céus e da terra, quando foram criados;

no dia em que o Senhor Deus fez a terra e os céus.

Génesis 2:4

Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

1 2 3 4 5 6