LOS “FINES DEL MUNDO”

Se registran a lo largo de la historia numerosas predicciones acerca de lo que se ha dado en llamar el “fin del mundo”.

Basados en revelaciones, cálculos, predicciones, cuentas fantasiosas, situaciones y relaciones increíbles, hombres y mujerres de todas las tendencias aseguraron a sus contemporáneos que muy pronto se acabarían sus vidas.

Estos fantasiosos anuncios afectaron a miles de personas que se suicidaron de las más diversas maneras, para no ser víctimas del brutal vaticinio.

En la cruel lista de profetas fallidos se encuentra ocupando con mucho margen el líder de la secta los testigos de Jehová, Charles Russell que por lo menos en siete ocasiones predijo el fin del mundo.

En total se registran no menos de 117 anuncios del fin del mundo!

Lo más notable de esta escandalosa estadística, es que muchos de los supuestos profetas al ver fallados sus anuncios, los repetían cambiando de fechas y de circunstancias. Y más sorprendente todavía es comprobar como en algunas sectas se siguen dando por buenos estos anuncios, con justificaciones tan inauditos como descabellados.

Los hombres en su soberbia niegan al Eterno. Se niegan la Verdad y por eso son anunciadores de algo que solamente que solamente Dios sabe, según lo anunció Jesús: Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre, Mateo 24:36.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

CONTRADICCIÓN

No es ningún hecho nuevo comprobar cómo somos capaces de aceptar lo que se dice o lo que se escribe, sin poner el menor reparo.

Algunas veces esto ocurre porque nos ha llamado la atención el formato del mensaje, la forma de expresarlo o el estilo de redactarlo.

En cualquier caso lo importante es que lo aceptamos y lo damos por bueno, sin entrar en otras valoraciones y sin siquiera reflexionar sobre la cuestión esencial.

Entonces somos capaces de repetir los argumentos, de defenderlos y hasta de debatir por ellos, obrando con una ingenuidad impropia de nuestra edad o de nuestros conocimientos.

Por qué obramos así?

Porque somos capaces de admitir ideas disfrazadas de una cierta intelectualidad o de una cierta profundidad que nos atrapa y seduce.

Frente a esto, también somos capaces de cuestionar los fundamentos de la Palabra de Dios, entrando en análisis que no hicimos ante un mensaje atractivo.

Lo que antes dimos por bueno con una alta dosis de frivolidad, ahora lo estudiamos y somos capaces de llegar a cuestionar o negar la evidencia de la existencia del propio Eterno.

De esta manera hay quienes aceptan una simple teoría como la de la evolución de Darwin, no probada e incomprobable y no reconocen la Verdad de la Biblia.

Creemos las cosas más absurdas siempre que nos seduzcan y negamos lo que es fundamental, como la Creación.

De esa contradicción se vale el mundo para hacernos llegar mensajes engañosos, pero hábilmente presentados, para desviarnos por atajos errados.

La Biblia nos manda escudriñar todo!

Aún aquello que nos parezca importante, seductor o complaciente con nuestros gustos o deseos!

Eclesiastés 12:9

ES – Y cuanto más sabio fue el Predicador, tanto más enseñó sabiduría al pueblo; e hizo escuchar, e hizo escudriñar, y compuso muchos proverbios.

PT –  E, quanto mais sábio foi o Pregador, tanto mais sabedoria ao povo ensinou; e atentou, e esquadrinhou, e compôs muitos provérbios.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

EL NUEVO PRESIDENTE AMERICANO

Blog del …TIEMPO!

Los 20 de Enero en la historia de Estados Unidos, es el día en el que se resolvió que asuman los nuevos mandatarios del país.

Este año la asunción de la Presidencia corresponde a Donald Trump, que ha despertado un sinnúmero de comentarios en prácticamente todo el mundo.

Uno de ellos nos ha llamado poderosamente la atención y fue publicado en un periódico sudamericano y dice textualmente: Que sea lo que Dios quiera.

Es evidente que el propósito del columnista apunta en otra dirección, pero tal vez sin saberlo o sin creerlo, ha sido muy correcto espiritualmente hablando.

Es el Eterno quién concede la Autoridad y por tanto el señor Trump es el Presidente de los Estados Unidos porque Él lo ha permitido.

Quizás a partir de esta observación huelgan las demás opiniones. Solamente queda pendiente el mandato de orar por los gobernantes, según nos manda la Palabra de Dios.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

LA FAMILIA

Conociendo algunas situaciones que se producen en el seno del hogar, recuerdo el momento en el que Jesús llamó hipócritas a los discípulos.

Asociar la familia con la hipocresía tiene su fundamento en que siempre he creído, que no existe mayor enemigo de la familia que aquella dura afirmación del Hijo del Hombre.

Tiene que ver con esta peligrosa práctica que tenemos los humanos, para sacrificar todo lo que no deberíamos, en el nombre de la armonía.

Si lo que conseguimos siendo hipócritas es la armonía en el seno del hogar, es un triste y penoso resultado, que estará siempre expuesto a la ruptura ante una desavenencia motivada por cuestiones mayores.

Con toda seguridad no creó el Eterno a la familia, para que se practicara esta perversa manera de comportarnos.

A pesar de estas evidencias, hay quienes predican y alientan a que en la familia debe buscarse  la armonía como un logro de primer orden.

No se explica en estos mensajes que la armonía no se puede lograr a cualquier precio, porque ningún fin por encomiable que sea justifica los medios.

En esa creencia he alentado siempre la idea que el proceder correcto es exactamente el contrario al que supone la práctica de la hipocresía.

La cuestión es levantar con paciencia y con Amor, el complejo edificio de la familia, para que verdaderamente sea el reflejo de la forma superior de relación entre un hombre y una mujer y su descendencia.

La hipocresía, nunca ayudará a nada, como no sea a crear  engaño y confusión!

Salmo 101:7

PT – O que usa de engano não ficará dentro da minha casa;

o que profere mentiras não estará firme perante os meus olhos.

ES – No habitará dentro de mi casa el que hace fraude;
el que habla mentiras no se afirmará delante de mis ojos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

JERICÓ

Por qué será que los hombres dudamos tanto?

Por qué será que no nos bastan todos los milagros realizados por Jehová?

Por qué será que ante la menor dificultad nuestro ánimo decae?

Podría seguir con una larga serie de preguntas, porque son las mismas que me asaltan una y otra vez. Lo digo en tiempo presente, porque en el pasado también ocurrió.

Tal vez lo más serio, es que en el futuro, seguirá ocurriendo…duda tras duda!

Los tiempos verbales a veces contribuyen a confundirnos. En realidad, cuando decimos presente, ya es pasado…porque todo pasa y solamente queda el futuro.

Esto lo debió entender Josué, cuando el Eterno le anunció que le entregaría a Jericó, a su rey y a sus hombres de guerra.

Recibió Josué precisas instrucciones sobre cómo deberían obrar para que se concretara el anuncio. Y los israelitas creyeron y vivieron el milagro.

Fue dicho y fue hecho!

Me pregunto: Si alguien me dijera que rodeara una ciudad para que cayera en mi poder, lo haría? Sería capaz de gritar, para que los muros fueran derribados?

La respuesta es un rotundo NO!

Entonces como puedo decir que soy un hombre de fe?

Es evidente que no debería decirlo y también es evidente la paciencia del Soberano para con mi incredulidad y para mis repetidos actos de desobediencia.

Incredulidad por no aceptar las evidencias y desobediencia por no asumir que todas las promesas de Dios, están cumplidas en el tiempo de decirlas.

Solamente resta el tiempo en que yo pueda verlas!

Así ocurrió con Jericó: Hubo un anuncio a Josué de lo que ocurriría… y ocurrió!

Hasta cuando dudaré?

Josué 6:20

ES –  Entonces el pueblo gritó, y los sacerdotes tocaron las bocinas; y aconteció que cuando el pueblo hubo oído el sonido de la bocina, gritó con gran vocerío, y el muro se derrumbó. El pueblo subió luego a la ciudad, cada uno derecho hacia adelante, y la tomaron.

Pt – Gritou, pois, o povo, tocando os sacerdotes as buzinas; e sucedeu que, ouvindo o povo o sonido da buzina, gritou o povo com grande grita; e o muro caiu abaixo, e o povo subiu à cidade, cada qual em frente de si, e tomaram a cidade.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

BABILÔNIA NÃO É NOSSO LUGAR

CONGREGAÇÃO SÉTIMO MILÊNIO

Hoje lendo sobre o Salmo 138 experimentando um sentimento de adoração e gratidão a Deus por sua fidelidade fui conduzida pelo Espirito Santo ao Salmo 137, imediatamente meus sentimentos foram movidos.
Um novo sentimento de lamento foi gerado em meu coração diante de algumas expressões colocadas pelo Salmista:
“Sentamos e choramos com saudades de Sião ”
“Nos salgueiros penduramos nossas harpas;ali nos exigiam alegria de nossa parte.
“Como poderíamos cantar as canções do Senhor em solo estrangeiro?
Era momento de profunda opressão que passava o povo de Israel, Deus estava silêncioso; sabe aquele momento que Deus fica so observando? os hebreus não conseguiam ter ânimo diante de tamanha condição há que foram submetidos e as margens dos rios da Babilônia eles se prostraram,perderam as forças e choram profundamente com saudades de Yerushalem (Jerusalém) .
E ali penduram suas harpas.
Fiquei um tanto reflexiva queria encontrar a palavra certa para trazer para o papel e transforma em palavras o sentimento deste instante que tanto incomodava o coração. Como os hebreus perderam à fé a inspiração a canção se fora?
Escravos em uma terra que não era sua,aculturados misturada,humilhados diante da idolatria de deuses que não eram o Deus de Israel a única coisa que tinham era os salgueiros a margem do rio e a lembrança de Jerusalém.
Este é o retrato da desobediência o fruto de más escolhas o juízo do Divino estava sobre eles.
Então percebemos hoje que passamos por instantes parecidos,é como se Deus estivesse mostrando:Olha esse é o risco daqueles que como igreja tem se deixado escravizar pela Babilônia deixando-se acuculturar,alterar mudar a forma.
Então me lembrei de Paulo quando diz em Rom.12 “não moldeis” não se coloquem na mesma forma,no mesmo estilo.
Tenho me sentido pesarosa por tudo que tenho visto estado pensativa sobre nossa identidade como povo de Deus o Santo e o profano vivendo paralelamente como se tudo fosse normal .
Me sinto triste por esse retrato dos aculturados pela Babilônia,vejo que Israel está as margens prostrados,sem siiguinificado sujeitos aos domínios da Babilônia embora os salgueiros e os rios estejam sempre no mesmo lugar eles preferem pendurar as harpas e entregar-se ao domínio babilônico esquecem de quem são e desistem, prostrados esperam que algo caia do céu e os liberte deste estado.
Se comportam como se a Babilônia fosse o seu lugar e pacivamente ficam as margens sem reação, produzem canções cuja a letra alenta a sua alma agradam os idolos mais não os leva a Adoração Ao Divino O SAGRADO. E o som do céu tem sido substituído,a glória se foi saiu do templo.
Que triste!
Mas por outro lado me lembro dos remanescentes que mesmo diante de tamanha aflição não estão as margens a visão de Jerusalém os tem sustentado Yerushalem os tem fortalecido e eles dizem:
“Que minha mão direita murche que minha língua se apegue ao céu da minha boca se eu deixar de pensar em ti”
O povo hebreu apesar de tudo que estavam vivendo havia algo imprimido em seu interior que não os deixava desistir a imagem a visão do Eterno! da cidade da promessa ! este sentimento os fazia permanecer na Babilônia na expectativa da libertação que viria.
O Salmo 138, é a consciência de que podemos adorar, porque os reis da terra se prostraram diante da face do Eterno e Jerusalém não mais será uma lenda!choremos por Sião.
Elá veio! ela virá! não desista Babilônia não é nosso lugar.
De:  Vanda de Carvalho -Tocha Ardente

www.septimomilenio.com

SER AGRADECIDOS!

Los hombres enfrentamos momentos especialmente críticos y peligrosos en dos situaciones antagónicas y que sin embargo nos pueden llevar a las mismas decisiones.

Cuando estamos desolados por una situación que nos ha afectado profundamente, muchas veces podemos caer en el grave error de rebelarnos contra Dios.

Cuando no entendemos ni aceptamos lo ocurrido, cuando no lo concebimos desde nuestra humana perspectiva, podemos caer en la actitud de negar al Supremo y apartarlo de nuestra vida.

Lo opuesto sería cuando estamos en un grado de alegría cercano a la euforia, por un logro conseguido y que nos llevar a sentirnos más que poderosos.

En esas circunstancias también podemos caer en la grave tentación de sentirnos tan grandes, que hasta nos creemos en capacidad de igualarnos con el Eterno.

Tanto en un caso como en el otro, estamos poniendo en riesgo nuestra propia vida, puesto que estamos negando a quién es el Autor de nuestra existencia y también quién nos ha dado la Salvación y la Vida Eterna.

Es bueno reflexionar sobre estas circunstancias, porque nos debe guiar a los mayúsculos ejemplos que nos brinda la Palabra de Dios, con hombres que enfrentados a situaciones parecidas, obraron correctamente.

Uno de ellos es David, quién en los momentos más terribles de su vida o en aquellos otros en los que era riesgoso exaltarse con las conquistas, siempre agradeció a Jehová.

Siempre!

Nunca dudó de poner tanto sus tristezas como sus alegrías, delante del Señor, para agradecerlas, por considerarlas que siempre fueron el producto del Amor superior del Todopoderoso sobre su vida.

Este ejemplo nos debería servir para que en los momentos en que parece que el corazón se nos va a destrozar de dolor, agradezcamos al Señor por ello.

Aunque nuestra mente se resista, aunque nuestra lógica nos induzca a hacer lo contrario, agradezcamos al Poderoso de Israel por ese sufrimiento.

Nunca lo dejemos de hacer!

Del mismo modo que en el momento de la exaltación personal más grande, seamos humildes y coloquemos esas circunstancias delante del Creador, para agradecerlas de la manera más sincera.

Un corazón agradecido, siempre será grato a Dios!

Solamente así recibiremos su maravilloso Consuelo en la tribulación y su Sabiduría en la alegría!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

BUENOS DESEOS…!

Tengo el convencimiento que los buenos deseos son legítimos, pero que también son producto de los sentimientos y la emotividad.

Es decir, es más que razonable que tengamos los mejores pensamientos para nuestros amados, pero no es menos cierto que en los momentos que los formulamos, nos olvidamos de cuestiones esenciales.

Una de ellas es que así como en el tiempo que hemos dejado atrás, en los días que vendrán tendremos buenos y malos momentos, alegrías y tristezas, risas y llanto.

Esto es lo que nos dice el sabio Eclesiastés y por tanto debemos estar preparados para esos momentos en que debemos apelar a toda nuestra entereza para seguir hacia adelante.

Que significa esto?

Que los momentos más peligrosos para la vida de un hombre, o por lo menos para la mía, son los de tristeza y más grave aún…los de alegría.

En la tristeza nos podemos olvidar de quién nos ha Creado o renegar de ÉL. En la alegría, nos sentimos tan profundamente fuertes y poderosos, que hasta podemos llegar a considerarnos iguales al Eterno.

Pero, debemos apelar a la Sabiduría contenida en la Palabra de Dios, para afrontar tanto lo bueno como lo malo, porque tanto una cosa como la otra, llegará en nuestro futuro…a pesar de los buenos deseos.

El rey David, agradecía por todo…!

Por todo lo que consideraba bueno y por todo lo que consideraba malo, por lo que lo hacía bailar o por lo que lo hacía utilizar el cilicio.

Hagamos entonces como David: Demos gracias por todo, en la bonanza y en la desesperanza! Siempre!

Ese tal vez sea el mejor de los buenos deseos: Agradecer al Soberano por todo!

Salmo 34:1

Bendeciré a Jehová en todo tiempo;
Su alabanza estará de continuo en mi boca.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

UNA HOJA

Decía un viejo y querido maestro, que por cambiar una hoja del calendario, difícilmente íbamos a cambiar nuestra vida.

Siempre creí que era una frase llena de sabiduría y también de un enorme sentido práctico, porque en verdad, nadie muda por cambiar una hoja del calendario, aunque sea la hoja de un nuevo año.

Este mensaje estaba inspirado en la enseñanza de Pablo de que debemos renovarnos, no acostumbrarnos a las cosas del mundo.

Eso pienso cuando trato cada día, de evadirme de esa pesada carga que es el hombre viejo, que una y otra vez lucha denodadamente por imponerse sobre el nuevo.

Aunque a veces pareciera que esta lucha es muy difícil y hasta imposible de superar, el Eterno con su infinito Amor nos ayuda cuando llegan los tiempos de flaquezas.

Y también, como es el caso, cuando llega el tiempo de cambiar una hoja del calendario, en el que la emotividad y también los sentimientos pretenden ocupar el lugar privilegiado que debe tener el Gozo y la Paz del Señor.

Cuando me recuerdo del viejo maestro y sus enseñanzas, hago Memoria también de la necesidad que tengo de enfrentar con decisión al hombre viejo, que generalmente encuentra refugio en la mente.

Allí donde anidan los recuerdos, que pretenden engañarnos y hacernos creer que son mejores que los nuevos tiempos que vivimos y los que vendrán.

Todo lo que provenga del Señor para cada uno, será lo mejor que podamos esperar, porque nadie nos conoce como ÉL.

Demos gracias por otro año y en lugar de tantos proyectos, pensemos que nuestra mayor obligación es que el Señor nuestro Dios, sea lo más importante de nuestra vida.

Deuteronomio 6:4

Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

Diego Acosta / Neide Ferreira

1 13 14 15 16 17 19