Juan el Bautista comienza a predicar – JESÚS Y MATEO XXI

Juan el Bautista comenzó a predicar en el desierto de Judá, en la orilla del río Jordán y a una distancia de un día de viaje desde Jerusalén.

Su presencia, a pesar de la lejanía no pasó desapercibida, por varias razones. Una de ellas, era su apariencia y por la forma en que vivía

MATEO 3:4
 Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y su comida era langostas y miel silvestre.

Para comprender el impacto que provocó su presencia, debemos citar el texto de 2 de Reyes 1:8
Y ellos le respondieron: Un varón que tenía vestido de pelo, y ceñía sus lomos con un cinturón de cuero. Entonces él dijo: Es Elías tisbita.

El diálogo se registra entre el rey Ocozías y los hombres que había enviado a buscar al profeta Elías. Jehová le anunció la muerte al rey y él identificó por sus vestiduras, que eran inequívocas.

El pueblo judío conocía sobradamente lo que representó en la vida de Israel el profeta Elías y la relación que tenía con Jehová. Esto justifica el impacto del hijo de Elizabet entre los suyos.

Cabe agregar que los profetas tambien usaban un manto de características muy especiales, como consta en Zacarías 13:4
Y sucederá en aquel tiempo, que todos los profetas se avergonzarán de su visión cuando profetizaren; ni nunca más vestirán el manto velloso para mentir.

La alusión de Elías como tisbita, obedece a que había nacido en la ciudad de Tisbé, en la región de Galaad, en las altas mesetas al este del río Jordán.

Cabe agregar que Juan el Bautista se alimentaba de miel y langostas, que era un alimento permitido según consta en Levítico 11:22
 estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostín según su especie, el argol según su especie, y el hagab según su especie.

En medio del clima que se vivía en el Reino de Judá, por la dura forma de obrar de los representantes del imperio romano, la figura de Juan, se tornó cada vez más relevante.

Diego Acosta

Juan el Baustista, profetizado

La vida del hijo de Isabel prima de María,
tiene excepcionales contornos

pues su presencia en el desierto de Judá
fue anunciada por el profeta Isaías además de ser destacado
como de similares condiciones del profeta Elías.
Juan el Bautista, anunció la venida del Mesías.
JESÚS Y MATEO

Juan el Bautista – Jesús y Mateo

En el inicio del Capítulo III del Evangelio, se describe a un personaje de gran importancia que hace su aparición en la vida de Israel.

MATEO 3:1 En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea.

Juan era el hijo de Elizabeth, descendiente de Aaron, hermano de Moisés, en cuya vejez el ángel Gabriel, le anunció que tendría un hijo con su esposo Zacarías.

Elizebeth o Isabel, era prima de María, que sería la madre de Jesús, por obra del Espíritu Santo. En el Evangelio de Lucas, se narra el impresionante suceso que ocurrió cuando María fue a visitar a su prima que estaba embarazada de Juan.

Cuando el hijo de Elizabeth escuchó el saludo de María, saltó en el vientre de su madre, mientras ella decía, según consta en Lucas 1: 42-43:

42 y exclamó a gran voz, y dijo: Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre. 43 ¿Por qué se me concede esto a mí, que la madre de mi Señor venga a mí?

El nacimiento de Juan el Bautista, se cumplió luego de la visita que se prolongó por alrededor de tres meses. Cuando hubo que ponerle nombre le pusieron Zacarías, como su padre. Pero al octavo día de nacido y cuando iba ser circuncidado, la madre dijo que el nombre del niño sería Juan. Consultado el padre, que era mudo, escribió: Juan es su nombre.

Zacarías recuperó la capacidad de hablar y bendijo a Dios. Su hijo, dio cumplimiento a la profecía de Malaquías contenida en su Libro 3:1:

He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí; y vendrá súbitamente a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos.

La vida de Juan se desarrolló en el desierto de Judea, situada al oeste del Mar muerto, en una región absolutamente estéril y en donde vivían algunas tribus de los esenios.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

De Egipto a Galilea – Jesús y Mateo – 18

JESÚS Y MATEO

Luego de la matanza de los menores de dos años en la región de Belén, se produjo la muerte de su instigador, Herodes el Grande. Nuevamente un Ángel del Señor se apareció en sueños a José, para anunciarle que ya podía volver a la tierra de Israel, pues había muerto el que había mandado a matar.

En el viaje de regreso, José se enteró que el sucesor de Herodes era su hijo Arquelao, que había nacido de una samaritana llamada Maltace. Al morir el patriarca de la familia su reino fue dividido entre tres de sus hijos.

Herodes Felipe II tuvo autoridad en las regiones del norte de Galilea, y Herodes Antipas, hermano de madre de Arquelao, ejerció el poder en Galilea y Perea.

Arquelao fue tan cruel como incapaz y fue reemplazado por los romanos tras un breve reinado de alrededor de dos años. Sus dominios fueron Judea, Samaria e Idumea. El escogido por Roma fue el quinto gobernador de Judea, que tendría protagonismo durante el Ministerio de Jesús: Era Poncio Pilatos.

José recibió otra revelación hecha en sueños y al regresar de Egipto se fue a la región de Galilea y se estableció en Nazaret. La nueva residencia del niño Jesús era un pequeño poblado en las sierras de Galilea.

De esta manera se daba cumplimiento a la profecía de Isaías 11:1 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. La relaciónsurge del término retoño, que en hebreo se escribe neser.

Otros estudiosos explican que Mateo hace alusión a Jueces 13:5 Pues he aquí que concebirás y darás a luz un hijo; y navaja no pasará sobre su cabeza, porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos.

Nazaret, ese oscuro lugar de Galilea, sería el hogar de Jesús durante muchos años.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

JESÚS Y MATEO – 17

 

Comienza el proceso que habría de desencadenar la tragedia ordenada por Herodes por el Nacimiento de Jesús.

En otra de las pocas apariciones de los ángeles celestiales, un Ángel del Señor habló en sueños a José, dándole instrucciones acerca de lo que debía hacer.

Mateo 2:13 Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para matarlo.

Dios otorga la responsabilidad de la familia a José, al ordenarle lo que debía hacer con el Niño y su madre. Con toda precisión le indica que debe regresar a Egipto, de donde salieron sus antepasados hacía más de mil años.

Así fue como José dio cuenta del Mandato recibido y marchó a Egipto.

Se cumplía así lo profetizado por Oseas, según se registra en su LIbro, 11:1: Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo.

La permanencia en las tierras de Faraón habría sido muy breve, de algunas semanas, por cuanto la muerte de Herodes se produjo al poco tiempo de haber llegado. Reiterando la cuestión de los errores del calendario, la muerte de Herodes se habría producido alrededor del 4 a.C.

Herodes enfurecido mandó a matar a todos los niños menores de dos años, por cuanto consideró que el viaje de los sabios desde Oriente, se habría iniciado cuando vieron la estrella. Es decir, dos años antes de que llegaran a Jerusalén. La muerte de los menores comprendió a todos los que habían nacido en Belén sus alrededores.

Se cumplió así lo profetizado por Jeremías en 31:15, que habla del lamento de Israel durante la cautividad en Babilonia, en el año a.C 586. La versión del texto de Mateo, difiere solo en sus primeras palabras.

Voz fue oída en Ramá, llanto y lloro amargo; Raquel que lamenta por sus hijos, y no quiso ser consolada acerca de sus hijos, porque perecieron.

El texto está encabezado en el original de Jeremías por la frase: Así ha dicho Jehová.

Herodes sería responsable de la cruel matanza de inocentes.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

JESÚS Y MATEO-16

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

 

<< Herodes recibe como respuesta de donde nacería el Cristo, en Belén de Judea.

MATEO 2:5
Ellos le dijeron: En Belén de Judea;
porque así está escrito por el profeta
:

Los principales sacerdotes, los escribas, los fariseos, fundamentan su revelación, al destacar que ese anuncio estaba contenido en el Antiguo Testamento por haber sido revelado por el profeta.

MATEO 2:6 Y tú, Belén, de la tierra de Judá,
No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá;
Porque de ti saldrá un guiador,
Que apacentará a mi pueblo Israel.

En realidad la cita a la profecía de Miqueas, se puede leer parcialmente en el Libro del profeta 5:2
Pero tú, Belén Efrata,
pequeña para estar entre las familias de Judá.  

Mateo rescata la Deidad de Jesús y que de Belén saldría el futuro Rey de Israel y que de su casa descendería el Mesías.

La segunda parte del versículo original de Mateo, tiene otra referencia:
Porque de ti saldrá un guiador,
Que apacentará a mi pueblo Israel.

Corresponde con lo que podemos leer en 2 de Samuel Capítulo 5:2, cuando David es proclamado Rey de Israel:
Y aun antes de ahora, cuando Saúl reinaba sobre nosotros,
eras tú quien sacabas a Israel a la guerra, y lo volvías a traer.
Además Jehová te ha dicho:
Tú apacentarás a mi pueblo Israel, y tú serás príncipe sobre Israel.

Esta segunda parte del versículo es la que completa la referencia al profeta que Mateo destaca en el 2:6. Esta referencia  se puede encontrar en 2 de Crónicas 11:2
También antes de ahora, mientras Saúl reinaba,
tú eras quien sacaba a la guerra a Israel, y lo volvía a traer.
También Jehová tu Dios te ha dicho:
Tú apacentarás a mi pueblo Israel,
y tú serás príncipe sobre Israel mi pueblo.

Debe ser destacado que la profecía de Miqueas fue formulada en el siglo VIII antes del nacimiento de Jesús.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

 

JESÚS Y MATEO-15

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< Los sabios llegados de Oriente preguntan dónde está el recién nacido, Rey de los Judíos.

MATEO 2:2 Con relación a la estrella que habían visto los adoradores llegados posiblemente desde Persia, el astrónomo y matemático alemán Johannes Kepler, formuló una interesante conclusión. A comienzos del siglo XVII, dijo uno de los hombres fundamentales de la revolución científica, que la estrella que habían visto probablemente se trató de la conjunción de los planetas Júpiter y Saturno en la constelación de Peces. Esto habría ocurrido en el año 7 a.C. y con la imprecisión de los calendarios, esa fecha es posible. El fenómeno fue observado en China en el año 4 a.C. El fenómeno estelar fue interpretado como una estrella variable que surge y desaparece en períodos variables.

MATEO 2:3 Jerusalén se conmovió con la presencia y la pregunta de los sabios y también el rey Herodes. El representante del imperio romano, se perturbó por cuanto interpretó que el que había nacido iba a convertirse en un rival futuro para su autoridad.

MATEO 2:4 La magnitud de la preocupación de Herodes puede valorarse por la convocatoria que hizo para aclarar la cuestión relacionada con el lugar donde estaba profetizado el nacimiento del niño. El rey convocó a los responsables de la vida religiosa y moral de la nación judía. Los sumos sacerdotes eran miembros de las grandes familias sacerdotales de Jerusalén. Los escribas eran generalmente doctores de la ley y estudiantes profesionales de las tradiciones rabínicas. También eran abogados públicos y tenían la misión de la administración de la ley como jueces del Sanedrín. Los escribas formaban parte de un grupo mayor: los fariseos. Notablemente los consultados, sumos sacerdotes y fariseos,  con el paso de los años, se unirían en u oposición al Ministerio Terrenal de Jesús.

MATEO 2:5 La respuesta que recibió Herodes fue categórica: El Cristo nacería en Belén. La primera referencia de esta población, pertenece a Israel y se la encuentra en Génesis 2:7 Porque cuando yo venía de Padan-aram, se me murió Raquel en la tierra de Canaán, en el camino, como media legua de tierra viniendo a Efrata; y la sepulté allí en el camino de Efrata, que es Belén.

Belén tiene una antigua referencia bíblica y una gran dimensión histórica pues allí nació Jesús y varios siglos más tarde, el gran rey de Israel: David.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

JESÚS Y MATEO/13

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< MATEO

El Nacimiento de Jesús, desencadenó una serie de hechos notables.

MATEO 2:1 La llegada de los sabios de Oriente a Jerusalén, demostró que eran personas con un alto conocimiento de la astrología, razón por la que pudieron interpretar la señal en el cielo de que había nacido el Mesías.

Los visitantes llegaron de un país no precisado en Oriente, con un cierto margen de probabilidades de que su origen era Persia, debido al elevado nivel que habían alcanzado algunas ciencias. Y también por el conocimiento que pudieran haber tenido de las Escrituras, por la presencia de Daniel. Debe recordarse  el Libro del Profeta, en el Capítulo V donde se narran las situaciones que vivió en tiempo del rey Beltasar, especialmente la que se puede leer en 5:11: En tu reino hay un hombre en el cual mora el espíritu de los dioses santos, y en los días de tu padre se halló en él luz e inteligencia y sabiduría, como sabiduría de los dioses; al que el rey Nabucodonosor tu padre, oh rey, constituyó jefe sobre todos los magos, astrólogos, caldeos y adivinos.

En cierta forma representan también a los pueblos que aceptarían a Jesús como su Salvador. El número de los visitantes no está expresado en los Textos, pero la tradición de la iglesia cristiana, asegura que fueron tres en razón de los regalos que portaban como ofrenda y se comenzó a generalizar la idea de que eran reyes por el alto valor que tenían en aquellos tiempos los presentes que traían, la mirra y el incienso, además del oro. El incienso era una resina vegetal del árbol de la Boswellia, que cuando se la hacía arder producía un humo fuertemente aromático. La mirra, cuyo nombre en árabe significa amargo, también es un extracto que se logra de una resina vegetal, cuyo elevado valor era provocado por las múltiples propiedades curativas que se le adjudicaban. En la actualidad su uso está limitado a la industria de la cosmetología, ya que sus propiedades para sanar enfermedades han sido descartadas. La principal cualidad que se le adjudica es que tiene agentes que combaten el envejecimiento.

Del oro, se puede comentar lo que todos conocemos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com