LA DECISION…!

57394878

Todos los hombres podemos ejercer el libre albedrío, que nos permite decidir lo que nos parezca mejor o aquello que más esté en línea con nuestras convicciones.

Una alta responsabilidad y una alta carga sobre nuestros hombros, porque al ser un planteo estrictamente personal debemos asumir sin atenuantes todas sus consecuencias.

Esta cuestión siempre estuvo en mi ánimo cuando pensaba acerca de lo que significa la decisión de aceptar al Señor como mi Salvador.

Es mucho más que una declaración!

Supone el perdón de mis pecados al haberme arrepentido de haberlos cometido!

Pero, también he pensado, qué hubiera ocurrido de mí si hubiera tomado la decisión contraria?

En principio llevaría la más que pesada carga de mis pecados y mis iniquidades y la convicción de saber que he renunciado al Amor y a la Misericordia de Dios.

Pero hay más consecuencias!

Quién decide vivir todo el tiempo con sus errores y sus equivocaciones que derivaron en pecados, decide también ser responsables de ellos.

Y la conciencia no dejará de reclamarnos por todos ellos!

Creo en Dios y eso me lleva a ser agradecido por la Gracia recibida, del perdón y también de la seguridad de la Vida Eterna.

Es decir vivo sin la carga insoportable de mis hechos de maldad y vivo sin la pesada carga que agobia a quienes están llegando a mis años y piensan en su destino final.

Y ese final es demasiado serio como para no arrepentirnos, cuando todavía estamos a tiempo, de ejercer el libre albedrío en la dirección absolutamente correcta.

Juan 3:36

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

MÚSICA. ALABANZA AL SEÑOR DESDE ESTADOS UNIDOS

Letra en portugués:

O Senhor é o meu esconderijo

O Senhor enche meu coração de cânticos de livramento

Quando eu tiver medo, confiarei no Senhor

Confiarei no Senhor

Que diga o fraco “forte sou” na força do meu Senhor.

 Letra en español:

Tú eres mi escondite

Tú siempre llenas mi corazón con canciones de liberación

Cuando tenga miedo, yo confiaré en tí.

Yo confiaré en tí.

Que diga el débil fuerte soy en la fuerza de mi Señor.

www.septimomilenio.com

SANAR IDEAS

opening-bible

Una de las revelaciones más sorprendentes que he recibido a lo largo de mi vida, está relacionada con…sanar ideas.

Que significa este pensamiento?

Me lo he preguntado y finalmente el Espíritu ha completado su obra con la respuesta!

Sanar ideas no es otra cosa que la obra profunda del Espíritu en todo aquello que ha formado parte de los conceptos, de los fundamentos de vida, anteriores a nuestra aceptación del Señor.

Siendo como somos hombres y mujeres nacidos de nuevo, sin embargo muchos de nosotros conservamos convicciones o preconceptos adquiridos a través del conocimiento o de las experiencias personales.

Y todo eso que aprendimos, toda esa carga de supuesta sabiduría que adquirimos, también precisa ser sanada.

Cuál es la razón para ello?

Sencillamente porque se oponen a nuestra creencia verdadera, se oponen a la auténtica concepción del Soberano.

Con un ejemplo puede aclararse mejor este mensaje. Hay muchas personas, que afirman no saber si Dios existe y otras que se niegan a aceptarlo.

Sin embargo tanto unas como otras, son capaces de aceptar que existe un Ser Superior…!

Pero quién es ese Ser Superior?

Indiscutiblemente es el Eterno, pero por las razones que sea, hay quienes se niegan a reconocerlo.

Estas son las ideas que deben ser sanadas, pues perturban el correcto relacionamiento con Dios y con la  de Salvación de Jesús.

Seamos sabios y aprovechemos estas enseñanzas que el Soberano en su Misericordia nos entrega, para mejorar nuestra condición de creyentes y para elevarla sobre las pequeñeces y errores de los tiempos pasados.

Y fundamentalmente para acercarnos a nuestro Creador!

Efesios 4:22

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo

hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,

 y renovaos en el espíritu de vuestra mente.

Diego Acosta / Neide Ferreira