MÚSICA. ALABANZA AL SEÑOR DESDE ESTADOS UNIDOS

Letra en portugués:

O Senhor é o meu esconderijo

O Senhor enche meu coração de cânticos de livramento

Quando eu tiver medo, confiarei no Senhor

Confiarei no Senhor

Que diga o fraco “forte sou” na força do meu Senhor.

 Letra en español:

Tú eres mi escondite

Tú siempre llenas mi corazón con canciones de liberación

Cuando tenga miedo, yo confiaré en tí.

Yo confiaré en tí.

Que diga el débil fuerte soy en la fuerza de mi Señor.

www.septimomilenio.com

SANAR IDEAS

opening-bible

Una de las revelaciones más sorprendentes que he recibido a lo largo de mi vida, está relacionada con…sanar ideas.

Que significa este pensamiento?

Me lo he preguntado y finalmente el Espíritu ha completado su obra con la respuesta!

Sanar ideas no es otra cosa que la obra profunda del Espíritu en todo aquello que ha formado parte de los conceptos, de los fundamentos de vida, anteriores a nuestra aceptación del Señor.

Siendo como somos hombres y mujeres nacidos de nuevo, sin embargo muchos de nosotros conservamos convicciones o preconceptos adquiridos a través del conocimiento o de las experiencias personales.

Y todo eso que aprendimos, toda esa carga de supuesta sabiduría que adquirimos, también precisa ser sanada.

Cuál es la razón para ello?

Sencillamente porque se oponen a nuestra creencia verdadera, se oponen a la auténtica concepción del Soberano.

Con un ejemplo puede aclararse mejor este mensaje. Hay muchas personas, que afirman no saber si Dios existe y otras que se niegan a aceptarlo.

Sin embargo tanto unas como otras, son capaces de aceptar que existe un Ser Superior…!

Pero quién es ese Ser Superior?

Indiscutiblemente es el Eterno, pero por las razones que sea, hay quienes se niegan a reconocerlo.

Estas son las ideas que deben ser sanadas, pues perturban el correcto relacionamiento con Dios y con la  de Salvación de Jesús.

Seamos sabios y aprovechemos estas enseñanzas que el Soberano en su Misericordia nos entrega, para mejorar nuestra condición de creyentes y para elevarla sobre las pequeñeces y errores de los tiempos pasados.

Y fundamentalmente para acercarnos a nuestro Creador!

Efesios 4:22

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo

hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,

 y renovaos en el espíritu de vuestra mente.

Diego Acosta / Neide Ferreira

LA MALDAD

facing-evil1

Hay palabras cuyo significado diluimos con la repetición  de su uso.

Una de ellas es… la maldad.

Siempre me he permitido dividir la cuestión de la maldad, en dos grandes partes. Una es la de quienes la realizan obteniendo algún tipo de beneficio.

Otra y en mi opinión la más grave, la que se realiza simplemente con el propósito de causar daño, no teniendo ninguna clase de rédito por su acción.

Hay también otra gran división. Cuando la maldad me es ajena o cuando me afecta en forma directa.

Precisamente en este último caso me he encontrado, cuando una sofisticada forma de maldad afectó mi trabajo y más que eso, mi servicio al Señor.

Confieso que me desconcertó porque en el momento de ser comprobado el hecho, no percibí cuál era la intención de alguien que en principio no obtenía ninguna ventaja con su obrar.

Más tarde, con más serenidad comprendí lo que había ocurrido y aquello que pensaba que había sido un episodio sin sentido, lo tenía de una manera superlativa.

Y comprendí algo más: La maldad me afectó de la misma manera que puede afectar a otros hombres y mujeres, que están sirviendo al Dios Todopoderoso.

Precisamente, cuando más grande sea el servicio y menor la falta de beneficios personales, mayores serán las posibilidades de recibir los ataques.

Servir al Eterno, más concretamente servirlo sin servirnos, es una misión que despierta en algunos hacedores de maldad los sentimientos más bajos y primitivos.

Pero, no debemos olvidar que el Soberano prometió estar a nuestro lado SIEMPRE. Más aún, en la hora de la maldad…

Salmo 34:21

Matará al malo la maldad,

Y los que aborrecen al justo serán condenados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 19 20 21