NOVEDOSO

men

Cuando comencé a trabajar en la radio conocí a un hombre que tenía un talento notable. Una noche dijo que iba a poner música que había sido compuesta para el oído izquierdo.

Al día siguiente le comenté que era la primera vez que escuchaba que había una música con esas características. Él se sonrió y me aclaró que efectivamente, esa música nunca había sido compuesta, pero a la gente le gustaba lo novedoso.

Pensando en eso un tiempo después, un hermano defendía más o menos el mismo argumento relacionado con el Evangelio.

Decía que había que renovar los Evangelios porque habían quedado desactualizados y ya no llamaban la atención.

La controversia fue muy dura, porque me negaba a aceptarlo. Lo sorprendente para mí, fue que no encontraba las razones suficientes como para rebatir semejante argumento.

Una vez más vino a mí el Espíritu, para poner en mi boca lo que yo también ansiaba oír: Los Evangelios no precisan ser actualizados, porque Jesús vino a traer la Salvación y   dos nuevos mandamientos y por tanto sus mensajes fueron trascendentes y novedosos.

En estos días en que nos atrae todo lo que sea nuevo o diferente debemos de pensar que la Palabra del Hijo del hombre, no era engañosa como la música para el oído izquierdo, ni carece de rigurosa actualidad.

Amar a Dios y al prójimo como a ti mismo, siempre será algo nuevo para los hombres. Aunque nos consideremos cristianos!

Isaías 40:7-8

La hierba se seca, y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopló en ella;

ciertamente como hierba es el pueblo.

Sécase la hierba, marchítase la flor;

mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA MALDAD

facing-evil1

Hay palabras cuyo significado diluimos con la repetición  de su uso.

Una de ellas es… la maldad.

Siempre me he permitido dividir la cuestión de la maldad, en dos grandes partes. Una es la de quienes la realizan obteniendo algún tipo de beneficio.

Otra y en mi opinión la más grave, la que se realiza simplemente con el propósito de causar daño, no teniendo ninguna clase de rédito por su acción.

Hay también otra gran división. Cuando la maldad me es ajena o cuando me afecta en forma directa.

Precisamente en este último caso me he encontrado, cuando una sofisticada forma de maldad afectó mi trabajo y más que eso, mi servicio al Señor.

Confieso que me desconcertó porque en el momento de ser comprobado el hecho, no percibí cuál era la intención de alguien que en principio no obtenía ninguna ventaja con su obrar.

Más tarde, con más serenidad comprendí lo que había ocurrido y aquello que pensaba que había sido un episodio sin sentido, lo tenía de una manera superlativa.

Y comprendí algo más: La maldad me afectó de la misma manera que puede afectar a otros hombres y mujeres, que están sirviendo al Dios Todopoderoso.

Precisamente, cuando más grande sea el servicio y menor la falta de beneficios personales, mayores serán las posibilidades de recibir los ataques.

Servir al Eterno, más concretamente servirlo sin servirnos, es una misión que despierta en algunos hacedores de maldad los sentimientos más bajos y primitivos.

Pero, no debemos olvidar que el Soberano prometió estar a nuestro lado SIEMPRE. Más aún, en la hora de la maldad…

Salmo 34:21

Matará al malo la maldad,

Y los que aborrecen al justo serán condenados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

MARTIN LUTERO RECIBE EL TÍTULO DE DOCTOR EN TEOLOGÍA

luthersanhedrin

HACIENDO MEMORIA

4 de Octubre de 1512

Se lo concede la Universidad de Wittenberg, en donde enseñó hasta su muerte Lectura de la Biblia, que es la interpretación de la Palabra de Dios.

En Wittenberg el líder de la Reforma pronunció una serie de conferencias sobre el Libro de los Salmos y también escribió sobre las Epístolas de Pablo.

Lutero ocupó la silla de su mentor, Staupitz, en la Universidad de Wittenberg hasta el fin de sus días.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

1 214 215 216