DES-ESPERANZA

La Des-esperanza es lo opuesto a la Esperanza,
es la forma en la que vive el mundo,
rechazando a Dios, negándolo
o rebelándose contra ÉL.
Hay una nueva forma de vida con Jesús y el Padre.
Diego Acosta – MENSAJE
CONGREGACIÓN
SÉPTIMOMILENIO

 

ALEGRIA

TEXTO EN ESPAÑOL

¡Gracia y Paz, una vez más, os sean multiplicadas por el pleno conocimiento del Señor Jesús! Nuestro tema de hoy es la Alegría. Empiezo preguntando: ¿Debe el salvo en Cristo ser una persona feliz o una persona triste? ¿Es Dios un Ser feliz o triste? ¿Era Jesús, como Hombre, feliz o triste? El gozo de los salvos es distinto al de los impíos. Nuestro gozo viene del Espíritu Santo, no de las bromas televisivas, ni de la prosperidad material, ni de la salud o de los chistes de los hombres. Considerando que una persona con rostro alegre expresa el gozo de la salvación, y tal gozo atrae a las personas y es testimonio de vida, ¿por qué vivimos tristes, ceñudos y con la cara seria? Pensemos en el gozo de Dios. Por ejemplo, en la parábola del hijo pródigo, cuando el hijo volvió a casa, ¡qué alegría hubo en esa casa! Qué alegría en el cielo, dice la Biblia, cuando un pecador se arrepiente. Cuando nació Jesús, los ángeles saludaron a los pastores diciendo: «¡He aquí, os traigo buenas nuevas de gran alegría!». Apocalipsis 19:7 habla de regocijo en el cielo por las bodas del Cordero. Naturalmente será una alegría tremenda, la de esa fiesta. ¿Por qué debemos estar alegres? ¡Porque hemos sido convertidos en hijos de Dios! Esta es la bendición principal. Transformados por el nuevo nacimiento, por supuesto. Gritemos con alegría: «Somos hijos de Dios, no solo siervos». Hijos del Gran Dios Altísimo. Somos hijos de Aquel que es más grande que el sol, la luna y los vientos, sean suaves o los grandes tifones. Ya sean tornados o tormentas. Somos hijos del Creador de océanos y mares, ríos y montañas. De los más bellos bosques y flores. Él más grande que el oro, más grande que la plata y las piedras preciosas, porque fueron creadas por Él. Mayor que el poder de las bombas nucleares y las guerras. Mayor que cualquier poder social y económico del mundo. En resumen: somos, además de hijos, coherederos con Cristo de todas las cosas en el cielo. Por qué, entonces, no proclamar a todo pulmón: somos poderosos por Dios, y el futuro es de Cristo y nuestro también. Sí, lo somos no por mérito propio, es cierto, sino por la inconmensurable gracia divina. Vivimos en un mundo gris y triste, contaminado, amenazante. Un mundo de disputas y guerras, de millones de abandonados y fugitivos de sus propios países, de podredumbre moral y social. Pero nosotros somos, como Iglesia de Cristo, hijos adoptivos y eternos del Gran Dios. Así que estemos alegres y mostremos alegría. Porque ella es nuestra fuerza y la puerta que se abre a este mundo desabrido y triste. Y es también una forma de predicar el Evangelio. Jesús fue ciertamente una persona alegre, cuando fue hombre, con semblante alegre. Por lo tanto, incluso los niños y los adultos, que temen a los desabridos, se sienten atraídos por Él. ¿Quieres ganar almas para Cristo? Además de predicar la Palabra, gózate también en las aflicciones y tribulaciones. El Evangelio significa “Noticia de gran alegría”. Dios está gozoso, porque Él creó el gozo, y ciertamente tiene un humor agudo y santo. Es fácil saber si la persona está constantemente triste o feliz. Basta con mirar ciertas arrugas en la cara. Muchas en la frente y entre los ojos, significan tristeza. En los costados de los ojos, es alegría. Claro que hay que saber cuál es la fuente de la alegría. Por supuesto, hay momentos de tristeza y lágrimas en la vida, pero también momentos de alegría. Hay una carta en el Nuevo Testamento que es la más gozosa de todas: la carta a los Filipenses. Pablo cita la palabra “alegría”, regocijarse y alegrarse 12 veces. En los Salmos, el tema de la alegría es tratado 66 veces en todos ellos. Isaías 61 dice que Jesús vino a traer el aceite de alegría en lugar de tristeza. Tenemos que acostumbrarnos a ser y estar alegres, porque en el cielo habrá gozo constante y gozo eterno. Proclamemos, pues, para que los demás oigan: Somos hijos del Gran Dios en Cristo, por eso nos alegramos. Del Pastor Autilino para la Gloria de Dios. Amén.

 

ESPERAR

 

TEXTO EN ESPAÑOL

Amados, Gracia y Paz os sean multiplicadas. Una vez más, una reflexión para la Gloria de Dios. Quiero centrarme hoy en el conocido y practicado verbo que es “Esperar”. Esperar es algo que gusta a pocos, pero que suele ser requerido y necesario. Yo mismo era conocido por un tiempo como alguien que rehuía el proceso de la espera. Sin embargo, debería haber sido llamado Desesperado, no solo ansioso. Parece que es algo genérico y colectivo, sobre todo en estos días de rapidez y urgencia de las cosas. Sin embargo, hay bendiciones y resultados positivos cuando esperamos. Veamos pues lo que dice el salmista en varios textos y también Isaías, y los resultados. Más bien, queremos recordar que Dios no tiene prisa por cumplir Sus promesas y bendiciones, porque para Él todo ya pasó. Veamos primero el Salmo 27:14, que dice: «Espera en el Señor, y ten buen ánimo». “Espera en el Señor y ten buen ánimo”. Hay una bendición para aquellos que esperan con buen ánimo. El desaliento es enemigo de los que esperan. A menudo provocamos el aborto de las promesas o providencias divinas cuando permitimos que el desánimo reemplace la esperanza y ánimo. Este fue el caso de nuestra Sara, que no se atrevió a esperar el milagro del nacimiento de Isaac. Sabemos las consecuencias. Luego tenemos otro Salmo, que es el Salmo 37:7, que dice: «Descansa en el Señor y espera en Él». Hay otra bendición para aquellos que saben esperar y descansar, y que no se apresuran. David, por ejemplo, es un ejemplo de esperanza que descansa en el Señor. Incluso cuando fue elegido rey de Israel, esperó, según el Salmo 40:1, el día y la hora para sentarse en el trono de Israel. Esto llevó al menos 15 años. La precipitación, como sabemos, es enemiga de los resultados positivos y la perfección. Moisés ha sido otro, que mató a un soldado egipcio, escondiéndolo bajo la arena, antes del tiempo de Dios. Conocemos los resultados. Nuestro querido Paulo rechazó a Marcos, sobrino de su amigo Bernabé, en el segundo viaje. Luego, tras una seria disputa entre ambos, se separó del amigo que tanto lo ayudó en el comienzo. Vayamos a otro texto, el de Isaías 40:31 – “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán” Esperar en el Señor para ser renovado es una experiencia santa que vivimos desde los años 60. Una santa renovación espiritual, una renovación que ha sucedido y viene sucediendo para los que han creído, esperado y esperan en el Señor. Renuevan las fuerzas con el poder del Espíritu en sus vidas. Y los renovados, como dice el texto, levantarán alas en comunión con Dios. Correrán o caminarán en la Santa Obra sin agobios ni cansancio, de un modo diferente y santo. Esperar en el Señor también habla de la paciencia que debemos tener, pues el Señor tiene Su hora y tiempo para cumplir lo que prometió. Hay otros Salmos, como el Salmo 37:34, que dice: «Espera en el Señor y guarda Su camino». Guardar el camino es lo mismo que conocer anticipadamente los caminos o planes divinos para nosotros. Uno de nuestros errores comunes como siervos del Señor es cuando hacemos o decidimos cosas sin consultarlo primero. Le dijo varias veces a David: Ora para que te muestre el camino o el plan divino. El Salmo 103 dice que Dios reveló al pueblo de Israel Sus obras o milagros, pero Sus caminos solo los reveló a Moisés. Caminos o la voluntad divina y sus designios. Guardarlos es guardar Sus palabras en nuestro corazón, cumplir Sus planes. Amados, esperemos como esperó Abraham. Esperó incluso contra toda esperanza, o cuando no había esperanza aparente. Es bueno recordar que esperar el arrebatamiento, no es suficiente solo esperar; es necesario esperar con ánimo, con descanso, con renovación espiritual, con paciencia y guardando todas las cosas que Él ha ordenado, especialmente la santidad de vida, velando siempre, para que nuestras vestiduras blancas permanezcan siempre blancas. Amén. Del Pastor Autilino para la Gloria de Dios. Amén. 

 

 

EL VALOR DEL TIEMPO

Como podríamos vivir sin tener noción del tiempo,
de los días, meses, años, del sol y la luna?
El Dios Infinito que nos ha Creado,
nos dejó con el Tiempo una prueba más
de su Infinito Amor!
Diego Acosta – MENSAJE
CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

 

 

 

 

A VOZ DE DEUS

 

TEXTO DEL MENSAJE EN ESPAÑOL

¡Gracia y paz! Otro mensaje para la Gloria de Dios, para nuestro crecimiento espiritual. El tema es: La Voz de Dios. Al principio era la Voz y la Voz era de Dios. Como sabemos, la Voz vino del Cielo y se escuchó en el Caos y el Caos se convirtió en Vida y Forma. Más tarde, mucho más tarde, la Voz también habló en el Desierto y las montañas de Aram. Y la Voz eligió a un hombre, y su nombre era Abram. Fue guiado y obedeció prontamente la Voz, dejando su hogar, familia y costumbres, y fue al lugar señalado por la bendita Voz. Más tarde, la Voz fue hablando y guiando a sus descendientes, desde muchos lugares, Egipto, hasta que, milenios después, finalmente, a Canaán, según la promesa hecha a Abraham en Egipto. La Voz también le habló a Moisés el Elegido desde el Monte de Dios, el Monte Sinaí, que es lo mismo que Horeb. La Voz liberó a Israel de la esclavitud, y la Voz hablaba por el desierto, siempre como sabemos, cuestionada y desobedecida por Israel. Durante ese tiempo, desde el Sinaí, Él estaba hablando a través de Moisés, dando Su bendita Ley y Sus Santos Decretos.  Más tarde, la Santa Voz estaba hablando a través de sus santos profetas y patriarcas, prometiéndonos una salvación tan grande por medio de la encarnación de la Voz, que en el tiempo de Dios se encarnó, descendiendo de Su Trono de Gloria a nosotros, vistiendo o revistiéndose de harapos como los humanos, para efectuar la redención tan grande de los hombres perdidos. Todas las promesas relativas a tan grande Salvación se cumplieron entonces en Jesús, la Voz Eterna, que fue vista por los hombres. Desde entonces, Ella ha sido rechazada, no sólo por Su pueblo elegido en Abraham, sino por la mayoría de los impíos, quienes siempre han preferido escuchar otras voces que la voz del Altísimo. Por amor, y sólo por amor, Dios permitió que Su Voz fuera impresa, en papiro, pergamino y finalmente en papel, para que fuera más fácilmente aceptada por la humanidad. El primer libro impreso por Gutenberg, según la historia, fue la Biblia. Y desde entonces, ha sido la bendita Voz de Dios la que bendice a la gente.  Cuando yo era niño, en la iglesia cantábamos un corito que decía algo así: “No abandones la Biblia, que es la Voz de Dios, la Voz de Jesucristo, que llama desde la cruz, es la Voz de Jesucristo a llamarnos al Cielo.” Qué privilegio para nosotros tener impresa la gloriosa Voz de Dios, y no solo una Voz del Cielo. Hoy tenemos muchas voces a través de los medios de comunicación, que provienen la mayor parte del mundo y la carne. Sin embargo, la Voz del Espíritu también se escucha a través de la Iglesia, la Esposa del Señor. Lástima que la bendita Voz del Cielo sea escuchada y aceptada y obedecida por unos pocos, pero sigue hablando. Y el que tenga oídos para oír, que la oiga, porque ella es el único medio de salvación y Vida Eterna. Tenemos en el Antiguo Testamento el largo Salmo 119, que exalta la Palabra o Voz de Dios. Somos, pues, inexcusables, pues tenemos el privilegio que no tuvieron los antiguos, de oír hablar también desde la Tierra la bendita Voz, por medio de Cristo, el Verbo o Voz que se hizo carne y que habitó entre nosotros. Gloria, pues, a Dios en las alturas por tan gloriosa Voz que hemos visto y oído. Es para la Gloria de Dios. Del Pastor Autilino. Amén.