ERROR Y RENUNCIA

CARTA DE ALEMANIA

El alcalde de una población alemana se vacunó contra la peste, anticipándose a los turnos que se han establecido por diversos parámetros.

Nada más comprender su error, renunció al cargo para que el que  había sido elegido, poniendo de manifiesto una actitud de compromiso con sus propias convicciones.

En estos tiempos tan complejos surgidos de la larga influencia de la peste sobre el mundo, reconforta que una persona tenga un gesto de dignidad, en medio de tantos despropósitos.

La importancia de un país, no solo se debe medir por su riqueza, sino también por la posición que adopten sus ciudadanos frente a los suyos, dignificando la función pública.

En ese sentido, la canciller Angela Merlel declaró que se vacunará cuando llegue su turno, como todos los demás ciudadanos del país.

Diego Acosta