C. Spurgeon / PARA PENSAR / ES

Los pequeños pecados son como los

pequeños ladrones,

que abren las puertas a los mayores.

www.septimomilenio.com