NO TENTAR A DIOS

PARTE 3

Citaré a Lutero extensamente aquí porque me parece que su consejo es particularmente oportuno en nuestra situación: Otros pecan a la diestra. Son demasiado imprudentes e imprudentes, tentando a Dios y despreciando todo lo que pueda contrarrestar la muerte y la plaga. Desdeñan el uso de medicinas; no evitan los lugares y las personas infectadas por la peste, sino que se burlan de ella con despreocupación y desean demostrar su independencia. Dicen que es el castigo de Dios; si quiere protegerlos, puede hacerlo sin medicamentos ni nuestro cuidado. Eso no es confiar en Dios sino tentarlo…

No, mis queridos amigos, eso no es bueno. Use medicamentos; tomar pociones que puedan ayudarlo; fumigar la casa, el patio y la calle; evita a las personas y los lugares donde tu vecino no necesita tu presencia o se ha recuperado, y actúa como un hombre que quiere ayudar a apagar la ciudad en llamas. ¿Qué más es la epidemia sino un fuego que en lugar de consumir madera y paja devora la vida y el cuerpo? Deberías pensar de esta manera: “Muy bien, por decreto de Dios el enemigo nos ha enviado veneno y despojos mortales. Por tanto, le pediré a Dios con misericordia que nos proteja. Luego fumigaré, ayudaré a purificar el aire, administraré medicamentos y los tomaré. Evitaré a las personas y lugares donde mi presencia no sea necesaria para no contaminarme y así tal vez infectar y contaminar a otros, y así causar su muerte como resultado de mi negligencia. Si Dios quisiera llevarme, seguramente me encontrará, y he hecho lo que él esperaba de mí, por lo que no soy responsable ni de mi propia muerte ni de la muerte de otros. Sin embargo, si mi vecino me necesita, no evitaré un lugar o persona, sino que iré libremente, como se indicó anteriormente. Mira, esta es una fe tan temerosa de Dios porque no es ni descarada ni temeraria y no tienta a Dios ”. A medida que nuestra nación, nuestra comunidad y nuestra iglesia continúan enfrentándose al desafío de la pandemia de COVID-19, escuchamos un tamborileo persistente de todos lados de que estamos en «aguas inexploradas». De alguna manera, eso puede ser cierto. Pero las reflexiones de Lutero sobre la plaga son un buen recordatorio de que los cristianos hemos estado lidiando con enfermedades mortales durante siglos, y tenemos un cuerpo de sabiduría acumulada a la que recurrir mientras navegamos por estas aguas turbulentas. Así que sigamos tomando nuestras pociones, fumigando nuestras casas (o al menos usando desinfectante de manos) y evitando los lugares donde no nos necesitan (distanciamiento social) con un sentido de urgencia, como las personas que quieren Ayude a apagar una ciudad en llamas. Esto no es solo un buen consejo médico, es una necesidad espiritual.

Fuente: Escritos seleccionados de Lutero. Tomo 2: Renovación de la Devoción y Teología. Editora Insel de Frankfurt del Meno. Páginas 22-250. Autor David Fink

ESTE ES EL TIEMPO DE DIOS

En el nuevo año seguimos sufriendo la peste
con confusión e incertidumbre,
y con el despertar de la Iglesia de Jesús
sin la burbuja y predicando el Evangelio.
El Prójimo está más cercano al igual que el Reino de Dios!
Diego Acosta – MENSAJE

LA OBEDIENCIA DE JESÚS

Siempre hablamos del Amor supremo de Dios
de entregar a su Hijo
para consumar la Salvación de los hombres.
También es necesario recordar
la Obediencia suprema de Jesús

de entregar su Vida para cumplir el gran Propósito.
Diego Acosta – MENSAJE
CONGREGACIÓN SÉPTIMO MILENIO

SIETE AÑOS…!

Hemos cumplido siete años de SÉPTIMO MILENIO.

Hemos cumplido en todo este tiempo con el Propósito que nos inspiró: servir y nos Ser servidos.

Damos gracias al Espíritu por Guiarnos en todos estos años y pedimos perdón por todas las veces que no fuimos capaces de interpretarlo.

Damos las gracias a quienes nos ayudaron.

Damos las gracias a quienes nos criticaron, porque fueron una señal para mejorar.

Damos las gracias a quienes nos alentaron y a quienes nos desalentaron.

Damos las gracias por tener la certeza que el Espíritu no nos permitió desfallecer ni envanecernos.

Damos las gracias por servir al Reino.

Damos las gracias por tener el privilegio de servir a Jesús y no ser servidos!

Diego Acosta / Neide Ferreira