NO TE MIENTAS

EL ABUELO SALOMÓN

Seguramente todos sabemos lo que significa la mentira y sus efectos y consecuencias.

Por una elemental cuestión de lógica debemos comprender que el mentir es algo que llevamos no solo en nuestra mente sino también en nuestro corazón.

Sabiendo esto, pensemos como sería el mundo, nuestro mundo, si todos habláramos mintiendo. Sería imposible vivir de esa manera, porque terminaríamos por confundir lo real con la mentira.

De allí la importancia de corregir con decisión el hábito de mentir, pensando en la cuestión de fondo: Por qué razón mentimos? Qué nos impulsa a mentir?

Esto supone un ejercicio de gran honradez porque para llegar a profundizar en el tema, lo primero que tenemos que hacer es no mentirnos a nosotros mismos.

El día en que dejemos de mentirnos, es decir a nosotros mismos, comenzaremos a comprender el principio de que siempre debemos hablar la verdad. Aunque nos duela, no nos guste o nos comprometa.

Diego Acosta

FRASES AL VIENTO

ANTIVIRUS

En estos tiempos vertiginosos que vivimos, podemos escuchar o leer frases todos los días, que son tan efímeras como los pensamientos que las provocan.

Cualquiera se atreve a hablar de cualquier cosa, muchas veces sin tener la menor idea de lo que se afirma o desmiente, pero con mucha habilidad para que las palabras suenen contundentes y atrevidas.

Por esta lógica, escuchamos que se opina sobre la vida, coches, Dios, moda, aborto, jubilaciones, ocio, libros, comidas, filosofía, compras, música o planes de ahorro.

Las afirmaciones mas inverosímiles son formuladas, tal vez sabiendo que lograran un impacto pasajero y que luego como a todas las palabras vanas, se las llevará el viento.

Razones más que suficientes para refirmar los conceptos de vida fundamentales, que sean una guía para nuestros hijos y no habladurías inconsistentes, erradas y la mayoría de las veces sin sentido.

Ser temerario al hablar, desnuda la frivolidad en la que vive el mundo y en la que no debemos caer. Debemos hablar únicamente la Verdad y si no, sabiamente callar.

Diego Acosta