PAGAR O NO PAGAR

DEVOCIONAL

Cuando pensamos en los impuestos, en los tributos,  surgen rápidamente dos cuestiones. Una es la que deben ser pagados y otra, la contraria que nos alienta a no hacerlo.

En este último grupo me incluí hasta que por la Gracia conocí a Jesús y desde entonces tuve que modificar los criterios con los que había vivido más de medio siglo.

La cuestión de pagar muchas veces la confundimos con nuestras ideas políticas o con lo que pensamos de los gobiernos o de los políticos.

Sin embargo, estoy convencido que se trata de una obligación que debemos asumir, puesto que es lo que nos mandó el propio Hijo del Hombre.

Pagar los impuestos, los tributos, es en definitiva una cuestión de alto contenido espiritual y está muy lejos de ser una opción. El día que lo comprendí comenzó también en mi vida la bendición de la Obediencia.

Mateo 22:21
Le dijeron: De César.
Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César,
y a Dios lo que es de Dios.

Mateus 22:21
Disseram-lhe eles: De César.
Então, ele lhes disse:
Dai, pois, a César o que é de César
e a Deus, o que é de Deus
.

 Diego Acosta / Neide Ferreira

EL MENSAJE A TIATIRA

El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego,
y pies semejantes al bronce bruñido,
habla a la Iglesia de Tiatira

y le dice que: tus obras postreras son más que las primeras.
Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin,
le daré la estrella de la mañana.
EN ESTE DÍA

Para quién trabajo…?

DEVOCIONAL

El líder de la alabanza de una iglesia americana, se dirigió a la congregación para decirle que amaba a todos sus miembros, pero que todo lo que hacía no era para ellos sino para Jesús.

Este episodio poco frecuente, me provocó una pregunta: Para quién trabajo, en lo que hago todos los días?

Es un cuestionamiento necesario y conveniente porque marca los límites entre las vivencias del mundo y lo que significa todo lo espiritual que es la vida con Jesús.

Si vivo en el mundo, seguramente estaré trabajando para seguir aquello que se me indique que haga, aunque rodeado del perverso disfraz de la libertad.

Si trabajo para Jesús mis pensamientos serán otros, mis objetivos serán distintos y lo más importante de todo, no seguiré a nadie que no sea el Hijo del Hombre. Y para ÉL trabajo y trabajaré hasta el último aliento.

Proverbios 4:11-12
Por el camino de la sabiduría te he encaminado,
Y por veredas derechas te he hecho andar.
Cuando anduvieres, no se estrecharán tus pasos,
Y si corrieres, no tropezarás.

Provérbios 4:11-12
No caminho da sabedoria, te ensinei e,
pelas carreiras direitas, te fiz andar.
Por elas andando, não se embaraçarão os teus passos;
e, se correres, não tropeçarás.

Diego Acosta / Neide Ferreira

Los primeros pasos

DEVOCIONAL

Simbólicamente cuando vemos a un niño o a una niña pequeña que está comenzando a caminar, ayudados por sus padres, podemos imaginar nuestros primeros pasos como seguidores de Jesús.

Puedo imaginarme también como el Hijo del Hombre cuidó de mí, luego de aceptarlo como mi Señor y cuánto le habrá placido encontrar a otra oveja para su rebaño.

De allí la importancia que tiene la familia para la vida, para el crecimiento, para la madurez, porque siempre estamos dando pasos, avanzando hacia la anhelada meta de la Salvación.

Personalmente me parece maravilloso ver comenzar a caminar a una criatura, porque me viene la imagen de Jesús guardando de los suyos, con el mismo Amor que los padres cuidan sus hijos.

En cada momento de la vida, siempre tengo ejemplos maravillosos de lo que significa haber aceptado a Jesús y de saber que a partir de entonces somos parte de la responsabilidad del Padre.

Proverbios 4:11-12
Por el camino de la sabiduría te he encaminado,
Y por veredas derechas te he hecho andar.
Cuando anduvieres, no se estrecharán tus pasos,
Y si corrieres, no tropezarás.

Provérbios 4:11-12
No caminho da sabedoria, te ensinei e,
pelas carreiras direitas, te fiz andar.
Por elas andando, não se embaraçarão os teus passos;
e, se correres, não tropeçarás.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

El desengaño del nuevo convertido

DEVOCIONAL

Leyendo mensajes, reparé en uno de ellos, que más o menos venía a decir que se había llevado una gran sorpresa en su condición de nuevo seguidor de Jesús.

Y esa sorpresa no era otra, que el sufrimiento que afrontó desde que se convirtió…cuando pensaba que todo iba a ser mejor y viviría alegremente.

Confieso que me sorprendió el argumento, porque me pareció evidente que esta persona no había sido preparada para ser un nuevo hombre.

Nunca se puede enseñar que en la nueva vida, todo será alegría y que los problemas serán cosas del pasado. Por el contrario, al nacer de nuevo tenemos la capacidad de confrontar todo lo que hacemos con la Palabra del Hijo del Hombre.

Muchas veces crecer significa sufrir, porque duele desprenderse del pasado. Y ahí se originan los primeros conflictos, porque lo que antes era bueno, pasaba a ser malo, porque vivíamos sin normas y pasábamos a tenerlas.

Debemos saber que lo bueno sí vendrá, y como resultado del Plan que el Señor tenga para nosotros!

Juan 3:6-7
Lo que es nacido de la carne, carne es;
y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.
 
No te maravilles de que te dije:
Os es necesario nacer de nuevo.

João 3:6-7
O que é nascido da carne é carne,
e o que é nascido do Espírito é espírito.

Não te maravilhes de te ter dito:
Necessário vos é nascer de novo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

La higuera sin frutos

DEVOCIONAL

A la higuera se la relaciona con Israel y la maldición de Jesús sobre la planta estéril, simboliza lo que ocurre cuando recibimos bendiciones y no mostramos los frutos de la fe.

Este impresionante pasaje del Hijo del Hombre maldiciendo la higuera, me viene a la memoria cada vez que tengo una flaqueza con relación a mi vida de creyente.

Esta situación que parece muy simple, sin embargo tiene su importancia porque por una circunstancia adversa, dejo todo lo que es necesario hacer, lo postergo, nada más que por enfrentar un momento malo.

Así como Jesús amonestó a Israel, maldiciendo la higuera estéril, debo pensar que me llega esa amonestación cada vez que dejo de dar frutos por mi propia negligencia.

El ejemplo de esta planta, es necesario recordarlo a cada momento, para no ser parte de la humillante realidad, de quienes se rebelan contra Jesús y se olvidan de sus bendiciones.

Marcos 11:20-21
ES
 Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces. 21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo:
Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.

PT – E eles, passando pela manhã, viram que a figueira se tinha secado desde as raízes. 21 E Pedro, lembrando-se, disse-lhe:
Mestre, eis que a figueira que tu amaldiçoaste se secou.

Diego Acosta / Neide Ferreira

Cada vez que callamos

DEVOCIONAL

Cada vez que debiendo hablar, optamos por el silencio estamos siendo cómplices de cuestiones que un día se nos reclamarán.

Callarse, no solamente es una forma de cobardía, sino también una actitud perversa de nuestro corazón, que nos lleva a la complicidad, porque nos resulta más conveniente o menos comprometido.

Pero si esto no fuera lo suficientemente grave, si recordamos las palabras de Jesús, entonces sí que estamos haciendo algo mal y solo recogeremos malos resultados.

El Hijo del Hombre, nos mandó cuidar al Prójimo y callarnos cuando debemos hablar, es una forma de no cumplir con su Mandato y también de exhibir que no somos fieles a quién nos dio la Salvación.

Cada vez que me callo siento un profundo desasosiego en mi interior, lo que es una evidencia de que mi conciencia me está reclamando y lo que el Espíritu me está exigiendo.

Callar es una triste forma de no ayudar al Prójimo y una penosa demostración de que somos indignos de llamarnos hijos de Dios.

Isaías 62:6
ES –
Sobre tus muros, oh Jerusalén,
he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás.
Los que os acordáis de Jehová, no reposéis
,

PT – Ó Jerusalém! Sobre os teus muros pus guardas,
que todo o dia e toda a noite se não calarão;
ó vós que fazeis menção do Senhor, não haja silêncio em vós,

Diego Acosta / Neide Ferreira