HACER Y ENSEÑAR

HACER Y ENSEÑAR

El Príncipe de Paz formuló nuevas precisiones acerca de la vigencia de la Ley.

MATEO 5:19 De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, este será llamado grande en el reino de los cielos.

Jesús enseñó sobre una cuestión fundamental: Qué en el Reino de los Cielos, hay rangos que son determinados únicamente por Dios y están relacionados con nuestros comportamientos.

De allí la importancia que tiene que vivamos como enseñamos, es decir que nuestras obras no contradigan nuestras palabras.

El Hijo del Hombre mencionó el hecho de quebrantar alguno de los mandamientos pequeños y enseñarlos de la misma manera, lo que determinará que será llamado pequeño en el Reino.

Debemos entender que no habrá impunidad para quienes desobedezcan, desacrediten o menosprecien la Palabra de Dios. Esto no significa perder la Salvación, pero en el rango del Reino, seremos considerados pequeños.

Por el contrario quienes obren correctamente, serán llamados grandes en el Reino de los Cielos. Pablo en su Carta a los Romanos en 2:12 profundiza en esta cuestión: Porque todos los que sin ley han pecado, sin ley también perecerán; y todos los que bajo la ley han pecado, por la ley serán juzgados.

Diego Acosta

 

IMPLANTES CEREBRALES

Pablo su Carta a los Romanos
advirtidió que no nos conformemos
a las cosas del mundo

sino que transformemos nuestra mente
para no aceptar lo atractivo y destructivo,
que puede afectar nuestra vida espiritual.
Diego Acosta – BLOG del TIEMPO

 

LOS DEBERES

DEVOCIONAL

Que agradable nos resulta leer en la Palabra de Dios, todas las promesas que están sobre nuestras vidas.

Y nos regocijamos una y otra vez recordando aquellos versículos que nos impulsan a acercarnos al Eterno, dando las gracias por tantas bendiciones.

Pero, y los deberes?

Nuestra actitud cambia por completo cuando en la Biblia, se nos recuerda que también tenemos obligaciones y que las bendiciones están relacionadas con el cumplimiento que tenemos de los Mandamientos establecidos por el Todopoderoso.

En nuestra vida cotidiana nos ocurre más o menos lo mismo, porque siempre estamos dispuestos a reclamar por todos nuestros derechos y también frecuentemente, nos olvidamos de aquello que nos obliga como miembros de la sociedad a la que pertenecemos.

Y en nuestra congregación repetimos lo mismo, reclamamos otra vez la defensa de nuestros derechos que tenemos por ser parte de la membresía, pero en cuánto se nos pide compromiso, reaccionamos malamente.

Es tiempo de obrar como personas mayores y responsables y abandonar actitudes que son más propias de niños.

1 Corintios 14:20
Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar,
sino sed niños en la malicia,
pero maduros en el modo de pensar.

Diego Acosta / Neide Ferreira 

QUIÉN ERA GAMALIEL

LA OTRA HISTORIA

Fue un prestigiosos doctor de la Ley, prominente fariseo e integrante notorio del Sanedrin, máximo tribunal religioso judío en el primer siglo. Fue el primero en recibir del título de Rabbán, que significa nuestro maestro y de rango superior al de Rabí, que significa mi maestro.

Era nieto de Hillel e hijo de Simón y heredó la condición de líder de una de las dos escuelas de estudios, al morir ambos en pocos años. El aporte que hizo para los tiempos futuros, es el conocido como las Siete Reglas para el Estudio e interpretación de la Biblia.

En el Nuevo Testamento es mencionado en el Libro de los Hechos de los Apóstoles. El primer episodio que se recuerda es el protagonizado por Pedro y Juan que tras ser enviados a la cárcel por los saduceos, fueron liberados por un Ángel del Señor quién les encomendó que fueran al Templo a anunciar todas las palabras de esta vida.

Luego fueron detenidos y presentados ante el Tribunal judío, el Sanedrin, Hechos 5:34-35
Entonces levantándose en el concilio un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley, venerado de todo el pueblo, mandó que sacasen fuera por un momento a los apóstoles,

35 y luego dijo: Varones israelitas, mirad por vosotros lo que vais a hacer respecto a estos hombres.

La otra mención del rabino Gamaliel, la encontramos en Hechos 22:3, en el breve discurso que dirigió al pueblo desde las gradas y ante el Tribuno
Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros.

Su mayor aporte a las generaciones futuras fueron las Siete Reglas de Interpretación Bíblica, que pueden sintetizarse de la forma siguiente:
Regla I – Mayor y menor peso, que establece que cuando dos mandamientos entran en tensión en el tiempo y el espacio, el más importante de los dos ejerce la precedencia.

Regla II – Términos Semejantes, se la relaciona con dos textos que tienen la misma palabra, expresión o raíz, el criterio legal que se tomó en uno se aplicará al siguiente.

Regla III – Prototipo Derivado de un Versículo, determina que cuando una palabra o un pasaje de obvia interpretación, sirve como estatuto para regir o interpretar los casos similares.

Regla IV – Un Prototipo Derivado de Dos Versículos, es el que permite establecer doctrina, aplicando el criterio de los dos testigos, para darle credibilidad a la palabra de una persona.

Regla V – Un Enunciado General es Delimitado o Sistematizado por un Enunciado Particular, como es el caso de la Creación del hombre, que es delimitado por el versículo que explica que fue formado del polvo de la tierra.

Regla VI – Dos Textos que se Contradicen y un Tercero los aclara, es la norma que responde a las afirmaciones que la Biblia se contradice y no es inspirada por Dios.

Regla VII- Explicaciones que se obtienen de un Texto, determina que un versículo debe ser considerado en su contexto y nunca aislarlo.

Gamaliel fue sin duda un personaje notorio entre los judíos y considerado en el Nuevo Testamento. La tradición cristiana, destaca la conversión de Gamaliel, pero un texto del Talmud la contradice: Con la muerte de Gamaliel, cesó la gloria de la Ley y la pureza y la abstinencia murieron juntamente con él.

Diego Acosta