OTRO MILAGRO MÁS…

DEVOCIONAL

Creo que por causa de mi incredulidad, Dios persevera generosamente en mostrarme las evidencias de su Majestad y de su Amor por los más débiles.

En un episodio francamente menor, clamé a su Autoridad para mejorar una situación que no era grave pero que me afligía.

Y así ocurrió.

De una manera imposible para la lógica humana y tras clamar por última vez, afronté la situación y con tremenda sorpresa y gran alegría comprobé una vez más el Poder del Eterno.

Lo que me afligía mejoró a pesar de mis dudas, lo que me hizo reflexionar acerca de lo que a veces pedimos al Señor y como su Misericordia se muestra obrando en nuestras vidas.

Nada hay más elocuente para quienes dudamos, que la evidencia del Poder del Altísimo que como viento recio borra todas las dudas y flaquezas y hace resplandecer su Majestad. Gracias y Gloria a ÉL por otro milagro más.

Efesios 6:10
Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor,
y en el poder de su fuerza

Efésios 6:10   No demais, irmãos meus, fortalecei-vos no Senhor
e na força do seu poder.
 

Diego Acosta / Neide Ferreira

LAS VANAS PALABRAS

DEVOCIONAL

Pablo nos advirtió acerca de la vana-gloria, que no es otra cosa que recibir nuestra paga en la Tierra y no en el Reino.

Siguiendo con ese pensamiento es necesario que abandonemos el infantil juego del palabrerío bonito y entusiasta y nos centremos en lo Auténtico.

Es decir en el mensaje de Jesús!

Él y solo Él es el intercesor que tenemos los hombres de fe para llegar al Padre, para honrarle en su Majestad y para clamarle en su Misericordia.

Nadie está exento de caer en el facilismo de las palabras tan bellas como huecas, que alegrarán a muchos oídos pero que no salvarán a nadie de sus pecados.

En esta hora compleja, obremos como nos mandó Jesús: vivir sin engañarnos y cuidando de no ser engañados.

A cada uno le corresponde el ser atalaya que guarda a los suyos y que alerta a los hermanos. Es una responsabilidad personal guardarnos de las palabras vanas y de vivir según la Palabra verdadera.

Efesios 5:6
Nadie os engañe con palabras vanas,
porque por estas cosas viene la ira de Dios
sobre los hijos de desobediencia.

Efésios 5:6
Ninguém vos engane com palavras vãs;
porque por essas coisas vem a ira de Deus
sobre os filhos da desobediência
.

Diego Acosta / Neide Ferreira

MISERIAS

DEVOCIONAL

Provoca tristeza advertir como hay quienes en el mundo se afanan por conocer las miserias que afectan principalmente al pasado de las personas, mucho más si son conocidas.

Ese deleite por los errores que se cometieron en  otros tiempos, pone de manifiesto cómo nos empeñamos en ignorar a Dios y también cómo no somos capaces de buscar el perdón que alivie las cargas de la propia vida.

Estas dolorosas actitudes, nos deberían llevar al agradecimiento por haber recibido de alguien, las palabras que nos llevaron hasta el arrepentimiento y luego al perdón Sanador y Salvador.

La dramática realidad del mundo, nos debe impulsar a ser fieles cumplidores del Mandato de Jesús de llevar el Evangelio, hasta los confines de la tierra y hasta el prójimo… el que tenemos a nuestro lado.

Será otra forma de expresar mi reconocimiento por la Salvación y por el cambio de vida, que me hizo olvidar el pasado y solo pensar en el futuro. Todo, porque el Eterno perdonó y olvidó todo lo mal que viví, en otros tiempos!

Efesios 4:32
Antes sed benignos unos con otros,
misericordiosos, perdonándoos unos a otros,
como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Efésios 4:32

Antes, sede uns para com os outros benignos,
misericordiosos, perdoando-vos uns aos outros,
como também Deus vos perdoou em Cristo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

Munição carregada

CONGREGAÇÃO
SÉTIMO MILÊNIO

Hoje pela manhã estava falando com minha filha nº3 sobre encher-nos das coisas do Alto para usá-las no momento oportuno.
É incrível como o Espirito Santo fala em uma conversa e nos faz pensar.
Fiquei pensando, ou melhor, escutando o Espirito Santo falar sobre estarmos “abastecidose com a munição carregada”, preparados e cheios da Palavra.
Aquilo que ouvimos, falamos e lemos será a “munição” para usar na hora da guerra.
“…enchei-vos do Espirito” – Efésios 5:18
Se ouvimosmúsicas, falamos e lemos coisas que falam de tristezas, derrotas, sentimentos falidos, ou então músicas de rebeldia, inconformidade, protestos, esta será a “munição” que teremos.
Agora, se ouvimos músicas, falamos e lemos sobre força, ânimo, do poder de Deus, da Sua Soberania, Alegria, do Seu Amor e cuidado, teremos munição suficiente no momento necessário.
“…falando entre vós com salmos, hinos e cânticos espirituais, cantando e louvando de coração ao Senhor” – Efésios  5:19
“..e a espada do Espírito, isto é, a palavra de Deus” – Efésios 6:17
Não podemos viver em vitória se não estamos cheios, impregnados das coisas do Pai, afinal é o nosso alimento, nossa água, nossa vida – nossa “munição”.
Quando Jesus foi tentado e venceu o inimigo, Ele fez isso usando a arma que tinha: a Palavra!
Ele estava cheio dela, não precisou falar: espera, vou buscar se fala sobre isso. Ele se alimentava dela, estava cheio, tinha “munição” suficiente para usar nesse momento.
Você gosta de música? Sabia que é um potencial para usar no momento de luta? – Escute música que alimente sua alma.
Você gosta de ler? Leia aquilo que possa ser pão para seu corpo.
Você gosta de conversar, dialogar? Fale do que produz vida, que edifique.
“Venham, todos vocês que estão com sede, venham às águas, e, vocês que não possuem dinheiro algum, venham, comprem e comam! Venham, comprem vinho e leite sem dinheiro e sem custo. Porque gastar dinheiro naquilo que não é pão e o seu trabalho árduo naquilo que não satisfaz? Escutem, escutem-me, ecomam o que é bom, e a alma de vocês se deliciará na mais fina refeição.” – Isaías 55:1-2
Que possamos dizer como o salmista:
Escondi a Tua Palavra no meu coração para não pecar contra Ti” – Salmos 119:11
E quando pequei? Quando duvidei, fraquejei, não confiei e fui atrás de outros “deuses”.
Encha-se das coisas do Alto, tenha “munição” suficiente e você então irá viver ali – no Alto, onde está Aquele que tudo venceu!

Elié Ferreira

www.septimomilenio.com

 

MERCADO

DEVOCIONAL

Más de una vez me sorprendí ante lo que me imagino que es mi propia mente: Un auténtico mercado!

Por qué he llegado a pensar semejante cosa?

Porque así es como cada día vamos incorporando nuevos elementos a nuestra memoria, que parece no tener límite en su capacidad para admitirlos.

Y me sigo preguntando: Esto es bueno o es malo?

Naturalmente que si nos referimos a lo que incorporamos, debemos ser extremadamente selectivos, porque estamos recibiendo del mundo una influencia más que perniciosa.

Entonces, como hago para controlar este aluvión indeseable?

Administrando con sabiduría no solo mi tiempo sino también las ideas que soy capaz de absorber!

Siendo sabio con el tiempo, lo dedicaré a lo que verdaderamente me resulta provechoso, desechando todo aquello que signifique malgastar, aunque sea un minuto de mi vida.

Siendo sabio, también tendré que ser capaz de desechar todas las ideas o pensamientos que no provengan ciertamente del Eterno!

Todo lo demás, es como estar en un lugar donde todo se compra y todo se vende!

Efesios 4:17

Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente.

Efésios 4:17

E digo isto e testifico no Senhor, para que não andeis mais como andam também os outros gentios, na vaidade do seu sentido.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

INTERCEDER

DEVOCIONAL

Hablar con otros hermano, siempre contribuye a contrastar las propias ideas con las de otros y de esta manera ampliar nuestra visión de Dios.

No se trata solo de contrastar sino de confrontar los pensamientos con lo que nos enseña la Palabra, para buscar ser cada vez mejores.

Recuerdo con mucho cariño a una anciana maestra que nos decía que el hablar es un arte que hay que preservar, porque en el fondo lo que significa es aprender a escuchar.

Jesús supo escuchar las inquietudes de los que estaban con ÉL, dejándoles el mensaje adecuado en cada circunstancia.

Si no sabemos escuchar no aprenderemos a interceder por las necesidades de quienes nos rodean, simplemente porque no sabremos cuales son.

Cada vez que tengo oportunidad de orar por las necesidades de otra persona, aprecio que estoy cumpliendo el Mandato del Hijo del Hombre, relacionado con el Amor y la Misericordia.

Por tanto pido Sabiduría al Eterno para que me ayude a luchar contra mi ego y me permita hacer partícipe de las necesidades del prójimo. Que me enseñe a llorar con el que llora!

Efesios 6:18

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu,

y velando en ello con toda perseverancia

y súplica por todos los santos.

Efésios  6:18

Orando em todo tempo com toda oração e súplica no Espírito

e vigiando nisso com toda perseverança

e súplica por todos os santos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com