PADRES HASTA EL FINAL

DEVOCIONAL

Inesperadamente tuve que asumir la condición de padre, hablando con suma claridad a uno de mis hijos, acerca de un tema que me preocupaba.

Asumí el riesgo de que reaccionara mal, por cuanto no solamente hace muchos años que tiene la mayoría de edad sino que además ya tiene gracias a Dios, su propia familia.

Respetuoso de lo que nos enseña la Biblia y entendiendo el significado de que el hombre debe abandonar a sus padres para ir a vivir con su mujer y formar una sola carne con el matrimonio, aún así obré para aportar una palabra de consejo sobre una cuestión muy seria.

Guiado por el Espíritu mis palabras fueron pocas y contundentes y fueron bien recibidas. Comprendí, que aún con los años, sigo siendo padre.

Que el Mandato de enseñar a los hijos es indeclinable y por tanto no podemos olvidarnos de lo que el Eterno ha establecido.

Job 12:30
Con Dios está la sabiduría y el poder;
suyo es el consejo y la inteligencia.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

EL VERBO…FEMENEIZAR

DEVOCIONAL

Las propuestas mundanas apuntan a que cada día más lo femenino prevalezca sobre lo masculino, buscando crear una alternativa que es completamente opuesta a lo que Dios ha establecido para la especie humana.

Por mucho que se intente y por mucho que se busque cambiar, el nacido hombre será siempre hombre y lo mismo ocurre con la mujer, que será siempre mujer.

Todo lo que se oponga este principio fundamental, será nulo ante los ojos del Eterno, porque no representa otra cosa que un nuevo desafío a su Autoridad.

En vano nos empeñamos los humanos en enfrentar a quién nos ha Creado, porque su Poder escapa incluso a la capacidad de nuestra mente para entenderlo.

Y debemos pensar que la tolerancia del Altísimo, tiene un límite que no sabemos cuál es ni cuando llegará. Pero su Justicia siempre prevalecerá por encima de quienes lo desafían inútilmente.

El verbo femeneizar, no existe, es apenas un intento humano.

Génesis 2:23
Dijo entonces Adán:
Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne;
ésta será llamada Varona,
porque del varónfue tomada.

Diego Acosta / Neide Ferreira

OTRO MILAGRO MÁS…

DEVOCIONAL

Creo que por causa de mi incredulidad, Dios persevera generosamente en mostrarme las evidencias de su Majestad y de su Amor por los más débiles.

En un episodio francamente menor, clamé a su Autoridad para mejorar una situación que no era grave pero que me afligía.

Y así ocurrió.

De una manera imposible para la lógica humana y tras clamar por última vez, afronté la situación y con tremenda sorpresa y gran alegría comprobé una vez más el Poder del Eterno.

Lo que me afligía mejoró a pesar de mis dudas, lo que me hizo reflexionar acerca de lo que a veces pedimos al Señor y como su Misericordia se muestra obrando en nuestras vidas.

Nada hay más elocuente para quienes dudamos, que la evidencia del Poder del Altísimo que como viento recio borra todas las dudas y flaquezas y hace resplandecer su Majestad. Gracias y Gloria a ÉL por otro milagro más.

Efesios 6:10
Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor,
y en el poder de su fuerza

Efésios 6:10   No demais, irmãos meus, fortalecei-vos no Senhor
e na força do seu poder.
 

Diego Acosta / Neide Ferreira

Alerta con el poder…del poder

PERSONAL

Como hizo Pablo con sus jóvenes discípulos Timoteo y Tito, pero sin ser Pablo, le escribí una carta a un hombre joven que había sido consagrado pastor de su iglesia.

Y este es el texto:

Amado hermano:
Con mucha alegría recibí la noticia acerca de tu nombramiento. Pensando que aún con las cosas de Dios, el diablo es muy atrevido y siempre está trabajando para destruir, te escribo y me permito algunas reflexiones.

Ser pastor es una forma de Poder. Nunca te olvides de esto. Y el poder es algo grave para los hombres, porque destruye, corrompe y saca lo peor de cada persona.

Pensarás que es una locura, pero debemos analizar estas cuestiones. Destruye porque afecta la necesaria, la imprescindible necesidad de seguir los pasos de Jesús que vino a servir y no ser servido. Y el poder destruye esa convicción, la convierte en algo sobre lo que no debemos de pensar, porque es más atractivo hacer lo contrario.

El poder corrompe, porque nos lleva a hacer lo mismo que los hombres del mundo hacen cuando lo utilizan. Somos manipuladores, nos creemos con derechos que no tenemos y con autoridad convertirnos en arbitrarios y amigos de los amigos.

Por esto es que te digo que el poder, saca lo peor de cada hombre.

Debes de pensar que el poder nos lleva de lo sobrenatural a lo natural y por tanto nos humaniza, provocando la vanidad en nuestro corazón y a ser especuladores con vidas y creencias.

Y también nos demoniza, porque aún sin desearlo, nos convertimos en agentes del diablo, al alejarnos de la Verdad y ser esclavos de las medias verdades. Razones por las que te digo que el poder debilita a quién debería estar apoyado en la Roca y poco a poco desciende para caminar sobre la arena, el terreno propicio para ser displicentes ante el pecado, buscando que nadie se sienta incómodo con prédicas que condenen lo que Dios ha condenado, dando prioridad a los beneficios y a la economía de la congregación.

El poder como algo corrosivo reblandece nuestra fe y nos hace tolerantes y conciliadores con el mal, que es lo mismo que decir que nos convierte en cómplices del diablo, en su obra de destrucción de las vidas.

Puedes pensar que todo esto es muy negativo. Todo lo contrario, te escribo porque conozco tu corazón y tengo confianza en la Obra del Espíritu en tu vida.

Son palabras de alerta, junto con la convicción de que no tendrás dudas en desear que en tu iglesia haya pocos hermanos, pero que en ese remanente esté viva la presencia de Dios y la Verdad y la Luz de Jesús inspirando a todos. Sé fuerte con los poderosos y humilde con los débiles. Un abrazo de tu amigo y hermano y perdona si abuso de ser un hombre mayor.

Diego Acosta

 

ESTACIONES…!

Blog del TIEMPO!

Con la frivolidad que caracteriza a los años que vivimos, una vez más comentamos acerca del cambio de las estaciones en los hemisferios norte y sur.

Y como casi siempre, los relacionamos con los sentimientos, las emociones y más frívolamente aún, con los necesarios cambios de vestuarios, propios de las cambiantes temperaturas.

Pero, pocos, muy pocos, recordamos que las estaciones son otra muestra de la Grandiosa imaginación del Creador, que nos concedió a los hombres signos evidentes para que advirtamos que cada tanto tiempo iniciamos nuevas etapas en nuestra vida cotidiana.

Ignorando o frivolizando, tratamos de permanecer indiferentes a la prodigiosa demostración que el Eterno nos ha dado a los seres humanos, de su Poder y de su Majestad.

No es necesario imaginar ninguna forma de adoración con relación a las estaciones, sino tener presente que forman parte de la Creación de Dios, para su propia Honra.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com