Alerta con el poder…del poder

PERSONAL

Como hizo Pablo con sus jóvenes discípulos Timoteo y Tito, pero sin ser Pablo, le escribí una carta a un hombre joven que había sido consagrado pastor de su iglesia.

Y este es el texto:

Amado hermano:
Con mucha alegría recibí la noticia acerca de tu nombramiento. Pensando que aún con las cosas de Dios, el diablo es muy atrevido y siempre está trabajando para destruir, te escribo y me permito algunas reflexiones.

Ser pastor es una forma de Poder. Nunca te olvides de esto. Y el poder es algo grave para los hombres, porque destruye, corrompe y saca lo peor de cada persona.

Pensarás que es una locura, pero debemos analizar estas cuestiones. Destruye porque afecta la necesaria, la imprescindible necesidad de seguir los pasos de Jesús que vino a servir y no ser servido. Y el poder destruye esa convicción, la convierte en algo sobre lo que no debemos de pensar, porque es más atractivo hacer lo contrario.

El poder corrompe, porque nos lleva a hacer lo mismo que los hombres del mundo hacen cuando lo utilizan. Somos manipuladores, nos creemos con derechos que no tenemos y con autoridad convertirnos en arbitrarios y amigos de los amigos.

Por esto es que te digo que el poder, saca lo peor de cada hombre.

Debes de pensar que el poder nos lleva de lo sobrenatural a lo natural y por tanto nos humaniza, provocando la vanidad en nuestro corazón y a ser especuladores con vidas y creencias.

Y también nos demoniza, porque aún sin desearlo, nos convertimos en agentes del diablo, al alejarnos de la Verdad y ser esclavos de las medias verdades. Razones por las que te digo que el poder debilita a quién debería estar apoyado en la Roca y poco a poco desciende para caminar sobre la arena, el terreno propicio para ser displicentes ante el pecado, buscando que nadie se sienta incómodo con prédicas que condenen lo que Dios ha condenado, dando prioridad a los beneficios y a la economía de la congregación.

El poder como algo corrosivo reblandece nuestra fe y nos hace tolerantes y conciliadores con el mal, que es lo mismo que decir que nos convierte en cómplices del diablo, en su obra de destrucción de las vidas.

Puedes pensar que todo esto es muy negativo. Todo lo contrario, te escribo porque conozco tu corazón y tengo confianza en la Obra del Espíritu en tu vida.

Son palabras de alerta, junto con la convicción de que no tendrás dudas en desear que en tu iglesia haya pocos hermanos, pero que en ese remanente esté viva la presencia de Dios y la Verdad y la Luz de Jesús inspirando a todos. Sé fuerte con los poderosos y humilde con los débiles. Un abrazo de tu amigo y hermano y perdona si abuso de ser un hombre mayor.

Diego Acosta

 

El desengaño del nuevo convertido

DEVOCIONAL

Leyendo mensajes, reparé en uno de ellos, que más o menos venía a decir que se había llevado una gran sorpresa en su condición de nuevo seguidor de Jesús.

Y esa sorpresa no era otra, que el sufrimiento que afrontó desde que se convirtió…cuando pensaba que todo iba a ser mejor y viviría alegremente.

Confieso que me sorprendió el argumento, porque me pareció evidente que esta persona no había sido preparada para ser un nuevo hombre.

Nunca se puede enseñar que en la nueva vida, todo será alegría y que los problemas serán cosas del pasado. Por el contrario, al nacer de nuevo tenemos la capacidad de confrontar todo lo que hacemos con la Palabra del Hijo del Hombre.

Muchas veces crecer significa sufrir, porque duele desprenderse del pasado. Y ahí se originan los primeros conflictos, porque lo que antes era bueno, pasaba a ser malo, porque vivíamos sin normas y pasábamos a tenerlas.

Debemos saber que lo bueno sí vendrá, y como resultado del Plan que el Señor tenga para nosotros!

Juan 3:6-7
Lo que es nacido de la carne, carne es;
y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.
 
No te maravilles de que te dije:
Os es necesario nacer de nuevo.

João 3:6-7
O que é nascido da carne é carne,
e o que é nascido do Espírito é espírito.

Não te maravilhes de te ter dito:
Necessário vos é nascer de novo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

Cada vez que callamos

DEVOCIONAL

Cada vez que debiendo hablar, optamos por el silencio estamos siendo cómplices de cuestiones que un día se nos reclamarán.

Callarse, no solamente es una forma de cobardía, sino también una actitud perversa de nuestro corazón, que nos lleva a la complicidad, porque nos resulta más conveniente o menos comprometido.

Pero si esto no fuera lo suficientemente grave, si recordamos las palabras de Jesús, entonces sí que estamos haciendo algo mal y solo recogeremos malos resultados.

El Hijo del Hombre, nos mandó cuidar al Prójimo y callarnos cuando debemos hablar, es una forma de no cumplir con su Mandato y también de exhibir que no somos fieles a quién nos dio la Salvación.

Cada vez que me callo siento un profundo desasosiego en mi interior, lo que es una evidencia de que mi conciencia me está reclamando y lo que el Espíritu me está exigiendo.

Callar es una triste forma de no ayudar al Prójimo y una penosa demostración de que somos indignos de llamarnos hijos de Dios.

Isaías 62:6
ES –
Sobre tus muros, oh Jerusalén,
he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás.
Los que os acordáis de Jehová, no reposéis
,

PT – Ó Jerusalém! Sobre os teus muros pus guardas,
que todo o dia e toda a noite se não calarão;
ó vós que fazeis menção do Senhor, não haja silêncio em vós,

Diego Acosta / Neide Ferreira

Sanar heridas…!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<<< DEVOCIONAL

La actitud de intentar sanar heridas provocadas a otras personas, tiene como fundamento un profundo análisis de la humildad personal.

Si no hay una transformación en nuestro corazón, difícilmente habrá posibilidades de que seamos capaces de tratar de aliviar el daño causado por nuestras palabras, gestos o directamente el desprecio.

Pablo habló también de la necesidad de tener Amor en nuestro corazón, cuestión que es imprescindible para que la humildad se libere de las ataduras de nuestro orgullo y nos permita obrar en la buena dirección.

La sanidad es una difícil tarea, requiere mucho empeño y una decisión cierta de tratar de aliviar la pena o la decepción causada, para clamar a Dios que una vez más, transforme lo malo en bueno.

Si cerramos otras heridas, el mismo Amor que depositamos en otras personas, también sanará los daños que hemos recibido y el perdón completará la Obra del Espíritu Santo.

Isaías 57:19
ES – P
roduciré fruto de labios:
Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová;
y lo sanaré.

PT – Eu crio os frutos dos lábios:
paz, paz, para os que estão longe e para os que estão perto, diz o Senhor,
e eu os sararei.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

La venida del Espíritu Santo – En este día

La Venida del Espíritu Santo!
Jesús prometió enviar un Consolador luego de su glorioso Ascenso
y la promesa se cumplió en Pentecostés,
cuando se celebraba la fiesta de las cosechas, de sus primicias.
El Espíritu Santo guía desde entonces a los creyentes
en el cumplimiento del Mandato de evangelizar.
EN ESTE DÍA!

www.septimomilenio.com

RIGIDEZ

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Aplicar con la máxima severidad las normas establecidas por Dios para los hombres, no asegura su cumplimiento y tampoco que se tomen como buenas.

Por qué en algunas congregaciones se insiste en el rigor?

Naturalmente depende de la personalidad de los líderes, pero el fundamento de las normas tiene el propósito de enmendar, de corregir y hacer volver por la buena senda a los que se apartaron de ella.

En el fondo, Dios reclama obediencia, pero no a base de amenazas sino a base de convencimiento. Vivir como ÉL quiere que vivamos, es lo mejor para cada uno de nosotros.

La rigidez se convierte entonces en un rasgo de autoritarismo, que es contrario al Espíritu Santo, que es el que obra en cada corazón con Amor y con un piadoso cuidado de cada persona.

Si las normas hieren o lastiman, no es por culpa de quién las ha dictado, sino por el exceso con el que se pretende aplicarlas. El Eterno quiere a hombres y mujeres libres y sanas y no a seres temerosos y heridos espiritualmente.

Mateo 23:3
Así que, todo lo que os digan que guardéis,
guardadlo y hacedlo;
mas no hagáis conforme a sus obras,
porque dicen, y no hacen.

Mateus 23:3
Observai, pois, e praticai tudo o que vos disserem;
mas não procedais em conformidade com as suas obras,
porque dizem e não praticam.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA PASCUA

MENSAJE

«Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros.»

1 Corintios 5:7 .

Estamos en un tiempo de celebración de dos eventos fundamentales en la historia de la humanidad. La primera Pascua, la intervención divina en la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto. La segunda Pascua, a intervención divina en la liberación de la humanidad de la esclavitud del pecado.

En ambos casos nos encontramos con situaciones análogas:

1.- El liberado no tenía posibilidades de alcanzar la libertad por sí mismo. La intervención divina era indispensable, solo a través de la acción de Dios podía haber libertad.

2.- Dios interviene en los acontecimientos movido por su amor, no porque fueran dignos de recibir la libertad sino como una manifestación de la naturaleza divina.

Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.(Romanos 5:6-8)

3.- La mayoría de los beneficiados no valoran positivamente la liberación.

4.- Solo por gracia se recibe el beneficio de la salvación.

5.- Ambas liberaciones exigieron el derramamiento de sangre que protegió a los que se colocaron detrás de ella.

Cuando Jesús iba a ser sacrificado como cordero Pascual para la humanidad instituyó un símbolo de recuerdo y reafirmación del motivo de la salvación y ordenó a sus discípulos que lo reeditaran cada vez que lo hicieran en memoria de su sacrificio. Lo conocemos como la santa cena o comunión, en el que nos encontramos con dos elementos que son el pan y el vino.

El pan es un pan especial, un pan sin levadura que simboliza tanto a la Palabra de Dios, que debe de sin añadiduras como al propio Señor, el cordero sin mancha,

Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: En el diez de este mes tómese cada uno un cordero según las familias de los padres, un cordero por familia.Mas si la familia fuere tan pequeña que no baste para comer el cordero, entonces él y su vecino inmediato a su casa tomarán uno según el número de las personas; conforme al comer de cada hombre, haréis la cuenta sobre el cordero.El animal será sin defecto, macho de un año; lo tomaréis de las ovejas o de las cabras.(Éxodo 12:3-5)

Cuando alguien toma del pan, está reconociendo que la Palabra de Dios es verdad y que Jesús es el Señor de su vida.

El otro elemento es el vino, el vino simboliza a la sangre de Cristo derramada en la cruz como pago por nuestros pecados, el vino es un elemento vivo que es mostrado en la biblia como agente desinfectante y que limpia y vivifica

¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?(Hebreos 9:14)

Cuando tomamos del vino, estamos reconociendo primeramente que por nosotros somos incapaces de presentarnos limpios delante de Dios y que el sacrificio de Jesús fue suficiente para limpiar todos nuestros pecados, dándonos entrada en la presencia de Dios santificados.

“Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura,de sinceridad y de verdad.” (1ª Corintios 5:8)

Celebremos por tanto la Pascua, no solo en las fechas del calendario sino cada día de nuestra vida si realmente hemos reconocido nuestra incapacidad y la suficiencia del Señor y su sacrificio.

Amen

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

TEMPLANZA

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Los tiempos de graves dificultades son especialmente propicios para las reacciones inadecuadas, con relación a lo que debería ser una conducta centrada, equilibrada.

Pensaba esto tras leer a varias personas opinando sobre la plaga que nos azota y la desmesura de sus expresiones. Este es el tiempo en el que los que nos llamamos hijos de Dios debemos ser especialmente prudentes.

A nadie escapa que las circunstancias son graves, las presentes y las futuras. Sería una frivolidad pensar que una vez que se vaya produciendo el abandono de las normas que nos mantenían separados, todo volverá a la normalidad.

E incluso es necesario pensar en lo que algunos falsos profetas proclaman que a los creyentes nada nos pasará.  Esta es otra forma de tremendismo, porque naturalmente que tendremos que lamentar pérdidas, muy dolorosas.

Por eso debemos de tener templanza, que comienza por la firme convicción de que el Eterno está en el control de todo y de todos. Y con esa serenidad de Espíritu, ser un bálsamo para quienes viven agitados, con miedo y casi sin esperanzas.

La templanza nos acerca al Amor de Jesús y a su cuidado por los más débiles. 

Gálatas 5:22
 ES – Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad,
fe,mansedumbre, templanza.

PT –
 Mas o fruto do Espírito é: amor, gozo, paz, longanimidade, benignidade, bondade, fé, mansidão, temperança.

 

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com