El hombre en crisis…?

Blog del TIEMPO

Hay quienes malignamente plantean que la formulación originaria del hombre, está cambiando llevando a una crisis a lo Creado por Dios.

Es serio este planteamiento?

Indudablemente NO, pero las circunstancias permiten que haya quienes acepten la idea de que el Eterno ha sido superado por la propia sociedad que ÉL mismo ha formado.

Este temerario argumento es el que se utiliza para hablar que por fin la civilización mundana ha conseguido encontrar la fórmula para vivir de otra manera, admitiendo otros valores que cambian el original macho-hembra, hombre-mujer.

Resulta evidente que este es otro de los argumentos que lleva a la sociedad a la autodestrucción, al pensar que es libre para cambiar lo que el Creador estableció como perfecto desde que insufló el aliento de vida al primer hombre.

En estos tiempos del fin que comenzamos a vivir, es casi obligatorio que surjan estos pensamientos, porque no hacen otra cosa que confirmar que efectivamente estamos en el período en el que el mal parece prevalecer sobre el Bien.

Solo que el final está próximo para el cumplimiento del Plan de Dios y su Reino será establecido junto con su Justicia.

Diego Acosta

 

Solo lo agradable

DEVOCIONAL

Uno de mis recuerdos más lejanos sobre los predicadores, me llevan a tener presente una actitud, que puede llegar a causar mucho daño entre los recién iniciados en la fe.

 Y no es otra cosa que la mirada selectiva a la Palabra de Dios, para leer siempre aquellos pasajes que resultan agradables, que hablan de promesas y que alegran el corazón.

Pero, olvidando que la Biblia en su totalidad refleja el pensamiento del Eterno y que no podemos ni debemos elegir aquello que nos es grato ignorando todo lo demás.

Precisamente por eso la frustración que se produce en muchos jóvenes, es advertir que todo lo que se les enseña sobre Jesús, en el fondo tiene una importante carga de responsabilidad.

Para decirlo coloquialmente: El gratis total con el que nos ilusiona y engaña el mundo, no existe. Mi fidelidad exige conocimiento, obediencia y también cumplimiento de lo que se nos manda.

Deuteronomio 29:29
Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios;
mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre,
para que cumplamos todas las palabras de esta ley.

Deuteronômio 29:29
As coisas encobertas são para o Senhor, nosso Deus;
porém as reveladas são para nós e para nossos filhos, para sempre,
para cumprirmos todas as palavras desta lei.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

El Dios Proveedor – La Creación – 655

El Eterno cuando creó todo lo que vemos y lo que no vemos
también tuvo especial cuidado en darnos la Provisión
para que podamos disfrutar de su Misericordia.
Los alimentos que no llegan a los niños y a los débiles
deben ser reclamados a los propios hombres y no a Dios.
LA CREACIÓN

Palabras de vida o muerte

Cuando bendecimos damos vida
y cuando maldecimos damos muerte,

este es el gran valor de las palabras
que salen de nuestra boca

que son el reflejo de lo que tenemos en el corazón.
Seamos sabios con el don que Dios nos concedió
para que sea siempre de bendición.
Diego Acosta – MENSAJE DOMINICAL

Rigor científico…?

ANTIVIRUS

Constantemente los especialistas en cuestiones espaciales, nos sorprenden con sus revelaciones, que por nuestra falta de memoria, no advertimos que luego las contradicen.

En otras ocasiones nos hablan de dimensiones tan gigantescas, que las magnitudes escapan por completo a nuestra capacidad para imaginarlas, pues suponen una cantidad de ceros a la derecha que muchos no sabríamos ni expresarlas.

Es admirable la capacidad de los científicos para afirmar y desmentir supuestos descubrimientos, que luego quedan en la mayoría de los casos como interrogantes de difíciles comprobaciones.

Deberíamos aprender de los científicos, en esa capacidad de reflejar lo poco que saben sobre algunos temas y también su interés por desmentir sus afirmaciones erradas

Este ejercicio constante de afirmar-negar,  si lo aplicáramos a nuestra vida cotidiana, nos haría menos esclavos de nuestras propias palabras. Y podríamos evidenciar con nuestros hechos que la Única Verdad es la del Eterno. Y el Único que sabe todas las cosas…

Diego Acosta