LOS MANSOS

LOS MANSOS

El Hijo del Hombre profundiza en su discurso acerca del sentido de las bienaventuranzas.

MATEO 5:5 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Este versículo debe entenderse desde el cumplimiento de la promesa de la entrega a los israelíes de la Tierra de Canaán.

Y el Príncipe de Paz, deja establecido quienes la recibirán: los mansos. En otras traducciones el término mansos, está englobado en el concepto de humildes.

En la versión en portugués se utiliza la palabra humildes en lugar de manso. Pero en donde es más elocuente el concepto es en inglés.

Se utiliza el verbo meek que tiene varias traducciones, entre ellas la de manso y que también puede interpretarse como pacífico, gentil, blando, amable, dócil, sumiso, resignado.

La promesa de Dios de entregar la Tierra de Canaán a los humildes, a los mansos, la podemos encontrar en el Salmo 37:11 Pero los mansos heredarán la tierra, y se recrearán con abundancia de paz.

Esencialmente la palabra humilde siguiendo la interpretación del término original en griego transmite la idea de defender la Justicia con paciencia y sin amargura.

Diego Acosta

 

 

LOS ERRORES

DEVOCIONAL

Ante un grupo de amigos declaré muy enfáticamente que era un especialista en errores. Pero para mi sorpresa, esta afirmación provocó risas y comentarios subidos de tono.

Luego pensando en lo que había ocurrido me pregunté: cuáles serían las razones por las que mis amigos creyeron que era una broma, lo de mi condición de especialista en errores?

Como respuesta se me ocurrió que nadie acepta haber cometido errores y mecho menos, ser un especialista en esta materia, porque estaría revelando que los desaciertos habían sido muchos.

Cosa que al final, admití que era así. Pero fui rescatado de esa vida, por la Gracia del Señor que me llevó a arrepentirme de mis pecados a ser perdonado y a reconocerlo como mi Salvador.

Creo entonces que es totalmente real, que luego del bautismo en Cristo, somos hombres y mujeres nuevos. Las consecuencias de los errores, las seguimos padeciendo, pero ya no son una carga y mucho menos para decir que era un especialista.

Salmo 19:12
¿Quién podrá entender sus propios errores?
Líbrame de los que me son ocultos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

LLANTO Y CONSUELO

LA CONSOLACIÓN

El Mesías continúa con el Sermón y sigue ampliando el concepto de las Bienaventuranzas.

MATEO 5:4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Jesús centra su mensaje en una cuestión estrictamente personal, al aludir a los que lloran. Que no son otros que los lamentan su vida de pecado, provocando la tristeza piadosa que lleva al arrepentimiento genuino que finalmente lleva a la Salvación.

Son ellos los que recibirán consolación que no es otra cosa que el Perdón de los pecados y el cumplimiento de la promesa de la Salvación.

En el Antiguo Testamento podemos encontrar esta cuestión del dolor y de la consolación que solo pueden venir de lo Alto.

Recordamos:
Salmo 126:5-6 Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.
Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla;
Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.

Isaías 61:2-3 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados, a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

La enorme riqueza espiritual del primer discurso del Príncipe de Paz, tiene especial relevancia en las otras bienaventuranzas.

Diego Acosta

AMOR ETERNO

Los hombres olvidamos muy fácilmente
el privilegio que tenemos de clamar a Dios
en la necesidad, en la angustia, en la desesperanza.
Seamos agradecidos y brindemos al Prójimo
el mismo Amor que recibimos.
Diego Acosta – MENSAJE

SABER ESCUCHAR

Jesús repitió en varias ocasiones:
el que quiera oír…oiga.
Una enseñanza que debemos atesorar
como algo esencial en nuestras vidas,
razón por la que debemos aprender a escuchar.
Diego Acosta – MENSAJE

EL CÍRCULO DE DAVID

DEVOCIONAL

Observando con detenimiento la vida de David, podríamos imaginarnos que fue un círculo en el que hubo grandes momentos y otros más que difíciles.

En ese círculo imaginario podemos ubicar los triunfos y las alegrías en la parte superior y las angustias y derrotas en la inferior. Esto respondería a la lógica más elemental.

Pero, en todo esto hay algo esencial, que tal vez se pierda de vista por plantearnos situaciones que destacan de manera notable la vida de quién fuera Rey de Israel.

Y lo esencial es que debemos advertir que en todo círculo hay un centro y en ese centro del rey, siempre, en cualquier circunstancia estuvo Jehová.

El Dios al que David clamó, agradeció y también preguntó, si lo había abandonado. Estas circunstancias tanto se parecen a nuestra propia vida, que deberíamos recordarlo continuamente.

No para quejarnos o alegrarnos de las distintas partes del círculo, sino para recordar que el centro de nuestra vida, siempre lo debe ocupar Dios.

Salmo 51:8
Hazme oír gozo y alegría,
y se recrearán los huesos que has abatido.

Diego Acosta / Neide Ferreira

OJOS PARA VER

DEVOCIONAL

Es realmente difícil ver algunas realidades y mucho más cuando lo que tenemos que ver está relacionado con nuestra vida.

La dificultad está centrada en nuestro deseo de evitar aquello que no nos gusta, nos perturba o nos perjudica. Entonces ponemos en práctica el sencillo y equivocado método de no mirar…

Sin embargo no hay método lo suficientemente eficaz, como para no ver la Obra de Dios en nuestra vida o todo lo que puede hacer Todopoderoso en nuestra existencia.

Tal vez lo podamos ignorar por algún tiempo o distraernos en otras cuestiones, pero siempre será más importante lo que está relacionado con el Eterno.

Esto me decía a propósito de determinadas situaciones que me molestan y que francamente me alteran, cuando las contrasto con lo que tengo la certeza que el Eterno tiene para mi vida.

De allí que recuerdo que tenemos los ojos para ver y no para cerrarlos o para dirigirlos en la dirección equivocada. El Poder del Altísimo siempre será superior a cualquier intento humano de ignorarlo.

Salmo 111:2
Grandes son las obras de Jehová,
Buscadas de todos los que las quieren.

Diego Acosta / Neide Ferreira

ESCUCHAR A DIOS

En estos tiempos tormentosos que vivimos
resulta una excelente idea
que recojamos las velas de nuestras barcas imaginarias
y nos refugiemos en el puerto del Todopoderoso
para en esa quietud escuchar su Voz!

Diego Acosta – MENSAJE

EL DIABLO ES DERROTADO

La astucia del diablo, lo llevó a ofrecerle al Hijo del Hombre lo que le pertenecía y por derecho propio en su condición de Dios: La Creación.

MATEO 4:10 Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. El diablo fue identificado de manera explícita al llamarlo por su nombre, Satanás que significa acusador o adversario. Y su perverso argumento quedó desbaratado por Jesús, una vez más utilizando el Antiguo Testamento: Deuteronomio 6:13 A Jehová tu Dios temerás, y a él solo servirás, y por su nombre jurarás.

La alusión a lo vivido por los judíos es evidente, pues fueron llevados al desierto para ser probados, al igual que Jesús. Pero ÉL resultó aprobado en todos los aspectos de estas duras circunstancias, mientras que los judíos no lo consiguieron.

MATEO 4:11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían. Jesús como Hombre había derrotado al diablo y a sus tentaciones y como Dios que era, fue servido por los ángeles. Quedaba cumplido lo declarado en el Salmo 91:11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos.

El propósito de Dios con relación al Ungido se había cumplido a en el tiempo perfecto.

A continuación se revela en el Evangelio de Mateo el comienzo del Ministerio Terrenal de Jesús, para cumplir con el Plan de Salvación de los hombres dispuesto por el Padre, tras el pecado de Adán y Eva.

Diego Acosta

TEMOR Y TEMBLOR

Honrar la Majestad del Señor
os acerca al Trono de la Gloria
y al Reino de los Cielos
al ser considerados sus hijos
y recibir la Promesa de la Vida Eterna.
Diego Acosta – MENSAJE