LA GUERRA DE YOM KIPPUR

HACIENDO MEMORIA

Mientras Israel conmemoraba su día más sagrado, el Yom Kippur o el Día de la Expiación, dos países árabes lanzaron coordinadamente un ataque que significó la última guerra de la región.

Siria en el norte, en los Altos del Golan y Egipto, en el sur en el desierto de Sinaí, atacaron las posiciones israelíes, que debieron ser reorganizadas, puesto que se desoyeron las advertencias de un ataque a gran escala.

Los combates tuvieron éxitos iniciales para los árabes, pero con el correr de los días, los israelíes consiguieron equilibrar la situación, hasta que la intervención de las Naciones Unidas, logró un alto del fuego.

Quedaron en evidencia varias cuestiones, aunque la más importante de todas resultaría ser que la superioridad de las fuerzas de Israel, no prevaleció durante el transcurso de la confrontación.

Lo cierto es que el estado judío, consiguió al término de los combates, mantener las posiciones logradas en la guerra de 1967 y también el pleno control de Jerusalén.

La guerra de Yom Kippur, se prolongó hasta el 25 de Octubre de 1973 y sus consecuencias, se prolongan hasta nuestros días.

Diego Acosta

EL DÍA DE JERUSALÉN

LA OTRA HISTORIA

Durante la Guerra de los Seis Días, que libraron Egipto, Siria y Jordania contra Israel, en 1967 se produjeron varios hechos especialmente significativos.

Uno de ellos se verificó en el frente central, cuando las tropas israelíes al mando del general Mordechal Gur, ingresó a la Ciudad Vieja de Jerusalén.

Previamente las fuerzas jordanas que la controlaban, lanzaron un ataque sobre el sector israelí de la ciudad, afectando varios edificios.

Con el avance de la guerra las tropas paracaidistas de Israel, se prepararon para lanzar el ataque final sobre la Ciudad Vieja de Jerusalén, controlando e Monte del Templo o la explanada de las mezquitas, como la denominan los árabes.

Con este ataque se consolidó el control por parte de Israel de toda la Ciudad Santa, históricamente ligada a Israel desde los lejanos tiempos del Rey David.

La Guerra que constituyó una importante victoria para el estado judío, significó para los árabes el Día de Nakba o el Día del Retroceso, ya que cientos de palestinos debieron dejar el territorio en el que vivían.

Jerusalén vive hora de gran tensión, por los reclamos de los palestinos.

Diego Acosta

SOMOS RACISTAS…?

ANTIVIRUS

Pareciera que el racismo fuera uno de los grandes problemas de nuestro tiempo y los hechos que lo demuestran se multiplican constantemente.

Esto es parcialmente cierto. El racismo es un problema de la sociedad mundana de esta época y también del pasado, como lo demuestran las referencias bíblicas.

El propio Jehová dejó su mensaje en el Libro de Levítico:
Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros,
y lo amarás como a ti mismo;
porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto.
Yo Jehová vuestro Dios.

La necesidad de recordar este Mandato, queda reflejada en el pensamiento de hacer un acto de profunda sinceridad, con relación al racismo.

Quién puede afirmar que no es racista?

Ya no solamente hablando de las personas del mundo, sino de aquellos que nos llamamos hijos de Dios y por eso es vital hacer Memoria de lo que expresó Jehová.

Mal haríamos en sentirnos excluidos como parte del problema,  porque quién lo haga, estaría cayendo en un triple error: estaría intentando engañar al Eterno, al Prójimo y tan grave como eso, se estaría engañando a sí mismo.

Diego Acosta

La sobrenatural Guerra de Yom Kippur

Blog del TIEMPO

Hace 47 años, el 6 de octubre, cuando Israel recordaba el Yom Kippur o Día del Perdón, Siria y Egipto atacaron desde dos frentes iniciando la cuarta guerra desde la creación del Estado judío.

Los sirios atacaron los Altos del Golan, que estaban en poder de Israel desde la Guerra del 67 y los egipcios iniciaron las operaciones armadas cruzando el Canal de Suez tomando posiciones en el desierto de Sinaí.

Los primeros cuatro días de combates fueron favorables a las fuerzas árabes, porque Israel comenzó su contra ofensiva a partir del día 10, en tanto que Estados Unidos apoyaba a su aliado y los rusos a sirios y egipcios.

Se ha comentado que esta guerra significó el fin del criterio de la invencibilidad de los israelíes. Sin embargo hay un aspecto que debe ser destacado, por su histórica comprobación.

Durante los combates se produjeron varios hechos que fueron sobrenaturales, aunque resulte sorprendente o fuera de lugar esta afirmación.

Si las fuerzas de Israel perdieron su condición de imbatibles, no es menos cierto que el Dios de Israel guardó a su pueblo y especialmente a sus combatientes.

Existen documentos irrefutables que prueban esta afirmación. Aún en la guerra, el Eterno cuida de los suyos.

Diego Acosta

Acuerdo Israel – Emiratos Árabes

 

Blog del TIEMPO

Oficialmente se confirmó el nivel de relaciones que mantenían los dos estados. Ahora Israel y los Emiratos Árabes, mantendrán relaciones diplomáticas al más alto nivel.

Las consecuencias del Acuerdo.

Israel, según su primer ministro, ha postergado la anexión parcial de Galilea y Samaria, también denominada Cisjordania, que era una potencial fuente de conflicto con el mundo árabe.

Los colonos establecidos en la región, han hecho oír su protesta al sentirse traicionados por la no aplicación de la medida, que les había sido prometida por Benjamin Netanyahu.

La decisión de normalizar relaciones con Israel por el Emirato, ha provocado reacciones contrarias entre los palestinos y también por Hamás, la banda terrorista que controla la franja de Gaza.

Este acuerdo basado en la propuesta del presidente Trump, no hace mención a la posibilidad de la existencia de los dos estados, que en el caso palestino hubiera ocupado parte de los territorios dominados por los israelíes desde la guerra de 1967.

Este acuerdo es el tercero que suscribe Israel con países árabes. Antes lo había hecho con Egipto en 1979 y con el reino de Jordania en 1994.

En el mundo musulmán el establecimiento de relaciones diplomáticas, representa un serio obstáculo para los chiitas que inspirados por Irán combaten en Siria y afectan la frontera con Israel, a través de sus seguidores Hezbolá.

Los sunitas son los que se identifican con los descendientes del profeta Mahoma y su nombre deriva de la expresión Ahl al-Sunna, representan a alrededor del 90 por ciento de los musulmanes en el mundo.

En tanto que los chiitas, minoría dentro de los árabes son los seguidores de Alí el yerno de Mahoma y mantienen desde la muerte del profeta un largo y sangriento contencioso con sus oponentes.

Una vasta región del mundo será afectada por este acuerdo.

Diego Acosta