El desengaño del nuevo convertido

DEVOCIONAL

Leyendo mensajes, reparé en uno de ellos, que más o menos venía a decir que se había llevado una gran sorpresa en su condición de nuevo seguidor de Jesús.

Y esa sorpresa no era otra, que el sufrimiento que afrontó desde que se convirtió…cuando pensaba que todo iba a ser mejor y viviría alegremente.

Confieso que me sorprendió el argumento, porque me pareció evidente que esta persona no había sido preparada para ser un nuevo hombre.

Nunca se puede enseñar que en la nueva vida, todo será alegría y que los problemas serán cosas del pasado. Por el contrario, al nacer de nuevo tenemos la capacidad de confrontar todo lo que hacemos con la Palabra del Hijo del Hombre.

Muchas veces crecer significa sufrir, porque duele desprenderse del pasado. Y ahí se originan los primeros conflictos, porque lo que antes era bueno, pasaba a ser malo, porque vivíamos sin normas y pasábamos a tenerlas.

Debemos saber que lo bueno sí vendrá, y como resultado del Plan que el Señor tenga para nosotros!

Juan 3:6-7
Lo que es nacido de la carne, carne es;
y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.
 
No te maravilles de que te dije:
Os es necesario nacer de nuevo.

João 3:6-7
O que é nascido da carne é carne,
e o que é nascido do Espírito é espírito.

Não te maravilhes de te ter dito:
Necessário vos é nascer de novo.

Diego Acosta / Neide Ferreira

Fue encontrada Bethsaida?

La población en cuyo entorno se verificaron
importantes episodios

relacionados con el Ministerio Terrenal de Jesús,
habría sido hallada en la región del Golan interior.
Las dudas surgen por la distancia hasta el Mar de Galilea
que se justificaría por su decrecimiento por la falta de agua.
Diego Acosta – ARQUEOLOGÍA BÍBLICA

INQUIETANTES

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Estuve escuchando con suma atención las reflexiones que dos amigas hacían con relación a los tiempos que vivimos y francamente me quedé preocupado.

Más que por el tema, por ellas, porque estaban bajo la presión que origina el tratar de saber lo que ocurre y haciendo conjeturas sobre el sentido que tienen los acontecimientos.

En ese sentido siempre he llamado peste a lo que está pasando, porque es lo que enseñó Jesús en el Evangelio de Mateo. Habló de pestes, en forma concreta aludiendo al problema que nos preocupa.

Por esa sencilla razón todo lo que está relacionado con el virus que nos azota, para mí forma parte de lo que el Hijo del Hombre mostró a Juan en la Revelación.

Por esto creo que no debemos permitir que la inquietud nos domine. Todo lo contrario: Debemos vivir bajo la certeza de que todo está bajo el Control del Eterno y todo ya nos ha sido revelado por el Mesías.

Mateo 24:7
Porque se levantará nación contra nación,
y reino contra reino;
y habrá pestes, y hambres,
y terremotos en diferentes lugares.

Mateus 24:7
Porquanto se levantará nação contra nação,
e reino contra reino,
e haverá fomes, e pestes,
e terremotos, em vários lugares.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SACUDIR

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

Cuando la complejidad de los acontecimientos se torna más que preocupante, es también el tiempo en el que podemos percibir cuestiones que de otra manera pasarían desapercibidas.

Una de ellas, es la percepción que he tenido acerca de que Dios está sacudiendo el árbol del mundo!

De esta manera podemos ver como caen muchos frutos, que serán la comida de las aves y también de los otros seres habitantes de los jardines y huertas.

Pero habrá otros frutos que no caerán porque precisan de la savia de la vida que solo se recibe cuando se está ligado al árbol, de manera tan profunda que ni las sacudidas más severas pueden terminar.

Pensaba que así debe ser mi relación con el Eterno!

Tan intensa y profunda, que ni las sacudidas más fuertes me puedan apartar de ÉL, fuente de mi vida, razón de mi existencia y motivo de mi fe. Solo puedo esperar que siendo fruto, sirva para ser alimento de vida para el prójimo.

Juan 15:4
Permaneced en mí, y yo en vosotros.
Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid,
así tampoco vosotros,
si no permanecéis en mí.

João 15:4
Estai em mim, e eu, em vós;
como a vara de si mesma não pode dar fruto, se não estiver na videira,
assim também vós,
se não estiverdes em mim.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ASÍ SOMOS…!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< DEVOCIONAL

A lo largo de los tiempos las sociedades exhibieron lo que verdaderamente eran, cuando llegaron las grandes dificultades, las experiencias que marcarían rotundamente la historia.

Esto es lo mismo que nos está ocurriendo en los difíciles momentos que vivimos. Nos diferenciamos de otros hombres y de otras mujeres? NO.

Somos iguales en todo aquello que nos pueda distinguir, por contradictorio que resulte. Jesús vino a plantear a los hombres un dramático cambio de conducta.

ÉL vino a proclamar el Amor al prójimo, el Amor al enemigo!

Este mensaje resultó tan impactante como lo pueden ser las catástrofes naturales o las plagas!

Y en estos tiempos también nos mostramos como somos. Así como una parte de la sociedad no aceptó a Jesús en su Ministerio terrenal, tampoco lo estamos aceptando en medio de la angustia y el miedo.

Y cada uno a su manera, nos mostramos como somos. Algunos fieles al Mandato del Hijo del Hombre de amar y cuidar al prójimo o ruines y miserables en la conducta insolidaria o en el penoso sálvese quien pueda.

1 Juan 2:8
Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo,
que es verdadero en él y en vosotros,
porque las tinieblas van pasando,
y la luz verdadera ya alumbra.

1 João 2:8
Outra vez vos escrevo um mandamento novo,
que é verdadeiro nele e em vós;
porque vão passando as trevas,
e já a verdadeira luz alumia.

 

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LA CONFESIÓN-3

ESTUDIO
BÍBLICO

Uno de los problemas principales de la confesión, es cómo y a quién hemos de confesar.

Santiago 5:16.

16Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados.

La Biblia nos habla de confesar al ofendido, por tanto si hemos ofendido a alguien debemos ir y reconocer nuestra falta delante de él. Siempre que ofendemos a alguien, también lo estamos haciendo con Dios.

Mateo 5:23-24.

23Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Para presentarte delante de Dios, debes de arreglar las cosas pendientes que tienes con tus cercanos. A veces queremos mostrarnos espirituales ante los demás y no hacemos lo que demostrará que realmente somos espirituales, estar en paz con todos.

1ª Juan 4:20-21.

20Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.

No podemos dejar correr nuestros pleitos con los hermanos y escudarnos en que amamos a Dios porque la Palabra dice claramente que entonces estamos mintiendo. Si tenemos cosas pendientes con nuestros semejantes las tendremos con el Señor.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com

 

 

LA CONFESIÓN-1

ESTUDIO BÍBLICO

1ª Juan 1:8-9.

8Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

La Palabra nos habla que para recibir el perdón de los pecados hay dos pasos importantes a dar, primero reconocerlos y segundo confesarlos.

Mateo 3:5-6.

5Y salía a él Jerusalén, y toda Judea, y toda la provincia de alrededor del Jordán, 6y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecados.

Ante la predicación de Juan el Bautista muchos fueron movidos por Dios a prepararse para la venida del Mesías, ellos confesaban sus pecados antes de bautizarse.

Hechos 19:17-18.

17Y esto fue notorio a todos los que habitaban en Éfeso, así judíos como griegos; y tuvieron temor todos ellos, y era magnificado el nombre del Señor Jesús. 18Y muchos de los que habían creído venían, confesando y dando cuenta de sus hechos.

En Éfeso, al ver la diferencia de tener al Señor o no en las vidas, muchos tomaron una actitud correcta delante de Dios y empezaron a confesar sus pecados.

Daniel 9:20-21.

20Aún estaba hablando y orando, y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios por el monte santo de mi Dios; 21aún estaba hablando en oración, cuando el varón Gabriel, a quien había visto en la visión al principio, volando con presteza, vino a mí como a la hora del sacrificio de la tarde.

Pr. Ramón Ubillos

www.septimomilenio.com