DECAPITACIÓN MUSULMANA

LA OTRA HISTORIA

Se cumple el primer aniversario de la brutal muerte por decapitación de un profesor francés, que había mostrado a sus alumnos imágenes sobre Mahoma.

Francia se debate ahora en torno a la mejor forma de honrar la memoria de Samuel Paty, alevosamente asesinado a la salida del colegio donde enseñaba.

El paso del tiempo permite entrar en los detalles del episodio y llegar entre otras conclusiones, a la penosa comprobación de que algunos de los alumnos denunciaron directa o indirectamente al profesor luego de mostrar las imágenes de Mahoma.

Esa miserable forma de denuncia, a cambio de dinero, involucró a quién sería el encargado de utilizar un cuchillo para decapitar al profesor cuyo error fue hablar de Mahoma.

Lo cierto es que en el nombre de Alá, otra vez la muerte por decapitación enlutó a una sociedad y preocupó a todo el mundo. Percibir al islamismo en su verdadera génesis es una responsabilidad colectiva.

Diego Acosta

 

MENOS NIÑOS Y MÁS VIEJOS

BLOG del TIEMPO

Un informe señala que en el año 2.100 la población mundial se habrá estabilizado en torno a las 8 o 9 mil millones de personas.

Esto significaría que habrá necesariamente menos niños, puesto que la tasa de natalidad de algunos de los países más poblados, alcanzará los niveles actuales de Japón.

También indica el informe que habrá un aumento considerable de las personas mayores, lo que provocará tensiones como las que ya existen, en los sistemas de jubilaciones y pensiones.

Hay otro dato sorprendente en esta proyección de la población mundial: Si se confirman, habrá menos cerebros pensantes en las soluciones que demandará la especie humana.

Y este punto es el que más se acentúa, en cuanto a la gravedad de los hechos posibles con relación a las personas que vivirán en torno al año 2.100.

Todo sin contar, que estamos hablando de los seres humanos y no de la Voluntad Soberana, de quién nos ha Creado.

Diego Acosta

DÍA DEL PERDÓN

BLOG del TIEMPO

Con el anochecer comienza el día más sagrado del calendario hebreo: El Día del Perdón, la jornada durante la cual el Eterno pone fin al juzgamiento de la humanidad y sella su dictamen, preferentemente en el Libro de la Vida.

Los judíos de todo el mundo conmemoran este acontecimiento que tiene al ayuno como protagonista, el único decretado en la Torá, desde hace alrededor de 3.300 años.

Es el día del arrepentimiento por las malas acciones y el tiempo en el que se busca poner fin a los hechos que deben ser perdonados y se busca la reparación por los daños cometidos.

La reconciliación es una cuestión interior, que permitirá que en el futuro no se vuelvan a repetir los mismos errores y lograr que se recuperen los mejores valores de cada uno.

De allí que se hable arrepentimiento, perdón y reconciliación.

Es el día en el que se sugiere que toda persona debe mirar a lo largo de su vida en cinco direcciones:
-Hacia Adelante, para saber a donde se dirige,
-Hacia Atrás, para recordar de donde se viene,
-Hacia Abajo, para no pisar a nadie,
-Hacia los Costados, para saber quién lo acompaña en los tiempos  difíciles,
-Hacia Arriba, para saber que siempre hay alguien que lo está cuidando.

Diego Acosta

 

 

ISRAEL: 5782

BLOG del TIEMPO

Cuando se eleva el sonido del shofar, el instrumento realizado a partir del cuerno de un animal, los judíos de todo el mundo comienzan a celebrar un Nuevo Año.

Se conmemora en este día la Creación del mundo y también la Creación del hombre, en una celebración que tiene el nombre de Rosh Hashaná.

La celebración comienza con la salida de las primeras estrellas del 6 de septiembre que se corresponde con el mes Tishrei y se prolonga hasta el día 8.

Estos son los indicados para que cada judío haga un balance espiritual, un examen de conciencia sobre las acciones del año que ha terminado y piden perdón al Eterno y a los semejantes agraviados.

El sonido del shofar que se escucha en el inicio del Nuevo Año, es una invitación para que los hombres despierten sus conciencias y se arrepientan de sus malos hechos y se vuelvan hacia el Todopoderoso.

El Pueblo de Dios comienza a vivir el año 5782.

Diego Acosta