EL MEJOR REGALO

DEVOCIONAL

No recuerdo el nombre de quién me contaba que cuando comenzó a frecuentar una congregación, lo primero que le hicieron fue regalarle una Biblia.

Esta persona decía que al principio no sabía ni por dónde empezar, pero que un hermano con mucha paciencia le fue mostrando las maravillas que tiene la Palaba de Dios.

Y esta señora decía que poco a poco se fue adentrando en la riqueza infinita del Texto y empezó a darse cuenta, todo lo vana que había sido su vida pasada.

Comenzó a apreciar los errores que había cometido y cuánta necesidad tenía de que sus pecados les fueran perdonados por el Hijo del Hombre.

Esa proximidad con Jesús le fue abriendo la mente para vislumbrar la infinita Majestad del Padre y también la Gracia inmerecida que había tenido en su vida de conocer a su Salvador.

Y todo comenzó por aquel regalo de una Biblia, que alguien puso en sus manos.

Deuteronomio 9:10
y me dio Jehová las dos tablas de piedra
escritas con el dedo de Dios;
y en ellas estaba escrito según todas las palabras
que os habló Jehová en el monte,
de en medio del fuego, el día de la asamblea.

Diego Acosta / Neide Ferreira

LO ESCUCHARÍAMOS…?

BLOG del TIEMPO

Mirando con atención la imagen de un anciano de 95 años, surgen varias cuestiones que tienen que ver con nosotros y no con él.

El anciano sigue predicando en Uganda, con una Biblia gastada el tiempo, pero adquiriendo un valor muy especial en sus manos.

Y no es porque alguien le pueda otorgar más valor a la Palabra de Dios, sino porque este hombre en su tremenda humildad, empequeñece a quienes solo somos militantes de la vana-gloria.

Y en este punto, nos preguntamos escucharíamos a este predicador?

Salvando las diferencias culturales, lo escucharíamos?

O tal vez antes se nos pasara por la cabeza la posibilidad de vestirlo, adecentarlo según nuestro modelo de decencia y de hacerlo creíble según nuestros parámetros.

Ante la visión de la imagen, resulta patético nuestro esfuerzo por comprender que este anciano está haciendo lo más importante que se pueda hacer en la vida: Cumplir con lo que nos mandó Jesús.

Llevar el Evangelio a todos los confines! Que Dios bendiga a este siervo ejemplar!

Diego Acosta

Foto: Carlos Corbelini

OBRAS DE REBELDÍA

DEVOCIONAL

Un amado maestro me enseñó que la Biblia, era la inspiración de Dios desde el primer versículo de Génesis hasta el último de Apocalipsis y por tanto estaba obligado a leerla completa.

En realidad me estaba diciendo que tenía que leer aquello que me gustaba y también lo que me confrontaba con mis propios hechos, la mayoría de los cuales estaban errados.

Y esto que es una Verdad para mí y para todos los creyentes, adquirió una especial relevancia cuando Jehová habló al pueblo de Jerusalén, que se había abandonado al culto de otros dioses en los huertos de los alrededores de la Ciudad Santa.

A través del profeta Isaías les advirtió que lo hacían eran actos de rebeldía y tanto ellos como autores y los propios huertos, como obras de sus manos arderían por el castigo de su maldad.

Esta advertencia está pendiente sobre mis obras y mi vida que están siendo juzgadas por mis rebeldías.

Isaías 1:31
Y el fuerte será como estopa,
y lo que hizo como centella;
y ambos serán encendidos juntamente,
y no habrá quien apague.

Diego Acosta / Neide Ferreira

LOS PROFETAS DEL NO

DEVOCIONAL

La Biblia a lo largo de los milenios ha sido la Guía para que los humanos vivamos respetando los derechos de los hombres y los Mandatos Divinos.

En cada tiempo las sociedades se aproximaron o se alejaron de la Palabra de Dios y las consecuencias quedaron marcadas en la historia.

En los tiempos que nos toca vivir podemos apreciar como el mal domina al mundo y a los hombres y como el egoísmo es la manifestación del  control maléfico.

Razón por la que podemos ver como los profetas del NO se convierten en los enemigos de los Mandatos del Eterno y de la propia sociedad cuyos derechos argumentan defender.

Nada hay más grave que la exaltación del egoísmo, cuando se pretenden privilegiar los derechos personales sobre los derechos y necesidades de la sociedad.

Estos falsos profetas, un día tendrán que afrontar el Juicio Supremo y ese día responderán por su egoísmo y su maldad. Nada quedará impune.

2 Pedro 2:1
Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo,
como habrá entre vosotros falsos maestros,
que introducirán encubiertamente herejías destructoras,
y aun negarán al Señor que los rescató,
atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina.

 

Diego Acosta / Neide Ferreira

LOS BUENOS Y LOS MALOS

DEVOCIONAL

En el Segundo Libro de Crónicas se revela como fueron los reyes y qué actitudes tuvieron delante de Jehová.

Algunos fueron buenos porque hicieron lo recto delante del Eterno y otros le desobedecieron y se desviaron hacia el mal y cometieron hechos que no fueron aprobados.

Leyendo la Biblia estuve pensando que ocurrirá cuando mis propios hechos sean confrontados en el Juicio y que se podrá decir de ellos y lo más importante: Seré aprobado o reprobado.

Creo que siempre tendremos una posibilidad de corregir los errores, pedir perdón por los pecados y buscar que la Misericordia de Dios venga poderosa sobre mi vida.

Grave sería que sabiendo esto, fuera capaz de perseverar en lo malo, de no arrepentirme y de no buscar el perdón por mis iniquidades. Algunos reyes según nos narra Crónicas, solo fueron capaces de ser fieles a los malos designios de sus corazones.

Corregir mientras tenga vida, me acercará a la Bendición del Final.

2 Crónicas 24:15-16
Mas Joiada envejeció, y murió lleno de días;
de ciento treinta años era cuando murió.

Y lo sepultaron en la ciudad de David con los reyes,
por cuanto había hecho bien con Israel,
y para con Dios, y con su casa.

Diego Acosta / Neide Ferreira

EL DESCONCIERTO

DEVOCIONAL

Estudiar la Biblia es un Mandato que debemos de cumplir cada día, porque nos aproxima a la Majestad del Dios de Israel.

Sin embargo más de una vez he leído y he vuelto a leer un determinado texto y me produce una sensación de desconcierto muy grande no poder entender lo que está ante mis ojos.

Por qué ocurre esto?

Es que la Palabra de Dios es confusa?

Como tengo claro que no  es confusa, entonces me pregunto que es lo que estoy haciendo mal. Y en su Misericordia el Altísimo siempre termina mostrando donde está mi error.

Sorprendentemente se produce cuando quiero ir más allá del Texto y sumergirne en teorías o interpretaciones, que se alejan por completo de lo que fué inspirado.

Me cuesta entender que nuestra lectura debe ser directa, sin buscar segundas intenciones, porque no las hay. NO hay intenciones de ocultar nada, sino por el contrario, revelarlo todo. Solo que cuando leo debo orar para que sea el Espíritu el que me guíe.

No mi pequeña mente humana, tan lejana de la Grandeza del Eterno!

Eclesiastés 12:13
El fin de todo el discurso oído es este:
Teme a Dios, y guarda sus mandamientos;
porque esto es el todo del hombre.

Eclesiastes 12:13
De tudo o que se tem ouvido, o fim é:
Teme a Deus e guarda os seus mandamentos;
porque este é o dever de todo homem.

Diego Acosta / Neide Ferreira