LOS BUENOS Y LOS MALOS

DEVOCIONAL

En el Segundo Libro de Crónicas se revela como fueron los reyes y qué actitudes tuvieron delante de Jehová.

Algunos fueron buenos porque hicieron lo recto delante del Eterno y otros le desobedecieron y se desviaron hacia el mal y cometieron hechos que no fueron aprobados.

Leyendo la Biblia estuve pensando que ocurrirá cuando mis propios hechos sean confrontados en el Juicio y que se podrá decir de ellos y lo más importante: Seré aprobado o reprobado.

Creo que siempre tendremos una posibilidad de corregir los errores, pedir perdón por los pecados y buscar que la Misericordia de Dios venga poderosa sobre mi vida.

Grave sería que sabiendo esto, fuera capaz de perseverar en lo malo, de no arrepentirme y de no buscar el perdón por mis iniquidades. Algunos reyes según nos narra Crónicas, solo fueron capaces de ser fieles a los malos designios de sus corazones.

Corregir mientras tenga vida, me acercará a la Bendición del Final.

2 Crónicas 24:15-16
Mas Joiada envejeció, y murió lleno de días;
de ciento treinta años era cuando murió.

Y lo sepultaron en la ciudad de David con los reyes,
por cuanto había hecho bien con Israel,
y para con Dios, y con su casa.

Diego Acosta / Neide Ferreira

EL DESCONCIERTO

DEVOCIONAL

Estudiar la Biblia es un Mandato que debemos de cumplir cada día, porque nos aproxima a la Majestad del Dios de Israel.

Sin embargo más de una vez he leído y he vuelto a leer un determinado texto y me produce una sensación de desconcierto muy grande no poder entender lo que está ante mis ojos.

Por qué ocurre esto?

Es que la Palabra de Dios es confusa?

Como tengo claro que no  es confusa, entonces me pregunto que es lo que estoy haciendo mal. Y en su Misericordia el Altísimo siempre termina mostrando donde está mi error.

Sorprendentemente se produce cuando quiero ir más allá del Texto y sumergirne en teorías o interpretaciones, que se alejan por completo de lo que fué inspirado.

Me cuesta entender que nuestra lectura debe ser directa, sin buscar segundas intenciones, porque no las hay. NO hay intenciones de ocultar nada, sino por el contrario, revelarlo todo. Solo que cuando leo debo orar para que sea el Espíritu el que me guíe.

No mi pequeña mente humana, tan lejana de la Grandeza del Eterno!

Eclesiastés 12:13
El fin de todo el discurso oído es este:
Teme a Dios, y guarda sus mandamientos;
porque esto es el todo del hombre.

Eclesiastes 12:13
De tudo o que se tem ouvido, o fim é:
Teme a Deus e guarda os seus mandamentos;
porque este é o dever de todo homem.

Diego Acosta / Neide Ferreira

TIEMPOS DE FALSOS PROFETAS

Tras meses de mal convivir con la peste,
comenzó a surgir en el ánimo de muchos
la confusión, el desánimo, el desaliento.
Si no se busca a Dios
lo único que se encontrará
falsas esperanzas.

Diego Acosta – BLOG del TIEMPO

CON MI CUERPO…

ANTIVIRUS

Con notable insistencia, hay mujeres que repiten una frase que se torna hasta ofensiva para lo femenino: Con mi cuerpo hago lo que quiero.

De tanto defender la cuestión del género se ha caído en el absurdo de hacer apología de precisamente, lo que sí se debería defender: que la mujer sea tratada como un objeto.

Afirmando que la mujer hace con su cuerpo lo que quiere o lo que le da la gana, no hace otra cosa que exaltar precisamente el injusto tratamiento que la sociedad hace del cuerpo femenino.

Decir que con mi cuerpo hago lo que quiero…es decir que la mujer solamente tiene cuerpo?

Como debe entenderse esta frase?

Muchas veces las aclaraciones resultan peor que los textos originales por lo que tendrán que tener mucho cuidado las defensoras del género, cuando formulen sus argumentaciones.

Mientas tanto nos aferramos a nuestra crencia: Dios no hace acepción de personas y leyendo la Biblia podremos aprender el respeto y la consideración que el Creador tiene de la mujer.

Diego Acosta

HACERSE RICOS…

ANTIVIRUS

Si la literatura parece despeñarse hacia el facilismo o la frivolidad, hay que añadir nuevos motivos de preocupación: la aparición de libros para hacerse rico.

Lo grave es que supuestas prestigiosas publicaciones se hacen eco de los textos, que son alabados más allá de lo razonable por lo que se convierten en sospechosas e intencionadas exhortaciones a su lectura.

Una vez más comprobamos como el dinero es el poderoso instrumento que mueve a la sociedad, hacia la necedad de creer que es la solución de todos los problemas.

La Biblia nos advierte, por el contrario que el principal motivo de los problemas humanos, porque al amar el dinero nos convertimos en sus esclavos porque nos llena el corazón de envidia, ambición, orgullo, avaricia.

El dinero ha provocado a lo largo de los tiempos las más ruines conductas de los hombres, que rinden culto en el altar de homenaje al dios mammon, el dios dinero.

No sumarse a su esclavitud, es una forma de Sabiduría superior, porque debemos aceptar lo que el Señor ha dispuesto para nuestras vidas. Porque con absoluta seguridad, será siempre mejor que el dinero.

Diego Acosta

ESTE ES EL TIEMPO DE DIOS

En el nuevo año seguimos sufriendo la peste
con confusión e incertidumbre,
y con el despertar de la Iglesia de Jesús
sin la burbuja y predicando el Evangelio.
El Prójimo está más cercano al igual que el Reino de Dios!
Diego Acosta – MENSAJE

DIOS Y BEETHOVEN…!

BLOG del TIEMPO

Al cumplirse 250 años del nacimiento de Ludwig von Beethoven, se comenta y se exalta su figura. El maestro Daniel Barenboim, recordó en un reportaje en el diario EL MUNDO de España, unos conceptos muy relevantes.

Dijo que el histórico fundador de la Filarmónica de Berlín, afirmó que según su opinión Bach representaba a la música lo que el Antiguo Testamento a la Biblia y que Beethoven era en ese contexto el Nuevo Testamento.

Sin poder hacer consideraciones técnicas o de conocimiento sobre estas cuestiones, sí podemos expresar lo que creemos con relación a estos genios insuperables de la música.

Tanto uno como otro representan lo que los dones y talentos que Dios concede, pueden obrar en la vida y en los hechos de las personas.

Si en el caso de Bach se reconoce su obra por servir de forma manifiesta a Dios, en el caso de Beethoven, se puede decir que sus obras reflejan la Grandeza del Creador.

En un significativo aniversario de su natalicio, mientras los hombres honramos al genio nacido en Bonn, es bueno recordar que su obra testimonia la naturaleza inabarcable de quién le concedió el talento como para poder afirmar que cambió la historia de la música en su más elevada expresión.

Diego Acosta