Otro ataque a Jesús

 

Blog del TIEMPO

Utilizando la Sabiduría de Eclesiastés, una vez más recordamos la frase: NO hay nada nuevo bajo el sol.

Es una antigua práctica la de utilizar a un gran personaje, para lograr réditos personales. Y si ese personaje es Jesús, las cuentas parecen ser de resultados más que satisfactorios.

La autora de un best sellers, ha escrito un libro donde una vez más se utiliza a Jesús, en el centro de una trama en la que vive casado con una mujer.

Apelando a las medias verdades y/o a la ignorancia de sus lectores, menciona por ejemplo que el origen del libro se puede encontrar en los años en los que no se sabe nada del Hijo del Hombre.

Se refiere al tiempo que transcurre entre los 12 años y los 30, en los que inició su Ministerio Terrenal. Falso, los mismos judíos, hablaron de Jesús, como el hijo del carpintero que vivía en Nazaret.

Lo recordamos: Mateo 13:55  ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos, Jacobo, José, Simón y Judas?

La alusión a José y a su oficio que ejercía en Nazaret, es más que obvia. Por eso hablábamos de las medias verdades, que no son otra cosa que una mentira.

Sí se sabe que hizo Jesús entre los 12 y los 30 años. Vivió en Nazaret con su familia.

La blasfemia que podría ser argumentada para hacer una referencia a este libro, puede ser aplicada. Pero somos partícipes de que no ofende quién quiere, sino quién puede.

Se puede agraviar, ofender a Jesús?

NO, pero sí es evidente que se lo puede utilizar con fines inconfesables, pero muy reedituables como puede ser un libro que probablemente se convierta en un gran negocio para su autora.

La Santidad de Jesús,está fuera del alcance de los humanos y más si solo son mercaderes con apariencia de escritores.

Diego Acosta

Vivir mejor o el que dirán

Un estudio revela la amplia aceptación de los implantes
para los casos de problemas surgidos por accidentes
o enfermedades o simplemente por la edad.
Lo sorprendente es que mayoritariamente en algunos países
la valoración se refiere al uso
para mejorar la apariencia.

Diego Acosta – PERSONAL

Juan el Bautista sigue cuestionando – JESÚS Y MATEO XXV

El enfrentamiento entre Juan el Bautista y los fariseos y saduceos, tuvo una implicancia especialmente llamativa, para las creencias de la época.

MATEO 3:7, en la segunda parte del versículo, tras llamarlos generación de víboras, les formula una pregunta: Quién os enseñó a huir de la ira venidera.

Esta cuestión representó otro duro ataque de Juan, porque aludía a dos referencias del Antiguo Testamento. Una de ellas era Ezequiel 7:9 Y mi ojo no perdonará, ni tendré misericordia;
según tus caminos pondré sobre ti, y en medio de ti estarán tus abominaciones;
y sabréis que yo Jehová soy el que castiga.

La otra referencia es la de Sofonías 1:8
Y en el día del sacrificio de Jehová
castigaré a los príncipes, y a los hijos del rey,
y a todos los que visten vestido extranjero.

Esta manifiesta alusión a la ira prometida en el Día del Señor, debió haber afectado gravemente a sus destinatarios, por cuánto ellos creían que la Ira no estaba reservada a los judíos sino a quienes no pertenecían a su pueblo.

Esto puede ayudar a entender la gravedad que tenía para los fariseos y saduceos y también los escribas, el anuncio de que pronto vendría el Mesías y lo que podía significar para el poder que detentaban en la sociedad de su tiempo.

MATEO 3:8 Trás estas severas recriminaciones, Juan les pidió que hicieran frutos dignos de arrepentimiento. Debemos comprender que el arrepentimiento y la fe están indivisiblemente unidos y no son otra cosa  que una manifestación de la conversión.

El arrepentimiento significa volver la espalda al pecado y la fe, volver a Dios. Por tanto los frutos dignos de arrepentimiento pueden interpretarse como una identificación con las obras que produce la fe, luego del arrepentimiento de los pecados.

La  profundidad del tema, explica también la magnitud de la separación de las posturas entre Juan y los representantes del liderazgo judío de la época.

Diego Acosta

La higuera sin frutos

DEVOCIONAL

A la higuera se la relaciona con Israel y la maldición de Jesús sobre la planta estéril, simboliza lo que ocurre cuando recibimos bendiciones y no mostramos los frutos de la fe.

Este impresionante pasaje del Hijo del Hombre maldiciendo la higuera, me viene a la memoria cada vez que tengo una flaqueza con relación a mi vida de creyente.

Esta situación que parece muy simple, sin embargo tiene su importancia porque por una circunstancia adversa, dejo todo lo que es necesario hacer, lo postergo, nada más que por enfrentar un momento malo.

Así como Jesús amonestó a Israel, maldiciendo la higuera estéril, debo pensar que me llega esa amonestación cada vez que dejo de dar frutos por mi propia negligencia.

El ejemplo de esta planta, es necesario recordarlo a cada momento, para no ser parte de la humillante realidad, de quienes se rebelan contra Jesús y se olvidan de sus bendiciones.

Marcos 11:20-21
ES
 Y pasando por la mañana, vieron que la higuera se había secado desde las raíces. 21 Entonces Pedro, acordándose, le dijo:
Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado.

PT – E eles, passando pela manhã, viram que a figueira se tinha secado desde as raízes. 21 E Pedro, lembrando-se, disse-lhe:
Mestre, eis que a figueira que tu amaldiçoaste se secou.

Diego Acosta / Neide Ferreira

Un poco de sensatez

ANTIVIRUS

Un referéndum realizado en Italia, determinó por una abrumadora mayoría la reducción de los representantes en las cámaras legislativas.

Pasarán de ser 945 a 600, en un país que tiene alrededor de 60 millones de habitantes, lo que lo ubicaba con bastante diferencia en el miembro de la Unión Europea, que tenía más legisladores.

La disminución comenzará a ser efectiva cuando se inicie la nueva Legislatura en el año 2023. Significará que a partir de entonces el Estado se ahorrará alrededor de 100 millones de euros anuales.

Los italianos finalmente han decidido acabar con esta incalificable cantidad de representantes, como si el número fuera determinantes del nivel de sus decisiones.

La llamada casta política ha sufrido una advertencia, por cuanto es cada vez más necesario que los países no caigan en los dispendios por cantidad, sino que busquen la calidad, en todos los sentidos.

Un llamado a la sensatez, como nos recuerda el Libro de Proverbios.

Diego Acosta