ENCONTRADA BETSAIDA

LA OTRA HISTORIA

Arqueólogos habrían descubierto la ubicación de Betsaida, la población en donde Jesús recorriendo Galilea encontró a Felipe, que también era el lugar de residencia de Andrés y Pedro, según consta en Juan 1:43-44.

El descubrimiento se produjo cuando fue encontrado un mosaico que tenía una inscripción en griego antiguo, que originalmente se atribuyó a una iglesia bizantina.

Pero al terminar los trabajos de restauración del mosaico, quedó en evidencia que se trataba de una oración dirigida a San Pedro, por lo que se confirmaría que la iglesia era que se levantó en homenaje al apóstol.

Con ello se determinaría con una cierta precisión donde estaba la casa de Simón, al que Jesús llamó Pedro. Este histórico descubrimiento para la cristiandad, está ubicado en la actual El-Arai en el norte de Israel.

Los estudios complementarios que se siguen realizando, determinarán que el hallazgo reviste la importancia que se le atribuye en los medios científicos.

Diego Acosta

Fuente: Daily Mail – Reino Unido

PENOSO VÉLODROME

LA OTRA HISTORIA

Se cumplieron 80 años de la decisión del gobierno de Vichy, de arrestar a los judíos residentes en París, dando cumplimiento al requerimiento de las autoridades nazis.

El gobierno colaboracionista amplió el alcance de este pedido y fueron detenidos 12.884 judíos, de los cuales casi la tercera parte,  4.051 eran niños menores de entre dos y 12 años.

El Velódromo de Invierno de la capital francesa fue el principal centro de detención, en las cercanías de la Torre Eiffel. Además fueron llevados a otros tres campos donde quedaron privados de su libertad.

Tras cinco días de hacinamiento, fueron trasladados a los campos de exterminio que habían levantado los nazs, principalmente al Auschwitz.

De todos los detenidos en París solo sobrevivieron luego del Holocausto, menos de medio centenar. Algunos de los cuales dieron detalles de aquellos trágicos días.

Este episodio solo fue reconocido como responsabilidad del estado francés, por el presidente Jacques Chirac en el año 1995 en el que pronunció un discurso del que se guarda Memoria.

Sí, la locura criminal del ocupante fue secundada por los franceses, por el Estado francés. Francia, patria de la Ilustración y de los Derechos Humanos, tierra de acogida y de asilo, ese día cometió lo irreparable. Faltando a su palabra, entregó a sus protegidos a sus verdugos.

El presidente Macron en el acto de recordación de este episodio, destacó el antisemitismo rampante, que se puede verificar en Francia.

Diego Acosta

 

GUERRA MILAGROSA

LA OTRA HISTORIA

Se cumplen 55 años del final de la Guerra de los 6 Días, que enfrentó a Israel con la coalición árabe formada por Egipto, Siria, Irak y Jordania.

Una guerra que para los árabes era de muerte y exterminio de Israel y para la que alistaron a una fuerza que dejaba en clara posición de inferioridad al Estado judío.

Esta guerra tuvo hechos sorprendentes por lo que se la calificó de “milagrosa”, al rendirse o huir fuertes unidades árabes, frente a pequeños contingentes israelíes.

Fue así como los árabes perdieron vastos territorios, incluyendo a los Altos del Golán, Judea, Samaria y recuperando el pleno control de Jerusalén, la histórica capital espiritual de Israel, desde los tiempos del rey David.

La Guerra de los 6 Días, terminó con el acatamiento del alto el fuego dispuesto por las Naciones Unidas, paralizando Israel un eventual ataque sobre Damasco, la capital de Siria.

Desde entonces creció el antisemitismo, el movimiento palestino y también el cambio de postura de Francia bajo la presidencia del general De Gaulle, quién pasó de ser proveedor de armas de Israel a convertirse en un apoyo de los árabes.

La Guerra de los 6 Días, sigue constituyendo una dolorosa pérdida para el mundo árabe y para muchos judíos, el testimonio de la protección de Dios sobre su Pueblo.

Diego Acosta

ISRAEL SOBERANA

LA OTRA HISTORIA

Hace 74 años se producía la Declaración de la Independencia de Israel, con lo que formalmente se declaraba su existencia como Estado soberano entre las naciones de la Tierra.

Antes de las 24 horas después de esta Declaración, cinco países árabes atacaron a la nueva Nación, iniciando una guerra que se prolongó hasta los primeros meses de 1949.

Israel hizo acuerdos de paz con Egipto, Jordania, Siria, Líbano, pero no fueron posibles con Irak, que hasta hoy mantiene la condición de beligerante.

A las pocas horas de la proclamación de Israel como Estado soberano, el gobierno del presidente Harry Truman impulsó el reconocimiento de Estados Unidos, que fue la primera Nación en hacerlo en todo el mundo.

Tras la llamada Guerra de la Independencia, se estableció que la planicie costera, Galilea y todo el Neguev, quedaron bajo la soberanía de Israel. Judía y Samaria, la Cisjordania, para al dominio del reino de Jordania y la franja de Gaza, bajo la administración de Egipto.

La Ciudad Santa, quedó dividida en dos sectores: El oriental bajo la autoridad de Jordania y el occidental, bajo el dominio de Israel. Situación que se modificó tras la guerra de 1967, en la que el Estado judío asumió el control de toda Jerusalén, recuperando su bíblica condición de capital indivisa de Israel.

Diego Acosta

 

 

 

HOLOCAUSTO

 

LA OTRA HISTORIA

Hace 75 años se realizó en las proximidades del segundo lago más grande de Berlín, la que se conoce como la Conferencia de Wannsee, de la que se conserva un acta que revela crueldad y el cinismo del régimen nazi.

Esa reunión sirvió para poner todo el dispositivo bajo una única autoridad, de lo que Hitler anticipó que sería el exterminio del judaísmo internacional, a pocos meses de iniciar la Segunda Guerra Mundial.

La Conferencia adoptó varias decisiones sobre la forma de hacer más eficaces los planes de exterminio. Adolf Eichman, el tristemente célebre ejecutor de esos planes, declaró que en Berlín se acordó cuáles serían los distintos métodos de asesinato.

Sin embargo en el momento de la reunión en el frío invierno de la capital alemana, las acciones contra los judíos ya habían comenzado el 18 de Octubre de 1941.

Ese día fue cuando partió desde el andén 17 de la estación de Berlín-Grunewald, el primer tren con casi 1.100 judíos hacia el guetto de Lódz en la Polonia ocupada por los nazis.

Todo lo demás lo recoge la Historia y el Holocausto queda como una de sus páginas más crueles y trágicas. Y que no debe olvidarse, nunca.

Diego Acosta

LA FE DE NEWTON

LA OTRA HISTORIA

Al cumplirse 380 años del nacimiento del quién está considerado como el padre de la ciencia moderna y como el mejor físico-matemático de la historia se han publicado comentarios que lo vinculan con el arrianismo.

Este hombre que ha dejado a la humanidad el legado más influyente en su condición de un genio adelantado a su tiempo, responde por sí mismo a este burdo intento por menoscabar su trascendencia.

Newton dedicó prácticamente toda su vida al estadio de la Biblia y también ha dejado un notable legado de su pensamiento, que se conservan en Inglaterra e Israel.

A la acusación de ser seguidor del arrianismo, que negaba a Jesús como Dios y al Espíritu Santo, formando la Santísima Trinidad, él mismo responde a través de su documento: Borrador de la Historia de la Iglesia, que se atesora en la Universidad de Jerusalén.

Creemos en un Dios, el Padre Celestial, el Hacedor de todas las cosas visibles & invisibles: y en nuestro Señor Jesucristo el Hijo de Dios, el único unigénito del Padre, que es de la sustancia del Padre, Dios de Dios, luz de luz, el Dios verdadero del Dios verdadero, engendrado, no creado, consubstancial al padre, por quien todas las cosas que están en el cielo y en la tierra fueron hechas, quien por nosotros los hombres y por nuestra salvación descendió y fue encarnado y hecho hombre, y sufrió, y resucitó al tercer día, ascendió al cielo y vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. También creemos en el Espíritu Santo… por quien los profetas hablaron.

La fe de Newton queda libre de toda sospecha intencionada. Él fue un cristiano toda su vida y murió con esa misma convicción.

Diego Acosta

JERUSALÉN: OCASO TURCO

LA OTRA HISTORIA

Se cumplieron 104 años de la derrota de las fuerzas del imperio otomano en la Batalla de Jerusalén, que significó un cambio en la guerra con Gran Bretaña.

Los turcos habían librado exitosos combates en Gallípoli y en Gaza. Pero el cambio de comandante de las tropas inglesas, revirtió la situación y lograron la victoria en la simbólica Jerusalén.

En plena Primera Guerra Mundial, el primer ministro inglés dio instrucciones al nuevo jefe de las fuerzas en Oriente, para que conquistara Jerusalén antes de la Navidad.

La batalla por la ciudad de David, comenzó el 17 de noviembre y pese a la superioridad numérica de los turcos, no pudieron defender sus posiciones y la comenzaron a abandonar cediendo ante el avance inglés.

El 9 de diciembre el alcalde turco de la Ciudad Santa ofreció la rendición y finalmente los ingleses ingresaron en Jerusalén el 11 de Diciembre de 1917, poniendo fin al dominio de los turcos e iniciando un proceso que culminaría con la creación del Estado de Israel en 1948.

Para los turcos la humillante derrota marcó el final del imperio y la pérdida de uno de los lugares sagrados para los musulmanes. Una vez más Jerusalén volvería a ser determinante en la historia de la humanidad.

Diego Acosta

 

 

 

EL PLAN FRACASADO

LA OTRA HISTORIA

La partición en dos estados de la Palestina que estaba bajo el Mandato Británico, fue rechazada por los árabes el 29 de Noviembre de 1947.

El Plan propuesto por las Naciones Unidas establecía la formación de dos estados: uno árabe y otro judío, con Jerusalén controlada con un régimen internacional.

Este Plan fue aprobado durante la realización de la Asamblea General de la ONU. La votación sumó 33 votos a favor por 13 en contra y 10 abstenciones.

La creación de los dos estados, fue votada a favor entre otros países por: Estados Unidos, Francia, Rusia, Liberia, Suecia, Noruega y Canadá. Los países árabes se opusieron.

El Mandato de división debería comenzar a tener vigencia el 1 de agosto de 1948 y afectaba a las casi 1.900 mil personas que vivían en 1947 en la región.

El estado árabe tuvo según la ONU un territorio que comprendía 11.500 kilómetros en tres regiones y abarcaba Galilea occidental, la Franja de Gaza con una parte de la frontera con el Sinaí y Cisjordania. Su población aproximada ascendía a 1.300 mil personas.

El estado judío tuvo de acuerdo a la disposición de la ONU una franja que comprendía el extremo norte de Galilea hasta la orilla del lago Tiberíades, el litoral central sobre el Mediterráneo de Haifa hasta Tel Aviv y el desierto de Neguev, con un total de 14 mil kilómetros. Su población aproximada era de unas 600 mil personas.

Jerusalén y las localidades de los alrededores forman un «corpus separatum» bajo un régimen internacional especial, administrado por la ONU.

Los judíos aún con reticencias aprobaron el Plan pero los árabes reclamaban un Estado palestino único, democrático e independiente y se oponían a la partición del territorio que estaba bajo el Mandato británico.

Estas posiciones antagónicas de árabes y judíos, llevaron al primer enfrentamiento armado que comenzó a las horas de la proclamación del Estado de Israel el 14 de Mayo de 1948. Los árabes perdieron una oportunidad histórica, al rechazar el Plan de las Naciones Unidas.

Diego Acosta

 

MASACRE ISLÁMICA

LA OTRA HISTORIA

El juicio contra veinte responsables del mayor atentado perpetrado por el islamismo en Francia, revive las horas de drama y horror que conmovieron a París y al mundo.

En la emblemática sala Bataclan y en otros 20 bares y restaurantes, terroristas islámicos produjeron una auténtica matanza en la que hubo que lamentar 131 muertos más y los islamitas abatidos.

A medida que avanza el juicio se van conociendo detalles de la locura asesina de los islamitas, que en algunos casos perpetraron aberrantes mutilaciones sexuales.

Cuando se cumplen seis de aquella larga noche del viernes en París, la perplejidad aumenta ante la orgía de sangre y muerte que cometieron quienes atacaron a hombres y mujeres indefensos, en el nombre de Alá.

La perplejidad aumenta pero no afecta la firmeza para responder a la violencia del islamismo.

Diego Acosta