LOS HIJOS DE ABRAHAM – XXIX

JESÚS Y MATEO

Juan el Bautista representó para los judíos que llegaban hasta la ribera del Jordán, un auténtico cuestionador de muchas de sus actitudes.

MATEO 3:9 Siguiendo con el tema de la fe, abordó la condición de hijos de Abraham, que muchos esgrimían para sentirse espiritualmente seguros. Era una forma de conferir a la descendencia genética la suficiente importancia como para sentirse herederos del Patriarca.

Tener a Abraham por padre, no significaba una herencia carnal, sino algo que estaba profundamente relacionado con su fe, como Pablo escribió en Romanos 4:16 Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.

Jesús en el Evangelio de Juan planteó esta cuestión en profundidad al dejar establecido como obrarían quienes se llaman hijos de Abraham, Juan 8:39 Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais.

Considerarse hijos de del hombre escogido por Dios en Ur, no era una cuestión de linaje, como podría suponerse, sino obrar como él con fe y con obediencia en todas las circunstancias.

Lo que Jesús estaba poniendo de manifiesto, era que los judíos incrédulos obraban precisamente en forma contraria a como lo hizo Abraham, principalmente la obediencia a todo lo que el Eterno le mandó que hiciera.

Así puede entenderse la dura manifestación del hijo de Elizabeth, de que Dios podría levantar hijos de Abraham, aún de las piedras que bordeaban el Jordán.

Diego Acosta

EL Poder de Dios

La confrontación de Juan con quienes venían a bautizarse en el río Jordan, alcanzó profundas implicancias espirituales.

MATEO 3:8 Luego de mencionar los frutos de arrepentimiento y también sobre la legitimidad de llamarse hijos de Abraham, Juan el Bautista planteó otra cuestión.

Habló de que Dios, podía levantar hijos del Patriarca, aún de las piedras que bordeaban el Jordán. Con lo que estaba afirmando que el Eterno con su poder podía convertir en corazones duros como de piedras, en corazones de creyentes.

Nuevamente estaba haciendo referencia al Antiguo Testamento, al que los judíos debían de conocer sobradamente. Ezequiel 11:19 Y les daré un corazón, y un espíritu nuevo pondré dentro de ellos; y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne.

También fue una referencia a otro texto del profeta Ezequiel, que encontramos en su Libro en el capítulo 36:26 Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

Las referencias eran concretas e irrebatibles, para quienes fueron llamados generación de víboras. También debemos entender que Dios tiene Autoridad como para levantar hijos de Abraham aún de objetos inanimados, como las piedras.

Esto lo podemos sustentar en la Carta a los Gálatas, en donde Pablo hace referencia a los gentiles que creyeron en Jesús y lo menciona en el capítulo 3:29 Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.

Resulta evidente que Juan el Bautista se estaba anticipando a las disputas que mantendría Jesús con sus principales opositores encabezados por los fariseos, los saduceos, los escribas y los principales sacerdotes de Jerusalén.

Diego Acosta

Los verdaderos hijos de Abraham – JESÚS Y MATEO XXVIII

La confrontación de Juan el Bautista con los fariseos y saduceos, tuvo a Abraham por protagonista, tras reclamarles que dieran frutos de arrepentimiento.

MATEO 3:8 La condición de hijos del Patriarca que podían esgrimir quienes se oponían a Juan, quedó rápidamente desvirtuada cuando les dijo que Dios podía levantar de las piedras que bordeaban el Jordán hijos de Abraham.

Con esta declaración, estaba dejando en claro que los hijos de Abraham, no eran los descendientes naturales de él, sino aquellos que fueran ejemplares en el seguimiento de la fe y creyeran y cumplieran la Palabra de Dios.

Pablo dejó explicada magistralmente esta cuestión en su Carta a los Romanos en el capítulo 4 del 13-16: 13 Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.
14 Porque si los que son de la ley son los herederos, vana resulta la fe, y anulada la promesa.
15 Pues la ley produce ira; pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión.
16 Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros.

La confianza que tenían los fariseos y saduceos en su descendencia física, provocaba su muerte espiritual, ya que se apartaban de la fe en Dios.

Y si ponían su confianza en la Ley para ser herederos, convertían en vana la fe y por tanto quedaba anulada la Promesa que el Eterno formuló a Abraham.

Por tanto era la Justicia de la Fe la que conferió a Abraham y su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo. Que sea así, por Fe es para que sea por Gracia, abarcando a los de la Ley y a los que tienen la Fe de Abraham.

Diego Acosta

 

 

JESÚS Y MATEO-4

MATEO 1 (b)

En el primer versículo de su Evangelio, Mateo deja expresado de manera categórica quién es Jesucristo. Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham.

Libro de la Genealogía de Jesucristo

Es el cumplimiento de todas las profecías que anunciaban su venida en el Pacto Antiguo, hijo de David y de Abraham, los principales personajes de la historia judía.

Mateo identifica su Evangelio en relación con la frase de Génesis 5:1 según quedó publicada en la Biblia LXX, la Septuaginta, también conocida por Alejandrina, porque fue escrita en la ciudad egipcia de Alejandría o también llamada del Canon Griego:
Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.

Jesús hijo de David:

La explicación de la palabra JESU CRISTO,  se puede realizar dividiéndola en Yeshua o Yehoshua, se puede traducir desde el hebreo como el Señor de la Salvación. Claramente identifica a la persona, al Hijo de Dios hecho Hombre.

Christos, proviene del griego y puede ser traducida como el Ungido, que es el equivalente exacto del hebreo Meshiah tal y como se puede encontrar en Daniel 9:25:
Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.

La condición de Ungido era propia del rey de Israel, como se escribió en

1 de Samuel 16:6:
Y aconteció que cuando ellos vinieron, él vio a Eliab, y dijo: De cierto delante de Jehová está su ungido.

Recordamos que Eliab era hijo de Isaí y era a quién Samuel iba a ungir, pero finalmente Jehová le ordenó que lo hiciera con David, el menor que trabajaba como pastor de la familia.

También el concepto de Ungido se relacionaba con el Sumo Sacerdote, según Levítico 4:3:
Si el sacerdote ungido pecare según el pecado del pueblo, ofrecerá a Jehová, por su pecado que habrá cometido, un becerro sin defecto para expiación.

Cuando la palabra Ungido se utiliza en plural se hace referencia a los patriarcas en su ministerio de profetas, según el Salmo 105:15:
No toquéis, dijo, a mis ungidos,
Ni hagáis mal a mis profetas.

Jesús dio cumplimiento a las profecías Mesiánicas, desempeñando las tres funciones: Rey de Israel, Sumo Sacerdote y Profeta.

El Evangelio escrito antes del año 70, explica el carácter profético que tuvo el anuncio de Jesús de la destrucción del Templo y de sus consecuencias.

Mateo 24:1-2
Cuando Jesús salió del templo y se iba, se acercaron sus discípulos para mostrarle los edificios del templo.
Respondiendo él, les dijo: ¿Veis todo esto? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra, que no sea derribada

Jesús hijo de Abraham:
representa que su linaje se remonta hasta el comienzo de la Nación en el llamado Pacto Abrahámico, Génesis 12:1-3
Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.
Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.
Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

Este Pacto tiene vigencia a perpetuidad.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

 

JESÚS Y MATEO-1

PRÓLOGO

Tratándose como se trata, la Biblia, un Libro único en la historia de la humanidad, resulta comprensible que su contenido sea excepcional. Están incluidos en ellos, cuatro Textos que a su vez son únicos por su contenido y también por su formato.

Los Evangelios son tan especiales, que la literatura mundial, solo tiene sus registros, sin antecedentes ni publicaciones semejantes. Pero si esto resulta notable, lo más relevante es que han contado a la posteridad el hecho más relevante desde la Creación: El nacimiento, la vida, la muerte y Resurrección de Dios Hijo, hecho carne, para la Salvación de los hombres. Mateo 1:21-22
21 Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.
22 Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo:
23 He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo,
Y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

Específicamente el Evangelio de Mateo, tiene también sus singularidades y serán el motivo de este trabajo que humildemente proponemos como una ayuda a la comprensión de Jesús, el Hijo del Hombre.

Mateo era judío, escribió sobre un judío único como fue Jesús para que todos los judíos pudieran entender que Él era el Mesías profetizado en los Textos que componen el Antiguo Pacto, Isaías 7:14
14 Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.

De allí su importancia y por esa razón, resulta de gran importancia profundizar el Evangelio de Mateo, porque nos permitirá conocer a quienes fueron sus antepasados y contemporáneos. Conocer un poco más a los judíos.

A Mateo, los otros tres autores de los Evangelios lo identifican como Leví, pero no existe la menor duda que se trata de una misma persona, que tuvo como trabajo el de servir como recaudador a los romanos, cuyo imperio dominaba la provincia de Palestina. Su trabajo era por tanto despreciado por los judíos y recibía el nombre de publicano, de marcado tono peyorativo. Lucas 3:18
18 a Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Jacobo hijo de Alfeo, Tadeo, Simón el cananista.
Se especula que originalmente Mateo haya escrito su Evangelio inspirado en arameo, que era el idioma que habló Jesús en su tiempo terrenal. Posteriormente habría sido traducido al griego, que era el otro idioma que hablaban los judíos de la época.

Sea como sea, todos estos elementos explican que Mateo se dirigió a los judíos, de allí las continuas referencias al contenido del Antiguo Pacto y también a las alusiones de costumbres y modos de vida, que solo podían comprender quienes eran descendientes de Abram, Abraham.

Diego Acosta

EL DÍA…!

DEVOCIONAL

Todos los años surge la misma cuestión: Cuando nació Jesús?

Lo cierto es que conmemoramos su Glorioso Nacimiento, según una antigua convención de la iglesia católica para «cristianizar» la celebración pagana del solsticio de invierno.

Tiene alguna importancia determinar el día exacto?

Ninguna.

Sencillamente porque lo sustancial es el cumplimiento de la profecía, que en la humilde Belén, nacería el niño que cambiaría la historia de la humanidad.

Todo lo demás, no es otra cosa que una distracción innecesaria, acerca de lo que verdaderamente es importante.

Como siempre ocurre, nos perdemos en la espuma de lo fantasioso y así perdemos la perspectiva de lo que significativo y relevante.

Dios hecho Hombre, nos dejó el Mensaje de Salvación, que es motivo fundamental de su presencia en los parajes de la Tierra Prometida a Abraham.

De su Pueblo y en su Pueblo nació Jesús, posiblemente un día de comienzo del otoño en Oriente y que con toda alegría conmemoramos este mes.

Mateo 1:20-21

Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es.

Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS,  porque él salvará a su pueblo de sus pecados.

Mateus 1:20-21

 E, projetando ele isso, eis que, em sonho, lhe apareceu um anjo do Senhor, dizendo: José, filho de Davi, não temas receber a Maria, tua mulher, porque o que nela está gerado é do Espírito Santo.

E ela dará à luz um filho, e lhe porás o nome de Jesus, porque ele salvará o seu povo dos seus pecados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

YOM KIPPUR…5779

Blog del TIEMPO!

En estas horas el pueblo judío conmemora el Yom Kippur, una de las fechas más importantes, de alto contenido espiritual y de gran recogimiento.

Es el día en el que cada hombre y cada mujer, se humillan delante del Eterno para pedir perdón por los pecados cometidos y para clamar por la expiación.

De allí el alto significado que tiene la fecha en el que cada persona hace confesión íntima ante el Altísimo  de todos los errores cometidos, grandes o pequeños.

Se ponen así de manifiesto ante el Todopoderoso el sentimiento de egoísmo que está en el corazón de cada hombre y mujer,  que se traduce en sacar provecho del prójimo en cualquier circunstancia.

Yom Kippur es también un día de ayuno, como para refrendar con el control de la carne todo aquello que se busca mejorar en el espíritu.

Quienes no somos judíos pero aspiramos a compartir las promesas de Jehová a Abraham, deberíamos considerar seriamente para nuestras vidas el significado de esta fecha tan especial, para humillarnos y pedir perdón por nuestras malas obras.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com