VOZ DE MUERTOS

ANTIVIRUS

Un anuncio publicitario revela que muy pronto podremos escuchar la voz de nuestros seres queridos fallecidos, a través de un dispositivo electrónico.

Este dramático anticipo pone en evidencia varias cuestiones. Una la desmesurada búsqueda de alternativas comerciales, para vender productos.

Otra revitaliza una vieja cuestión relacionada con los muertos, porque hay quienes tienen por el pasado una macabra atracción. Y escuchar la voz de alguien fallecido, la refuerza.

Superado el estupor que produce esta clase de situaciones, es necesario pensar hacia donde esta yendo el mundo y a qué oscuros intereses estamos siendo sometidos.

Es hora de reaccionar con decisión y recordar que Dios nuestro Creador, prohibió de manera expresa cualquier forma de relación con los muertos.

Diego Acosta

TIBIOS O NEUTRALES

La mayoritaria sanción de Naciones Unidas
a Rusia por causa de su agrresión a Ucrania,
tuvo más de una treintena de abstinencias
lo que significa que esos países no consideraron
la quiebra del derecho internacional. Son los tibios…?
Diego Acosta – ANTIVIRUS

FRASES AL VIENTO

ANTIVIRUS

En estos tiempos vertiginosos que vivimos, podemos escuchar o leer frases todos los días, que son tan efímeras como los pensamientos que las provocan.

Cualquiera se atreve a hablar de cualquier cosa, muchas veces sin tener la menor idea de lo que se afirma o desmiente, pero con mucha habilidad para que las palabras suenen contundentes y atrevidas.

Por esta lógica, escuchamos que se opina sobre la vida, coches, Dios, moda, aborto, jubilaciones, ocio, libros, comidas, filosofía, compras, música o planes de ahorro.

Las afirmaciones mas inverosímiles son formuladas, tal vez sabiendo que lograran un impacto pasajero y que luego como a todas las palabras vanas, se las llevará el viento.

Razones más que suficientes para refirmar los conceptos de vida fundamentales, que sean una guía para nuestros hijos y no habladurías inconsistentes, erradas y la mayoría de las veces sin sentido.

Ser temerario al hablar, desnuda la frivolidad en la que vive el mundo y en la que no debemos caer. Debemos hablar únicamente la Verdad y si no, sabiamente callar.

Diego Acosta

 

OTRA PROSPERIDAD

ANTIVIRUS

Con asombro comprobamos como desde una publicación supuestamente cristiana, se hablaba de otra forma de prosperidad.

Se utilizaba un llamativo mensaje en el que se afirmaba que quienes recibieran dinero después de leer el texto y darlo por bueno, no deberían asombrarse.

Era un reclamo para obtener resultados en la que parece ser es una búsqueda de aprobaciones, para pasar a ser importante en las redes sociales.

Como todos los métodos, son cuestionables a partir de la verdad de que el fin no justifica los medios. Y este es un nuevo caso. Pero, que sin embargo sirve para reflexionar a propósito de la forma en que la prosperidad es una forma eficaz de seducción.

Infelizmente lo estamos viviendo en la propia iglesia inspirada en el mensaje que propuso Martín Lutero en Wittenberg hace cientos de años.

La prosperidad de ninguna manera tiene fundamento desde la perspectiva espiritual y es otro logro del enemigo, para sembrar la destrucción de las vidas humanas. Estamos advertidos!

Diego Acosta

CRÍMENES DE HONOR

ANTIVIRUS

Otras dos mujeres fueron asesinadas en Afganistán, con la brutal justificación de los crímenes de honor.

Esta práctica musulmana desnuda una vez más la dramática realidad en la que viven millones de mujeres en países bajo el dominio del Islam.

Las tímidas protestas contrastan con la fanática determinación con las que las mujeres son ejecutadas y como desde el mundo musulmán se intenta disimular o atemperar lo que está ocurriendo.

Como en otras ocasiones, pareciera que una vida importa y se valora menos en determinados países y si es una mujer, peor todavía. Y en esta visión tienen cabida los movimientos feministas y de la llamada igualdad del género.

Mientras tanto además de reclamar por la verdadera Justicia, es importante recordar que Dios no hace acepción de personas.

Diego Acosta

MUJERES AFGANAS

ANTIVIRUS

Imágenes recientes de Afganistán muestran una realidad que es incontestable. Las presentadoras femeninas de los programas de noticias deben ocultar su rostro.

Todo lo que en un largo proceso habían conseguido, quedó rápidamente en el pasado con la llegada de los extremistas talibanes y la aplicación de las normas musulmanas.

Tristemente era algo previsible, que habría un retorno al pasado más difícil para las mujeres del país. Como también era previsible que nadie se preocupara por la situación de las afganas.

Los movimientos feministas, de igualdad del género y cuestiones parecidas, mantienen el ominoso silencio que siempre han ejercido, para no criticar a los países regidos por las normas del Islam.

Con lo que fácilmente se puede llegar a la conclusión que el feminismo, igualdad del género y accesorias, solamente valen para las mujeres occidentales.

Lo que equivaldría a decir que las mujeres nacidas en los países musulmanes, solamente por eso tienen menos derechos y por lo tanto no merecen ser defendidas.

Diego Acosta

LA VIOLENCIA

ANTIVIRUS

Los dos episodios extremos vividos en Estados Unidos en las últimas horas, actualizan la cuestión de la violencia, por la notoriedad y por la magnitud de las pérdidas humanas.

Sin embargo es necesario reflexionar sobre este tema, porque la violencia en todas sus variables está presente en la vida de la sociedad de nuestro tiempo.

No debe escapar a nuestro análisis que la violencia está gravemente incrustada en el corazón de los humanos y debemos ser conscientes de los daños que provoca.

No solo en los casos tan graves como los vividos en las últimas horas, sino también en la violencia cotidiana que azota los múltiples escenarios donde se desarrolla nuestra vida.

Viene a nuestra memoria la mansedumbre de Jesús, que desalentó toda reacción a pesar de los agravios y de los cruentos ataques que recibió.

Diego Acosta

EL VERDADERO MATRIMONIO

ANTIVIRUS

Si nos dejamos llevar por la influencia del mundo, podríamos llegar a la conclusión que la institución consagrada por Dios como la forma superior de la relación de un hombre con una mujer, es otra cuestión menor y sin importancia.

Incluso se ha llegado a exhibir como algo natural, que en un matrimonio se impliquen otras personas, con lo que se ha dado en llamar el amor compartido.

Y los bochornosos casos donde públicamente se muestran los acuerdos para simular convivencias, que no son otra cosa que meros acuerdos económicos.

Frente a esto, debemos ser extremadamente rigurosos para hablar de lo cierto y lo verdadero a nuestros hijos, para que el mundo no consagre la idea de que el matrimonio es algo que se puede usar y tirar como tantas otras cosas.

La gravedad de la situación exige máxima claridad y contundencia, para no enredarnos con las palabras ni usar argumentos que disimulen la gravedad de la situación.

Estamos llegando al tiempo en que cada palabra que digamos o que callemos, nos será reclamada.

Diego Acosta

VIVA LA FRIVOLIDAD

ANTIVIRUS

Si tuviéramos que resumir lo que piensa una sociedad a través de las cosas que le resultan atractivas, incuestionablemente llegaríamos a la conclusión que la frivolidad.

Nada que sea pensar o en todo caso confrontar con la realidad, es atrayente porque nos lleva a pensar a nuestra propia vida y pareciera que eso le importa a muy poca gente.

Seduce mucho más la atención la vulgaridad de algunas disputas familiares entre supuestos famosos, que la obra valiosa y anónima de los hombres y mujeres que ayudan al Prójimo.

Un ejemplo concreto es el de las personas que aún a riesgo de sus vidas ayudan a quienes padecen el drama de la invasión de Rusia a Ucrania.

Si juzgamos por la repercusión que tiene esta obra en la opinión pública, podríamos decir que carece de todo valor, aunque sea lo único verdaderamente importante.

Tal vez podamos afirmar que detrás de un frívolo, se esconde el drama personal de no saber cual es el propósito de la propia vida.

Diego Acosta

CRECIMIENTO

ANTIVIRUS

Tristemente hemos podido advertir como frecuentemente confundimos el crecimiento espiritual con los logros materiales.

Especialmente cuando se trata de las iglesias o las congregaciones donde se exhiben con grandes elogios, las obras realizadas en los lugares de culto, principalmente.

Es necesario que estemos atentos con esta clase de manifestaciones porque pueden llevar al engaño de creer, que estamos llamados a edificar o a tener grandes templos.

Cuánto más nos afanemos en las construcciones materiales, seguramente menos empeño pondremos en las cuestiones espirituales.

Sencillamente porque podemos interpretar o creer de buena fe, que cada ladrillo que ponemos en un templo, es para edificar la Gloria de Dios.

Cuando en realidad, lo que estamos edificando es la vana-gloria de un grupo de líderes y de hombres y mujeres, que creen en esta auténtica trampa espiritual.

Dios no precisa de grandes templos. Solamente cuando extendemos el Reino, es cuando verdaderamente podremos decir que estamos construyendo con fe y para su Única Gloria y Honra.

Diego Acosta