La Compasión

DEVOCIONAL

No alcanzo a comprender por qué razones utilizamos tan poco la palabra compasión, tratándose como se trata, de un término especialmente usado por Jesús, en su Ministerio Terrenal.

Una de las razones, será porque los hombres no somos capaces de compartir las penurias del Prójimo, como hizo el Hijo del Hombre.

Una de estas noches en la ciudad donde vivo, comenzó a estar bastante fresco, anticipando los días fríos que vendrán. Inesperadamente me encontré con varias personas, que forman el grupo de los desechados de la sociedad.

Debo confesar que por primera vez comprendí el significado de la palabra de compasión, que no es otro que el tener amor por los débiles y compartir su situación.

Dentro de la pena que tuve en el corazón, me dio alegría porque nunca sabrán que alguien tuvo compasión por cada uno de ellos y que además oró y clamó por sus vidas al Eterno.

Marcos 6:34
ES –
Y salió Jesús y vio una gran multitud,
y tuvo compasión de ellos,
porque eran como ovejas que no tenían pastor;
y comenzó a enseñarles muchas cosas.

PT – E Jesus, saindo, viu uma grande multidão,
e teve compaixão deles,
porque eram como ovelhas que não têm pastor;
e começou a ensinar-lhes muitas coisas.

Diego Acosta – Neide Ferreira

 

EL QUE HACE…!

CONSIGNA: SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

 

<< DEVOCIONAL

Cuando era muy joven escuché por primera vez un tema del folklore de la región andina de Sur América. El estribillo fue impactante e inolvidable:

Yo soy el que pinta las uvas
y las vuelve a despintar
al palo verde lo seco
y al seco lo hago brotar

Claramente estaba hablando de Dios, el mismo Dios que estaba buscando encontrar porque sabía de su existencia y tenía conciencia del cuidado que me había dado en situaciones muy serias para mí.

Y el estribillo fue alentador en mi esperanzada búsqueda que todavía duró mucho más, hasta luego de haber superado el medio siglo de vida. Pero esa certeza me acompañó, porque sabía que el Dios que buscaba seguía pintando las uvas y haciendo brotar al palo seco.

Este mensaje que el Eterno me dejó en forma de música, es otra prueba de su Amor y Misericordia y de su propia Majestad. Al recordarlo anhelo que otros lo puedan entender para recibir las maravillas que he recibido de Él.

Génesis 1:29
Y dijo Dios:
He aquí que os he dado toda planta que da semilla,
que está sobre toda la tierra,
y todo árbol en que hay fruto y que da semilla;
os serán para comer.

Gênesis 1:29
E disse Deus:
Eis que vos tenho dado toda erva que dá semente
e que está sobre a face de toda a terra
e toda árvore em que há fruto de árvore que dá semente;
ser-vos-ão para mantimento

Diego Acosta / Neide Ferreira

 www.septimomilenio.com

ENSEÑANZAS

CONSIGNA: DEBEMOS SER PRUDENTES Y ESCUDRIÑAR

<< MENSAJE

Históricamente las grandes crisis siempre dejaron enseñanzas, que con el paso del tiempo fueron olvidadas o dejadas de lado por quienes solo viven de mirar hacia adelante, pensando en el futuro más próximo.

Esta conducta del mundo se está agudizando en estas horas, cuando solo se piensa en volver urgentemente a la normalidad, tratando de no sufrir daños ni consecuencias.

En otras palabras: Creemos que todo será fácil, sencillo, sin consecuencias. Olvidando que el costo-cero no existe y que solo está en la mente de los falsos profetas que predican que todo está bien y que no hay de qué preocuparse.

Pero la realidad es muy distinta. El mundo no será igual cuando logremos superar esta dura prueba que estamos viviendo. Nada volverá a ser lo mismo ni nosotros seremos los mismos.

Por qué razón?

Porque si pretendemos imaginar que nada ha pasado, significará que no hemos aprendido ninguna lección, ni que hemos crecido como seres humanos ni que hemos comprendido que hay algo superior a nosotros.

Por eso el abanico de pensamientos es tan grande como diversos son los conceptos de vida que cada uno tiene. Y todos a su vez queremos que nuestras pérdidas mínimas.

Desde la miserable concepción que tenemos del dinero hasta el de no tener más a nuestro lado a los seres amados. Por eso hay quienes se quejan de todo.

De que no pueden mantener su vida social o de que tienen que atender a sus hijos en una brusca reunión de la familia. Pero nos podemos preguntar: NO es esto lo que se reclama de la sociedad, que se permita la vida familiar?

Ahora es cuando comienzan a surgir las grandes contradicciones del mundo y ahora es cuando podemos advertir como se nos ha engañado y se pretende seguir engañando, sobre el vivir como cada uno quiera y sin más limitaciones que nuestra propia ansiedad.

Y quienes nos llamamos hijos de Dios, también lamentamos o lamentaremos pérdidas? Es natural que lo hagamos, solo que si verdaderamente son pérdidas, tendremos el consuelo de su Amor y de su Misericordia.

Mientras tanto tenemos la obligación de cumplir con el Mandato de ayudar y cuidar al prójimo, tanto como a nosotros mismos. Jesús, como Luz del mundo, nos lo demanda!

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

EL AMOR…!

DEVOCIONAL

Jesús estableció el Mandamiento del Amor para con el prójimo y también para con el enemigo. Es una forma superior del Amor, que trasciende a todo entendimiento y razón.

Puedo comparar ese Amor con el amor del mundo?

Puedo, pero hasta resulta casi innecesario, por diferentes y por ser manifiestamente opuestos. Uno es la expresión de lo Sublime y el otro la manifestación de lo vulgar y lo carnal.

Lo grave, es que muchas personas pueden entender que la propuesta frívola y mundana es la correcta, pensando en lo que se puede ver todos los días, a cualquier hora y en cualquier lugar.

Pensando en esto, hago Memoria de uno de los más extraordinarios escritos inspirados, que es el Cantar de los Cantares, donde el Amor se manifiesta entre un hombre y una mujer como nadie lo ha hecho luego.

Es bueno que no confunda  la grosería carnal  con el Amor de Dios, porque uno está fundamentado en las más bajas pasiones de los seres humanos y el otro, lo exalta para generar la Vida.

Cantares 2:10
ESMi amado habló, y me dijo:
Levántate, oh amiga mía, hermosa mía,
y ven.

PT O meu amado fala e me diz:
Levanta-te, amiga minha, formosa minha,
e vem.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com