SED DE JUSTICIA

SED DE JUSTICIA

El Príncipe de Paz describe en la siguiente Bienaventuranza, a quienes recibirán recompensa el Reino de los Cielos.

MATEO 5:6 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Jesús asegura que las dos necesidades elementales del hombre, el comer y el beber, simbólicamente serían satisfechos en el plano espiritual.

Este versículo confronta de manera directa con los fariseos, que destacaban el valor de la autojustificación. Frente a ellos, queda expuesta la Justicia de Dios, que será brindada a quienes tengan una relación profunda con el Eterno.

Queda también descalificada la justicia practicada por la propia mano de los afectados por situaciones, que siempre debe resolver el Soberano sobre todos y sobre todas las cosas.

En el Libro de Amós, 8:11, podemos encontrar una referencia a esta cuestión, en tiempos en que Jehová permanecía en silencio ante el pueblo de Israel. He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.

Debe mencionarse para completar la idea sobre el tema, lo que nos revela el Libro de Proverbios, 21:21 El que sigue la justicia y la misericordia hallará la vida, la justicia y la honra.

 

 

LOS MANSOS

LOS MANSOS

El Hijo del Hombre profundiza en su discurso acerca del sentido de las bienaventuranzas.

MATEO 5:5 Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad. Este versículo debe entenderse desde el cumplimiento de la promesa de la entrega a los israelíes de la Tierra de Canaán.

Y el Príncipe de Paz, deja establecido quienes la recibirán: los mansos. En otras traducciones el término mansos, está englobado en el concepto de humildes.

En la versión en portugués se utiliza la palabra humildes en lugar de manso. Pero en donde es más elocuente el concepto es en inglés.

Se utiliza el verbo meek que tiene varias traducciones, entre ellas la de manso y que también puede interpretarse como pacífico, gentil, blando, amable, dócil, sumiso, resignado.

La promesa de Dios de entregar la Tierra de Canaán a los humildes, a los mansos, la podemos encontrar en el Salmo 37:11 Pero los mansos heredarán la tierra, y se recrearán con abundancia de paz.

Esencialmente la palabra humilde siguiendo la interpretación del término original en griego transmite la idea de defender la Justicia con paciencia y sin amargura.

Diego Acosta

 

 

LLANTO Y CONSUELO

LA CONSOLACIÓN

El Mesías continúa con el Sermón y sigue ampliando el concepto de las Bienaventuranzas.

MATEO 5:4 Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación. Jesús centra su mensaje en una cuestión estrictamente personal, al aludir a los que lloran. Que no son otros que los lamentan su vida de pecado, provocando la tristeza piadosa que lleva al arrepentimiento genuino que finalmente lleva a la Salvación.

Son ellos los que recibirán consolación que no es otra cosa que el Perdón de los pecados y el cumplimiento de la promesa de la Salvación.

En el Antiguo Testamento podemos encontrar esta cuestión del dolor y de la consolación que solo pueden venir de lo Alto.

Recordamos:
Salmo 126:5-6 Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.
Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla;
Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.

Isaías 61:2-3 a proclamar el año de la buena voluntad de Jehová, y el día de venganza del Dios nuestro; a consolar a todos los enlutados, a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de Jehová, para gloria suya.

La enorme riqueza espiritual del primer discurso del Príncipe de Paz, tiene especial relevancia en las otras bienaventuranzas.

Diego Acosta

NUEVO SIGNIFICADO

JESÚS Y MATEO

El Príncipe de Paz establece con su expresión Bienaventurados una profunda revisión de lo que significa la Justicia, porque para los pobres hay una esperanza.

Y esta afirmación se basa en la paciencia que debemos de tener para no caer en la amargura ante la adversidad, teniendo la confianza para entregar nuestras luchas y nuestros desafíos en sus manos, porque sabemos que ÉL nos juzgará rectamente.

Esta nueva posición ante la Justicia nos permitirá vivir en medio de las decisiones adversas de los hombres, pues sus ofensas o faltas de reconocimiento, no nos afectarán.

Así podemos entender qué si aceptamos perder cosas en la tierra y entre los hombres del mundo, las recibiremos luego en el Reino de Dios.

Bienaventurados son los hombres que son transformados por el Poder del Mensaje de Jesús y tienen por tanto una nueva vida con una nueva forma de vivir.

Debe recordarse que el uso de Mateo de la expresión de Reino de los Cielos, obedece a la circunstancia que los judíos no mencionan por respeto a Dios.

Diego Acosta

 

LEY Y LEGALISMO

EL VALOR DE LA LEY

El Príncipe de Paz habla como judío para los judíos que lo escuchaban, dejando de manifiesto que su mensaje era el que debía darles la certeza de que estaban delante del Mesías prometido en el Antiguo Testamento.

Al hablar como el Hijo del hombre, revela las diferencias que existen entre la Ley de Dios y el legalismo de los fariseos. Mostró la Ley en profundidad y que sus demandas estaban por encima del valor superficial de las palabras. De esta manera elevó la interpretación de su contenido.

Dejó claro que la Ley no daría la Salvación y que solo por la Gracia de Dios, era posible recibirla.

MATEO 5:3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Otra posible traducción sería: Bienaventurados los que tienen espíritu de pobres, que son los que no tienen puesta su confianza y su esperanza en el dinero ni en los bienes materiales que se pueden conseguir con la riqueza.

Esta forma de pobreza es opuesta a la autosuficiencia, ya que indica que el hombre es consciente de su estado y que su única esperanza es la Divina Gracia.

Diego Acosta

COMIENZA EL SERMÓN

EL SERMÓN DEL MONTE

El Hijo del Hombre se apresta a pronunciar el primero de sus cinco discursos.

MATEO 5:1-2  Viendo la multitud, subió al monte; y sentándose, vinieron a él sus discípulos.  Y abriendo su boca les enseñaba, diciendo. Como todo tiene importancia con relación al Príncipe de Paz, es necesario remarcar que la postura de sentarse para pronunciar el sermón, era la que adoptaban los rabinos cuando enseñaban.

La ubicación del monte desde donde habló Jesús, es motivo de controversia, pero hay quienes desde alrededor de 1.600 lo señalan como el Monte Eremos, que se levanta en la orilla noroeste del Mar de Galilea, entre Cafarnaúm y Genesaret, cerca de Tabgha.

MATEO 5:3  Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Jesús en el comienzo de su discurso utiliza la palabra Bienaventurados, que debe entenderse por encima de su sentido literal: feliz, afortunado, dichoso, es decir superior a las emociones que se expresan con estas palabras.

En realidad la palabra hace mención a la idea del bienestar concedido divinamente y solamente a los creyentes. Este concepto marca la diferencia que existe entre la felicidad que proclama el mundo y el verdadero camino hacia las bendiciones espirituales.

Diego Acosta

JESÚS EN GADARA

 

La presencia del Hijo del Hombre en la región de las Decápolis tiene su correlato en algunos pasajes del Evangelio de Mateo y explican algunas situaciones.

Una de ellas es que en esos tiempos, la población de las Decápolis estaba formada por gentiles y judíos. Como los cerdos eran animales inmundos para los judíos, quienes los poseían eran los impíos, que no tenían problemas para criarlos y comerciar con ellos.

En Mateo 8:28 autor del Evangelio llama gadarenos a los pobladores, porque se encuentran en la región conocida como Gadara. Sobre la inmundicia de los cerdos, se debe recordar como Jesús permitió que los demonios de los dos jóvenes que había sanado, entraran en los cerdos.

Luego los hizo despeñarse para de esta manera librar a la región de animales inmundos, según consta en Mateo 8:28-34. En cuanto a los nombres de las 20 ciudades hay divergencias según las fuentes. Plinio y Josefo, coinciden en varios de ellos y difieren en otros.

 

LAS DECÁPOLIS

El Hijo del Hombre, tiene a muchos seguidores que provienen de distintos lugares de la Provincia de Palestina.

MATEO 4:25 Y le siguió mucha gente de Galilea, de Decápolis, de Jerusalén, de Judea y del otro lado del Jordán. La mención a Decápolis, tiene algunas características especiales.

Decápolis proviene del griego deka, diez y polis ciudad. Desde los tiempos del emperador Trajano fueron poblaciones que tenían en común su origen greco-romano, con una fuerte influencia del helenismo griego.

Geográficamente estaban ubicadas en el este y el sur este del Mar de Galilea y pertenecían a la región de la media tribu de Manasés. Se coaligaron luego de la victoria del general Pompeyo sobre Siria en el año 65 a.C.

Desde ese tiempo los habitantes de las ciudades respondieron directamente al gobernador romano en Siria. Tenían mucha autonomía, al punto que llegaron a emitir sus propias monedas a pesar del pequeño territorio que ocupaban.

Diego Acosta

 

 

JESÚS LLAMA A PESCADORES

El Hijo del Hombre anunció el gran Propósito que tenía para aquellos humildes y simples pescadores.

MATEO 4:19 Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres. Puede haber mayor cometido para un hombre que ayudar a salvar la vida de otros seres humanos?

MATEO 4:20  Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron. Fue así como los hermanos abandonaron el negocio familiar y partieron junto al que había anunciado que Juan el Bautista que vendría.

MATEO 4:21 Pasando de allí, vio a otros dos hermanos, Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en la barca con Zebedeo su padre, que remendaban sus redes; y los llamó. Repitió Jesús el llamado que había hecho antes y de nuevo a dos hermanos también pescadores afanados en su rutina.

Este pescador llamado Jacobo se distingue del otro Jacobo mencionado en el Nuevo Testamento porque siempre se lo cita junto a su hermano Juan y nunca solo.

Es de destacar que el martirio que sufrió por Herodes Agripa I marcó el comienzo de la primera persecución que sufrió la Iglesia Primitiva, según consta en Hechos 12:1-3 En aquel mismo tiempo el rey Herodes echó mano a algunos de la iglesia para maltratarles.
Y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan. Y viendo que esto había agradado a los judíos, procedió a prender también a Pedro. Eran entonces los días de los panes sin levadura.

Sobre el nombre Jacobo se debe aclarar que en algunas versiones se lo menciona como Santiago y en griego se escribe Iakobos que provienen del  hebreo Yaakob y que en el Antiguo Testamento se lo llama Jacob. En castellano antiguo se utilizó la forma de Iago que al anterponérsele el título de santo se terminó convirtiendo en Santiago.

Diego Acosta