A CONTRALUZ…

DEVOCIONAL

Desde mi ventana se pueden las típicas casas de la región, con techos a dos aguas a causa de la nieve y al fondo, los altos árboles de uno de los bosques cercanos.

Pero, a determinadas horas cuando el sol está de frente, todo queda difuminado por un contraluz, que desdibuja, hasta los árboles que suelen parecen una especie de loma inexistente.

Vez tras vez mirando estas diferentes perspectivas, el Señor me mostró que muchas veces mi fe era como esas visiones. Unas veces claras y otras veces difusas.

Esta revelación me perturbó porque aceptándola como Verdad, me pregunté como en ocasiones estaba muy seguro de mi creencia en el Eterno y otras, no atinaba a entender sus decisiones.

Así fue como a partir de ese día, intento mirar más allá de lo que percibo y casi no veo, porque en realidad es así como percibimos al Eterno. Sabemos que está, que siempre está y sin embargo algunas veces dudamos.

Mateo 6:30
Y si la hierba del campo que hoy es,
y mañana se echa en el horno, Dios la viste así,
¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?

Mateus 6:30
Pois, se Deus assim veste a erva do campo,
que hoje existe e amanhã é lançada no forno,
não vos vestirá muito mais a vós, homens de pequena fé?

Diego Acosta / Neide Ferreira

PAGAR O NO PAGAR

DEVOCIONAL

Cuando pensamos en los impuestos, en los tributos,  surgen rápidamente dos cuestiones. Una es la que deben ser pagados y otra, la contraria que nos alienta a no hacerlo.

En este último grupo me incluí hasta que por la Gracia conocí a Jesús y desde entonces tuve que modificar los criterios con los que había vivido más de medio siglo.

La cuestión de pagar muchas veces la confundimos con nuestras ideas políticas o con lo que pensamos de los gobiernos o de los políticos.

Sin embargo, estoy convencido que se trata de una obligación que debemos asumir, puesto que es lo que nos mandó el propio Hijo del Hombre.

Pagar los impuestos, los tributos, es en definitiva una cuestión de alto contenido espiritual y está muy lejos de ser una opción. El día que lo comprendí comenzó también en mi vida la bendición de la Obediencia.

Mateo 22:21
Le dijeron: De César.
Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César,
y a Dios lo que es de Dios.

Mateus 22:21
Disseram-lhe eles: De César.
Então, ele lhes disse:
Dai, pois, a César o que é de César
e a Deus, o que é de Deus
.

 Diego Acosta / Neide Ferreira

O BORDADO MARAVILHOSO

Algum dia, o outro lado do bordado perfeito de Deus
será mostrado,

do mesmo modo que outros já o viram, no mundo espiritual.
Como Moisés, que viu a Terra Prometida
apenas com os olhos espirituais.
Mensagem do Pastor Autilino Batista de Souza – Brasil

NO HAY DOS

DEVOCIONAL

En mis primeros tiempos de creyente trataba de saber cuáles eran los ministerios personales más atractivos y cuando identificaba a uno, trataba de poner como modelo a quién lo ejercía.

Del mismo modo en que lo hacía en mi vida mundana.

Hasta que un día un querido maestro me enseñó algo que no sabía: No hay dos seres iguales en toda la humanidad, por eso somos joyas únicas de la Creación.

Tan grande fue mi sorpresa, que entonces advertí que era absolutamente inútil buscar un modelo o pretender ser igual a alguien, porque era imposible al ser yo mismo una joya única del Señor. Era inútil buscar una referencia o buscar compararme con alguien.

El único modelo válido era y es Jesús!

Esta certeza provocó que se profundizara mi relación con el Padre, porque era y es, la única manera de saber cuál es su Plan para mi vida, sabiendo que ese Propósito, es lo mejor para mí, a pesar de mis opiniones.

Génesis 2:7
Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra,
y sopló en su nariz aliento de vida,
y fue el hombre un ser viviente.

Gênesis 2:7
E formou o Senhor Deus o homem do pó da terra
e soprou em seus narizes o fôlego da vida;
e o homem foi feito alma vivente.

Diego Acosta / Neide Ferreira

Los colores

DEVOCIONAL

Mirando por mí ventana ya se pueden apreciar los cambios en los grandes árboles. Van perdiendo esa fuerte tonalidad verde que tuvieron durante meses.

Ahora la van cambiando por una variedad de ocres, amarillos y otros tonos similares, que anuncian que el verano es historia y que pronto tendremos los primeros fríos.

Estos cambios que asumimos casi sin advertirlos, verdaderamente son un presente de Dios, para que recordemos que la vida tiene ciclos que se cumplen inexorablemente.

Si lo aplico a la mía también podré ver que hay tiempos de esplendor que podría comparar con el verano y otros más oscuros y fríos, que bien podrían representar al invierno.

Del mismo modo, puedo hablar del otoño, como en este caso o de la primavera dentro de varios meses. El Eterno simboliza cada fenómeno con una enseñanza.

Es tiempo de aprender a disfrutar de cada momento, esencialmente porque forma parte del Plan del Creador para mi vida. Por eso cuando veo de mi ventana la cambiante espesura de los árboles, doy gracias a Dios, también por eso.

Génesis 1:14
Dijo luego Dios:
Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche;
y sirvan de señales
para las estaciones, para días y años,

Gênesis 1:14
E disse Deus:
Haja luminares na expansão dos céus, para haver separação entre o dia e a noite;
e sejam eles para sinais
e para tempos determinados e para dias e anos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

Los días entrañables

DEVOCIONAL

La Palabra de Dios nos recuerda nuestra condición de humanos y por tanto que todos y cada uno, un día llegaremos al final.

Pensando en esto viví con mis amados, una fecha que fue de recuerdo y de nostalgia, pero que se transformó en un día de unión entrañable.

A veces me cuesta pensar como somos los humanos, que precisamos de hechos como este, para afianzar los lazos que naturalmente deberían ser estrechos y no lo son.

El Eterno pone en el corazón de cada uno, la medida de su fe, de su Amor y de su Misericordia. Por eso hay días en los que uno siente cercanos a los que están lejanos.

Buscando escapar de toda forma de emociones o sentimentalismo, pienso que es bueno que en una fecha determinada, recordemos que somos humanos y que las pérdidas de los amados, son parte de la vida, que se renueva también, constantemente.

Génesis 2:7
Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra,
y sopló en su nariz aliento de vida,
y fue el hombre un ser viviente.

Gênesis 2:7
E formou o Senhor Deus o homem do pó da terra e soprou em seus narizes o fôlego da vida; e o homem foi feito alma vivente.

Diego Acosta / Neide Ferreira