SALUD: CONSEJOS DE OCHO SIGLOS

BLOG del TIEMPO

En estos tiempos complejos, es posible apelar a normas que tienen ya ocho siglos y que están relacionadas con la observancia de las disposiciones y mejorar la conducta hacia todos los pobladores del planeta.

Es decir, el comportamiento social que tanto se reclama en estos tiempos de peste. Además hay formulaciones que deben ser un llamado de atención para la sociedad de nuestra época.

Las observaciones sobre salud fueron formuladas por el rabino Moses Ben Maimon, conocido como Maimónides, o «Rambam» (un acrónimo hebreo de su nombre), nacido en la Córdoba española en 1138 y que murió en Egipto en 1204 y que por su aportación al pensamiento judío hay quienes lo llaman el segundo Moisés.

Su gran obra relacionada con la legislación judía es el Mishneh Torah, fue escrita en hebreo y desarrollada a lo largo de 14 libros y su Guía de los Perplejos, está considerada una obra fundamental para el judaísmo. Es uno de los más relevantes filósofos rabínicos de la historia.

En el campo de la medicina hizo aportaciones notables y una de ellas destaca que conceptualmente se trata de observar los mandamientos y mejorar los caminos, la moral y la conducta hacia sus niveles más altos, para todos los seres del mundo.

Si aplicáramos estas enseñanzas, podríamos estar atentos a las normas dictadas por las autoridades para cuidar nuestro cuerpo y el de quienes nos rodean, en la sociedad y en los tiempos que vivimos.

Diego Acosta

FUENTES:
Biblioteca Nacional de Medicina – Ramban Maimonides Medical Journal  / Estados Unidos

TENTAR A DIOS…?

Parte 2. El monje agustino que inició la Reforma Protestante, reflexiona sobre las actitudes
en tiempo de pestes.

Para aquellos cuyos deberes no lo requieren, sin embargo, Lutero aconseja un juicio equilibrado y un sentido común pragmático. Por un lado, Lutero argumenta que huir del peligro no es intrínsecamente incorrecto, y multiplica ejemplos de las escrituras para apoyar esto: Jacob huyó de Esaú, David huyó de Saúl, Pablo huyó de Damasco. Por otro lado, Lutero sostiene que la ley del amor nos obliga a ayudar a nuestro prójimo en tiempos de necesidad, incluso cuando esa ayuda corre peligro para nosotros. «Un hombre que no ayudará ni apoyará a otros», observa Luther, «a menos que pueda hacerlo sin afectar su seguridad o su propiedad, nunca ayudará a su vecino». Estos son aquellos a quienes Cristo dirá: “Estaba enfermo y no me visitasteis” (Mateo 25:43). Ahora bien, en este punto uno podría objetar que los tiempos han cambiado desde el siglo XVI. No es nuestro trabajo cuidar a los enfermos directamente, especialmente no durante una época de pandemia; para eso está el sistema de salud. Y Luther estaría de acuerdo. De hecho, Wittenberg de Lutero fue una de las primeras ciudades de Europa occidental en nombrar a un médico de tiempo completo para atender a los pobres, ¡a expensas del gobierno! Lutero vio este tipo de arreglo como la forma ideal de implementar la obligación de la comunidad de cuidar a los necesitados, pero también reconoció que en circunstancias extremas, otras medidas pueden ser necesarias: Sería bueno, donde hay un gobierno eficiente en las ciudades y los estados, mantener las casas municipales y los hospitales con personal para atender a los enfermos, de modo que los pacientes de las casas particulares puedan ser enviados allí… De hecho, ese sería un arreglo excelente, encomiable y cristiano al que todos deberían ofrecer ayuda y contribuciones generosas, en particular el gobierno. Donde no existen tales instituciones, y existen solo en unos pocos lugares, debemos brindar atención hospitalaria y ser enfermeros unos para otros en cualquier extremo o arriesgarnos a perder la salvación y la gracia de Dios. ¡Palabras fuertes, estas! Pero son un fuerte recordatorio de que lo que sea que los primeros reformadores protestantes como Martín Lutero hayan querido decir al enseñar que la salvación viene “solo por la fe”, ciertamente no abrió una brecha entre nuestra fe en Dios y el amor y el cuidado que le debemos a nuestros vecinos, ¡ni mucho menos! La mayoría de los consejos de Lutero en este tratado están dirigidos a aquellas almas temerosas que se sintieron tentadas a abandonar sus deberes en tiempos de crisis. Pero también reconoce que existe otro peligro, lo que él llama «tentar a Dios«.

Fuente: Escritos seleccionados de Lutero. Tomo 2: Renovación de la Devoción y Teología. Editora Insel de Frankfurt del Meno. Páginas 22-250. Autor David Fink

NO OS AFANÉIS EN 2021

Recordemos lo que dijo Jesús:
No os afanéis por vuestra vida,
qué habéis de comer o qué habéis de beber;
ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir.
¿No es la vida más que el alimento,
y el cuerpo más que el vestido?

Diego Acosta – BLOG DEL TIEMPO

SE PUEDE HUIR DE UNA PESTE…?

Fuente: Escritos seleccionados de Lutero. Tomo 2: Renovación de la Devoción y Teología. Editora Insel de Frankfurt del Meno. Páginas 22-250. Autor David Fink

Parte1.

Sucedió que en el mes de octubre del año de nuestro Señor 1347, alrededor del primero de ese mes, doce galeras genoveses, huyendo de la ira de nuestro Señor que cayó sobre ellos por su fechoría, atracaron en el puerto de la ciudad de Messina. Trajeron consigo una plaga que llevaron hasta la médula de sus huesos, de modo que si alguien les hablaba, se contagiaba de una enfermedad mortal que le producía una muerte inmediata que no podía evitar de ninguna manera. Así comienza uno de los primeros relatos históricos de la «Peste Negra» en la Europa medieval tardía, escrito por el cronista siciliano Michele da Piazza. La plaga fue una pandemia verdaderamente aterradora. Las estimaciones modernas sugieren que la enfermedad puede haber matado a la mitad de quienes la contrajeron, y cuando llegó la muerte fue rápida, agonizante y absolutamente indigna. Considere esta descripción, por otro testigo italiano: No hay palabras para describir lo horribles que han sido estos eventos y, de hecho, quien pueda decir que no ha vivido en condiciones absolutamente espantosas puede realmente considerarse afortunado. Los infectados mueren casi de inmediato. Se hinchan debajo de las axilas y en la ingle y se caen mientras hablan. Los padres abandonan a sus hijos, las esposas a sus maridos y un hermano al otro. Al final, todo el mundo escapa y abandona a cualquiera que pueda estar infectado. . .  Y yo, Agnolo di Tura, llamado el Gordo, he enterrado a cinco de mis hijos con mis propias manos. Dado el horror de estos eventos, no es sorprendente que encontremos escritores de este período luchando con todo tipo de preguntas difíciles: ¿cómo evitar enfermarse? ¿Cómo evitar que otras personas se enfermen? ¿Cómo seguir manteniendo una apariencia de normalidad cuando el mundo parece estar patas arriba? Y sobre todo: ¿dónde está Dios en medio de todo este sufrimiento y muerte? Estas preguntas eran aún más urgentes para aquellos cuya vocación los llamaba al frente de batalla en la batalla contra la plaga: los médicos, que cuidaban los cuerpos de los enfermos; sacerdotes, que se preocuparon por sus almas; frailes, monjes y monjas, cuyos votos religiosos a menudo les obligaban a buscar a los enfermos y cuidar sus cuerpos y almas. Y a pesar de las sombrías observaciones de Agnolo el Gordo, no todos huyeron. En el verano de 1527, la peste volvió a arrasar Europa. Pero esta vez, cayó sobre una sociedad profundamente dividida — «polarizada», diríamos, por los eventos de la Reforma Protestante. Además de todos los viejos miedos a la muerte y el colapso social, las percepciones de la enfermedad se filtraron a través de nuevas capas de desconfianza arraigadas en las diferencias religiosas. Los protestantes consideraban la plaga como el juicio de Dios sobre la decadencia y la idolatría católicas; Los católicos acusaron a los protestantes de debilitar la unidad de la cristiandad en tiempos de crisis. Ambos bandos aprovecharon alegremente ejemplos de cobardía y otros pasos en falso para pintar a sus enemigos de la peor manera posible.

Diego Acosta

DIOS Y BEETHOVEN…!

BLOG del TIEMPO

Al cumplirse 250 años del nacimiento de Ludwig von Beethoven, se comenta y se exalta su figura. El maestro Daniel Barenboim, recordó en un reportaje en el diario EL MUNDO de España, unos conceptos muy relevantes.

Dijo que el histórico fundador de la Filarmónica de Berlín, afirmó que según su opinión Bach representaba a la música lo que el Antiguo Testamento a la Biblia y que Beethoven era en ese contexto el Nuevo Testamento.

Sin poder hacer consideraciones técnicas o de conocimiento sobre estas cuestiones, sí podemos expresar lo que creemos con relación a estos genios insuperables de la música.

Tanto uno como otro representan lo que los dones y talentos que Dios concede, pueden obrar en la vida y en los hechos de las personas.

Si en el caso de Bach se reconoce su obra por servir de forma manifiesta a Dios, en el caso de Beethoven, se puede decir que sus obras reflejan la Grandeza del Creador.

En un significativo aniversario de su natalicio, mientras los hombres honramos al genio nacido en Bonn, es bueno recordar que su obra testimonia la naturaleza inabarcable de quién le concedió el talento como para poder afirmar que cambió la historia de la música en su más elevada expresión.

Diego Acosta

 

 

ORGÍAS Y DOBLE VIDA

 

BLOG DEL TIEMPO

El episodio de Bruselas donde un eurodiputado y dos diplomáticos fueron sorprendidos participando de una orgía homosexual, revela dramáticamente la doble moral de la sociedad.

Que es lo mismo que decir como la sociedad acepta esta clase de hechos y defiende a quienes son sus protagonistas, con el fútil argumento de la defensa de los derechos y con la defensa de quienes sostienen la perversión como forma de vida.

Jesús nos advirtió sobre que en el final de los tiempos la maldad prevalecería y haría que la fe de mucho se enfriaría y podemos agregar que también aceptaría a quienes hablan de un modo y proceden de otro.

El eurodiputado húngaro participante de la orgía entre hombres era públicamente defensor de la familia: hombre-mujer y con su vida, descalifica la institución fundamental establecida por el Eterno.

La sociedad se cuida mucho de censurar estos comportamientos y cuida también a quienes son sus protagonistas y olvida a quienes se sienten agraviados, ofendidos, engañados.

La hora exige posturas firmes, definitivas frente a los farsantes, a quienes los apoyan y también a los falsos profetas que tergiversan la Verdad.

Diego Acosta

LA ORGÍA DE BRUSELAS

BLOG DEL TIEMPO 

La presencia de un eurodiputado y de diplomáticos en una orgía realizada en la capital de Bélgica, pone de manifiesto el nivel de hipocresía de los tiempos en los que vivimos.

Por mucho que se quiera argumentar a favor del ejercicio de la libertad individual, lo que se está haciendo es tergiversar los argumentos.

No se cuestionan los derechos, lo que se cuestiona es quienes violaron las normas belgas por la peste y también el grado de notoriedad que tienen.

Concretamente el eurodiputado, es húngaro y supuestamente defensor de la familia integrada por un hombre y una mujer y está casado con una jueza del Tribunal Constitucional de Hungría.

Este legislador europeo, fue el proponente de esta figura del matrimonio en la nueva constitución de su país de 2011, lo que supone una objeción a la unión entre personas del mismo sexo.

Esa misma persona es la que participaba en una orgía en la que solo intervenían hombres. La hipocresía es tan evidente, que resulta ofensiva.

Y lo más grave es el cuidado que se tiene tanto en las opiniones como en las informaciones del episodio. Como si se pretendiera salvaguardar la honra de los participantes de la orgía o de sus derechos.

Jesús nos advirtió sobre el grado de maldad que tendríamos que afrontar en el final de los tiempos. Nos conforta que finalmente llegará la verdadera Justicia, la del Eterno.