COMO ROBOTS

DEVOCIONAL

La imagen de un robot caminando hacia el año 2022, es sorprendente y a la vez sobrecogedora.

Sorprendente porque nos recuerda que estamos terminando el noveno mes y que muy pronto estaremos celebrando un cambio de año.

Y dijimos que la imagen del robot es sobrecogedora, porque en cierta forma muchos de nosotros nos podremos ver representados, porque avanzamos y avanzamos como si no fuéramos humanos.

Qué nos está pasando?

Devoramos los minutos, los días, los meses a un ritmo enloquecedor y el mañana que nos parecía lejano, ya forma parte del pasado y perdemos la noción del tiempo como si estuviéramos descontrolados.

La Palabra de Dios nos revela que en los tiempos finales los días serán acortados, para que podamos soportar todo lo que está ocurriendo. Es otra forma de la Gracia del Eterno.

Pero seamos conscientes de ello y no obremos como robots, que no tienen ni alma ni espíritu y son seres inanimados que obran en sentido figurado como títeres.

Somos hombres e hijos de Dios!

Deuteronomio 12:28
Guarda y escucha todas estas palabras que yo te mando,
para que haciendo lo bueno y lo recto
ante los ojos de Jehová tu Dios,
te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti para siempre.

Diego Acosta / Neide Ferreira

EL BUEN ÁNIMO

DEVOCIONAL

Cada vez que he tenido que realizar una gestión o debo esperar algo relacionado con mi vida, advierto que la ansiedad me domina y también un cierto estado de nervios.

Que significa esto?

Que mi confianza en Dios no es todo lo grande que debería ser, no es todo lo trascendente que tiene su condición de Todopoderoso.

Por eso es que aun sabiéndolo tengo dudas o hasta miedo. En este punto debo reflexionar para pensar exactamente qué es lo que espero del Eterno.

Más allá de mis humanas necesidades no hay nada más importante que reconocer que si me declaro hijo del Altísimo, debo ser fiel a esa condición y estar plenamente dispuesto a aceptar su Voluntad Soberana.

Lo que surge de esta aceptación es el buen ánimo, porque entonces pienso que no hay nadie que pueda luchar contra las decisiones del Creador. Con esa certeza es necesario obrar cada día.

Hechos 7:25
Por tanto, oh varones, tened buen ánimo;
porque yo confío en Dios
que será así como se me ha dicho.

Atos 7:25
Portanto, ó varões, tende bom ânimo!
Porque creio em Deus
que há de acontecer assim como a mim me foi dito.

Diego Acosta / Neide Ferreira

SUERTE…?

Acabo de leer un breve mensaje de un supuesto creyente que afirmaba que a la suerte hay que llamarla.

Una vez más quienes nos declaramos hijos de Dios, debemos afrontar la cruda realidad de cómo es nuestra vida.

Si estamos eufóricos, poco más o menos que somos los amos del mundo. Si estamos tristes, acongojados, pensamos que Dios nos ha abandonado… a nuestra suerte.

No en vano hay millones de personas que consultan a supuestos astrólogos, adivinadores, a hombres y mujeres que anuncian que nos capaces de anticiparnos el futuro.

Lo penoso es que cada una de estas consultas, revela la pobreza espiritual de quién la realiza, que se somete voluntariamente a la humillante ceremonia de que alguien se introduzca en su vida y en la vida de sus próximos.

Así es como prácticamente a cada momento hablamos de la buena o la mala suerte, del golpe de fortuna o de infortunio.

Y nos olvidamos de lo único cierto: El Eterno está en el control de todo y de todos. Y solamente Él decide el porvenir!

Isaías 65:4-66

ES – Que se quedan en los sepulcros, y en lugares escondidos pasan la noche; que comen carne de cerdo, y en sus ollas hay caldo de cosas inmundas;

que dicen: Estate en tu lugar, no te acerques a mí, porque soy más santo que tú; éstos son humo en mi furor, fuego que arde todo el día.

He aquí que escrito está delante de mí; no callaré, sino que recompensaré, y daré el pago en su seno.

PT – Assentando-se junto às sepulturas, e passando as noites junto aos lugares secretos, e comendo carne de porco e caldo de coisas abomináveis nos seus pratos.

 E dizem: Retira-te, e não te chegues a mim, porque sou mais santo do que tu. Estes são uma fumaça no meu nariz, um fogo que arde todo o dia.

 Eis que está escrito diante de mim: não me calarei; mas eu pagarei, sim, deitar-lhes-ei a recompensa no seu seio.

Diego Acosta – Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

NEGOCIO CUATRI-ANUAL

 

Blog del TIEMPO!

Dentro de algunas horas comenzará un acontecimiento deportivo, que se ha convertido en uno de los grandes negocios a escala mundial.

Millones y millones de personas en todo el mundo, quedarán atrapadas por su atractivo y por una magnificada exaltación del patriotismo.

Es evidentemente, un tiempo para recordar lo verdadero, para tener presente que lo principal no es la defensa de los colores nacionales, sino que hombres y mujeres que nos llamamos hijos de Dios, no caigamos en la gigantesca atracción de un colosal negocio.

Durante casi un mes, seguirá la vigencia de la desigualdad, la influencia de la maldad y el imperio del pecado.

No lo olvidemos, para no ser víctimas de un espejismo tan gigantesco como intrascendente de valores. Lo único importante es el Reino y su Justicia!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

TRABAJO…!

Las personas del mundo la mayoría de las veces se quejan de su trabajo, se quejan porque están cansadas por el esfuerzo que les demanda.

Otros se quejan porque están haciendo lo que no les gusta o porque es diferente de aquello para lo que estudiaron.

El trabajo, la mayoría de las veces suscita quejas!

Lo sorprendente de esta cuestión, es que en el mundo espiritual, también ocurre lo mismo con muchas personas que se llaman hijos de Dios.

Están cansados de servir!

Están cansados de trabajar para Dios!

Como es posible?

La respuesta es tan simple como dura!

Quién se cansa cuando está sirviendo, es porque no está trabajando en el Espíritu, sino que se está esforzando en su propio esfuerzo.

Nadie que trabaje verdaderamente para el Eterno puede estar cansado!

El Altísimo renueva las fuerzas, tanto de los jóvenes como de los mayores!

Si declaro que estoy cansando en mi vocación de servir, es porque no estoy sirviendo a Dios, sino a mí mismo!

1 Corintios 15:58

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes,

creciendo en la obra del Señor siempre,

sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

1 Coríntios 15:58

Portanto, meus amados irmãos, sede firmes e constantes,

sempre abundantes na obra do Senhor,

sabendo que o vosso trabalho não é vão no Senhor.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com