NO TENTAR A DIOS

PARTE 3

Citaré a Lutero extensamente aquí porque me parece que su consejo es particularmente oportuno en nuestra situación: Otros pecan a la diestra. Son demasiado imprudentes e imprudentes, tentando a Dios y despreciando todo lo que pueda contrarrestar la muerte y la plaga. Desdeñan el uso de medicinas; no evitan los lugares y las personas infectadas por la peste, sino que se burlan de ella con despreocupación y desean demostrar su independencia. Dicen que es el castigo de Dios; si quiere protegerlos, puede hacerlo sin medicamentos ni nuestro cuidado. Eso no es confiar en Dios sino tentarlo…

No, mis queridos amigos, eso no es bueno. Use medicamentos; tomar pociones que puedan ayudarlo; fumigar la casa, el patio y la calle; evita a las personas y los lugares donde tu vecino no necesita tu presencia o se ha recuperado, y actúa como un hombre que quiere ayudar a apagar la ciudad en llamas. ¿Qué más es la epidemia sino un fuego que en lugar de consumir madera y paja devora la vida y el cuerpo? Deberías pensar de esta manera: “Muy bien, por decreto de Dios el enemigo nos ha enviado veneno y despojos mortales. Por tanto, le pediré a Dios con misericordia que nos proteja. Luego fumigaré, ayudaré a purificar el aire, administraré medicamentos y los tomaré. Evitaré a las personas y lugares donde mi presencia no sea necesaria para no contaminarme y así tal vez infectar y contaminar a otros, y así causar su muerte como resultado de mi negligencia. Si Dios quisiera llevarme, seguramente me encontrará, y he hecho lo que él esperaba de mí, por lo que no soy responsable ni de mi propia muerte ni de la muerte de otros. Sin embargo, si mi vecino me necesita, no evitaré un lugar o persona, sino que iré libremente, como se indicó anteriormente. Mira, esta es una fe tan temerosa de Dios porque no es ni descarada ni temeraria y no tienta a Dios ”. A medida que nuestra nación, nuestra comunidad y nuestra iglesia continúan enfrentándose al desafío de la pandemia de COVID-19, escuchamos un tamborileo persistente de todos lados de que estamos en «aguas inexploradas». De alguna manera, eso puede ser cierto. Pero las reflexiones de Lutero sobre la plaga son un buen recordatorio de que los cristianos hemos estado lidiando con enfermedades mortales durante siglos, y tenemos un cuerpo de sabiduría acumulada a la que recurrir mientras navegamos por estas aguas turbulentas. Así que sigamos tomando nuestras pociones, fumigando nuestras casas (o al menos usando desinfectante de manos) y evitando los lugares donde no nos necesitan (distanciamiento social) con un sentido de urgencia, como las personas que quieren Ayude a apagar una ciudad en llamas. Esto no es solo un buen consejo médico, es una necesidad espiritual.

Fuente: Escritos seleccionados de Lutero. Tomo 2: Renovación de la Devoción y Teología. Editora Insel de Frankfurt del Meno. Páginas 22-250. Autor David Fink

ESTE ES EL TIEMPO DE DIOS

En el nuevo año seguimos sufriendo la peste
con confusión e incertidumbre,
y con el despertar de la Iglesia de Jesús
sin la burbuja y predicando el Evangelio.
El Prójimo está más cercano al igual que el Reino de Dios!
Diego Acosta – MENSAJE

SE PUEDE HUIR DE UNA PESTE…?

Fuente: Escritos seleccionados de Lutero. Tomo 2: Renovación de la Devoción y Teología. Editora Insel de Frankfurt del Meno. Páginas 22-250. Autor David Fink

Parte1.

Sucedió que en el mes de octubre del año de nuestro Señor 1347, alrededor del primero de ese mes, doce galeras genoveses, huyendo de la ira de nuestro Señor que cayó sobre ellos por su fechoría, atracaron en el puerto de la ciudad de Messina. Trajeron consigo una plaga que llevaron hasta la médula de sus huesos, de modo que si alguien les hablaba, se contagiaba de una enfermedad mortal que le producía una muerte inmediata que no podía evitar de ninguna manera. Así comienza uno de los primeros relatos históricos de la «Peste Negra» en la Europa medieval tardía, escrito por el cronista siciliano Michele da Piazza. La plaga fue una pandemia verdaderamente aterradora. Las estimaciones modernas sugieren que la enfermedad puede haber matado a la mitad de quienes la contrajeron, y cuando llegó la muerte fue rápida, agonizante y absolutamente indigna. Considere esta descripción, por otro testigo italiano: No hay palabras para describir lo horribles que han sido estos eventos y, de hecho, quien pueda decir que no ha vivido en condiciones absolutamente espantosas puede realmente considerarse afortunado. Los infectados mueren casi de inmediato. Se hinchan debajo de las axilas y en la ingle y se caen mientras hablan. Los padres abandonan a sus hijos, las esposas a sus maridos y un hermano al otro. Al final, todo el mundo escapa y abandona a cualquiera que pueda estar infectado. . .  Y yo, Agnolo di Tura, llamado el Gordo, he enterrado a cinco de mis hijos con mis propias manos. Dado el horror de estos eventos, no es sorprendente que encontremos escritores de este período luchando con todo tipo de preguntas difíciles: ¿cómo evitar enfermarse? ¿Cómo evitar que otras personas se enfermen? ¿Cómo seguir manteniendo una apariencia de normalidad cuando el mundo parece estar patas arriba? Y sobre todo: ¿dónde está Dios en medio de todo este sufrimiento y muerte? Estas preguntas eran aún más urgentes para aquellos cuya vocación los llamaba al frente de batalla en la batalla contra la plaga: los médicos, que cuidaban los cuerpos de los enfermos; sacerdotes, que se preocuparon por sus almas; frailes, monjes y monjas, cuyos votos religiosos a menudo les obligaban a buscar a los enfermos y cuidar sus cuerpos y almas. Y a pesar de las sombrías observaciones de Agnolo el Gordo, no todos huyeron. En el verano de 1527, la peste volvió a arrasar Europa. Pero esta vez, cayó sobre una sociedad profundamente dividida — «polarizada», diríamos, por los eventos de la Reforma Protestante. Además de todos los viejos miedos a la muerte y el colapso social, las percepciones de la enfermedad se filtraron a través de nuevas capas de desconfianza arraigadas en las diferencias religiosas. Los protestantes consideraban la plaga como el juicio de Dios sobre la decadencia y la idolatría católicas; Los católicos acusaron a los protestantes de debilitar la unidad de la cristiandad en tiempos de crisis. Ambos bandos aprovecharon alegremente ejemplos de cobardía y otros pasos en falso para pintar a sus enemigos de la peor manera posible.

Diego Acosta

EL CHANTAJE NEGACIONISTA

CARTA DE ALEMANIA 

Las duras restricciones que se aplicarán en el país hasta el 10 de Enero tienen como origen el agravamiento del número de personas contagiadas por la peste y también por el elevado nivel de muertos.

Estas restricciones han provocado múltiples reacciones contrarias que están encabezadas precisamente por quienes chantajearon a las autoridades con la defensa de los derechos individuales o negando la peste.

Este chantaje fue ejercido con las manifestaciones repetidas en varias ciudades de los distintos estados que conforman Alemania, en defensa de los derechos consagrados por la Constitución.

Sería insensato suponer que haya desde el Gobierno o desde la propia ciudadanía, personas que tengan la intención de obrar en contra de lo que establece la Ley fundamental.

Pero quienes amparados precisamente en esa Ley, son quienes la violan buscando preservar las garantías individuales frente a la inmensa mayoría de los habitantes del país, que también tienen derechos, uno de ellos el de la salud.

En estas horas difíciles y complejas es importante reflexionar sobre el bien común y especialmente en el mensaje de Jesús, cuando habló de cuidar al Prójimo. En este caso, Prójimo somos todos los habitantes de Alemania.

Diego Acosta