Iain Murray / PARA PENSAR / ES

 

Somos incapaces de contribuir a

nuestra propia regeneración,

tanto como contribuir a la Obra del

Calvario.

www.septimomilenio.com