John Bunyan / PARA PENSAR / ES

 

La conversión no es un proceso

agradable y fácil como algunas

personas imaginan. Si así fuese el

corazón del hombre jamás hubiera

sido comparado con un campo no

cultivado y la Palabra de Dios con un

arado.

www.septimomilenio.com