MUERTE A UN LÍDER

LA OTRA HISTORIA

Hace medio siglo un franco tirador utilizó un arma con el que quitó la vida a Martin Luther King.

El magnicidio se registró en la ciudad de Memphis, Estados Unidos, cuando el líder de los derechos de los negros y pastor bautista, saludaba a quienes lo visitaban desde los balcones de un sencillo hotel.

Han pasado 50 años de este hecho que conmovió y sigue conmoviendo la conciencia de un país, que todavía tiene una deuda pendiente con su pasado.

Recordamos una frase de su histórico discurso “Tengo un Sueño”: Ahora es tiempo de hacer que la justicia sea una realidad para todos los hijos de Dios.

Martin Luther King siempre tuvo presente en sus pensamientos y en sus mensajes las enseñanzas de Jesús y los mandatos de Amar al prójimo y al Reino y su Justicia.

Es relevante apreciar que esta firmeza en sus convicciones espirituales, fueron las que alentaron su lucha y también las que dejaron un sólido legado para las generaciones futuras.

Seguramente el pastor bautista tuvo sus aspectos humanos como todos nosotros, sus debilidades y sus errores, pero tuvo fe en sus creencias y la transmitió sin caer ni en la sensiblería ni en el oportunismo.

Martin Luther King, bien puede ser otro de los discípulos de Jesús, que tuvo la fe necesaria para caminar por el camino angosto.

Otro ejemplo para alentarnos y para perseverar!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

TENGO UN SUEÑO

 Histórico discurso de Martin Luther King. A los 50 años de su asesinato, es importante recordar sus pensamientos sobre los derechos del hombre, de todos los hombres! Quién fuera pastor bautista, defendió los mismos derechos que defendió Jesús y reclamó para los ciudadanos negros de su país el respeto y la igualdad que enseñó el Hijo de Dios.

Estoy contento de reunirme hoy con vosotros y con vosotras en la que pasará a la historia como la mayor manifestación por la libertad en la historia de nuestra nación.

Hace un siglo, un gran americano, bajo cuya simbólica sombra nos encontramos, firmó la Proclamación de Emancipación. Este trascendental decreto llegó como un gran faro de esperanza para millones de esclavos negros y esclavas negras, que habían sido quemados en las llamas de una injusticia aniquiladora. Llegó como un amanecer dichoso para acabar con la larga noche de su cautividad.

Pero cien años después, las personas negras todavía no son libres. Cien años después, la vida de las personas negras sigue todavía tristemente atenazada por los grilletes de la segregación y por las cadenas de la discriminación. Cien años después, las personas negras viven en una isla solitaria de pobreza en medio de un vasto océano de prosperidad material. Cien años después, las personas negras todavía siguen languideciendo en los rincones de la sociedad americana y se sienten como exiliadas en su propia tierra. Así que hemos venido hoy aquí a mostrar unas condiciones vergonzosas.

Hemos venido a la capital de nuestra nación en cierto sentido para cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magnificientes palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, estaban firmando un pagaré del que todo americano iba a ser heredero. Este pagaré era una promesa de que a todos los hombres —sí, a los hombres negros y también a los hombres blancos— se les garantizarían los derechos inalienables a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad.

Hoy es obvio que América ha defraudado en este pagaré en lo que se refiere a sus ciudadanos y ciudadanas de color. En vez de cumplir con esta sagrada obligación, América ha dado al pueblo negro un cheque malo, un cheque que ha sido devuelto marcado “sin fondos”.

Pero nos negamos a creer que el banco de la justicia está en bancarrota. Nos negamos a creer que no hay fondos suficientes en las grandes arcas bancarias de las oportunidades de esta nación. Así que hemos venido a cobrar este cheque, un cheque que nos dé mediante reclamación las riquezas de la libertad y la seguridad de la justicia. También hemos venido a este santo lugar para recordar a América la intensa urgencia de este momento. No es tiempo de darse al lujo de refrescarse o de tomar el tranquilizante del gradualismo. Ahora es tiempo de hacer que las promesas de democracia sean reales. Ahora es tiempo de subir desde el oscuro y desolado valle de la segregación al soleado sendero de la justicia racial. Ahora es tiempo de alzar a nuestra nación desde las arenas movedizas de la injusticia racial a la sólida roca de la fraternidad. Ahora es tiempo de hacer que la justicia sea una realidad para todos los hijos de Dios.

Sería desastroso para la nación pasar por alto la urgencia del momento y subestimar la determinación de las personas negras. Este asfixiante verano del legítimo descontento de las personas negras no pasará hasta que haya un estimulante otoño de libertad e igualdad. Mil novecientos sesenta y tres no es un fin, sino un comienzo. Quienes esperaban que las personas negras necesitaran soltar vapor y que ahora estarán contentos, tendrán un brusco despertar si la nación vuelve a su actividad como si nada hubiera pasado. No habrá descanso ni tranquilidad en América hasta que las personas negras tengan garantizados sus derechos como ciudadanas y ciudadanos. Los torbellinos de revuelta continuarán sacudiendo los cimientos de nuestra nación hasta que nazca el día brillante de la justicia.

Pero hay algo que debo decir a mi pueblo, que está en el caluroso umbral que lleva al interior del palacio de justicia. En el proceso de conseguir nuestro legítimo lugar, no debemos ser culpables de acciones equivocadas. No busquemos saciar nuestra sed de libertad bebiendo de la copa del encarnizamiento y del odio.  Debemos conducir siempre nuestra lucha en el elevado nivel de la dignidad y la disciplina. No debemos permitir que nuestra fecunda protesta degenere en violencia física. Una y otra vez debemos ascender a las majestuosas alturas donde se hace frente a la fuerza física con la fuerza espiritual. La maravillosa nueva militancia que ha envuelto a la comunidad negra no debe llevarnos a desconfiar de todas las personas blancas, ya que muchos de nuestros hermanos blancos, como su presencia hoy aquí evidencia, han llegado a ser conscientes de que su destino está atado a nuestro destino. Han llegado a darse cuenta de que su libertad está inextricablemente unida a nuestra libertad. No podemos caminar solos.

Y mientras caminamos, debemos hacer la solemne promesa de que siempre caminaremos hacia adelante. No podemos volver atrás. Hay quienes están preguntando a los defensores de los derechos civiles: “¿Cuándo estaréis satisfechos?” No podemos estar satisfechos mientras las personas negras sean víctimas de los indecibles horrores de la brutalidad de la policía. No podemos estar satisfechos mientras nuestros cuerpos, cargados con la fatiga del viaje, no puedan conseguir alojamiento en los moteles de las autopistas ni en los hoteles de las ciudades. No podemos estar satisfechos mientras la movilidad básica de las personas negras sea de un ghetto más pequeño a otro más amplio. No podemos estar satisfechos mientras nuestros hijos sean despojados de su personalidad y privados de su dignidad por letreros que digan “sólo para blancos”. No podemos estar satisfechos mientras una persona negra en Mississippi no pueda votar y una persona negra en Nueva York crea que no tiene nada por qué votar. No, no, no estamos satisfechos y no estaremos satisfechos hasta que la justicia corra como las aguas y la rectitud como un impetuoso torrente.

No soy inconsciente de que algunos de vosotros y vosotras habéis venido aquí después de grandes procesos y tribulaciones. Algunos de vosotros y vosotras habéis salido recientemente de estrechas celdas de una prisión. Algunos de vosotros y vosotras habéis venido de zonas donde vuestra búsqueda de la libertad os dejó golpeados por las tormentas de la persecución y tambaleantes por los vientos de la brutalidad de la policía. Habéis sido los veteranos del sufrimiento fecundo. Continuad trabajando con la fe de que el sufrimiento inmerecido es redención.

Volved a Mississippi, volved a Alabama, volved a Carolina del Sur, volved a Georgia, volved a Luisiana, volved a los suburbios y a los ghettos de nuestras ciudades del Norte, sabiendo que de un modo u otro esta situación puede y va a ser cambiada.

La defensa por los derechos continúa!

Martin Luther King, vive porque su legado esta presente en la Memoria de

su pueblo.

www.septimomilenio.com

TENGO UN SUEÑO

HACIENDO MEMORIA – DCCCLXXXII

28 de Agosto de 1963

El líder por los derechos de los negros en Estados Unidos pronuncia un discurso que se haría famoso a través del paso del tiempo.

Es el que se conoce como: Tengo un sueño, I have a dream, en el que resume sus ideas con relación a la lucha que mantenía por los derechos.

Martin Luther King fue asesinado y se convirtió en un símbolo del movimiento de los derechos de los afroamericanos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

ESTADOS UNIDOS HONRA A MARTIN LUTHER KING

HACIENDO MEMORIA – DCCIL

15 de Enero de 1986

El Presidente Jimmy Carter declara que el día del nacimiento del dirigente por los derechos civiles, sea asueto nacional.

El asesinato del pastor evangélico fue uno de los grandes magnicidios que vivió Estados Unidos en el pasado siglo.

El reconocimiento a su labor por los derechos de los negros americanos, fue reconocido con diversas distinciones concedidas post mortem.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

MARTIN LUTHER KING RECIBE EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ

luther_king

HACIENDO MEMORIA – DCXLIV

14 de Octubre de 1864

El pastor bautista fue a lo largo de los últimos años de su vida un defensor de los derechos civiles de sus compatriotas negros.

Tuvo una destacada participación en los hechos que condenaban la guerra de Vietnam.

Su asesinato en Memphis lo convirtió en uno de los símbolos de los derechos humanos de Estados Unidos.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com