MILITARIZAR EL REINO…?

Blog del TIEMPO!

Por difícil que resulte de entender, una iglesia pentecostal en Brasil totalmente rendida a la teología de la prosperidad, ahora propugna una especie de militarización de las congregaciones.

Con el lema de Gladiadores del Altar – GA – impreso en camisetas verdes, se alienta a que jóvenes de hasta 25 años se conviertan en gladiadores de Dios para deshacer la obra del mal.

Esta impresionante desviación de la Palabra, está impulsada por una de las mayores iglesias pentecostales de América, originada en Brasil y con total identificación con la prosperidad.

Cabe preguntarse:

Dios precisa de gladiadores?

Dios precisa gladiadores de qué altar?

Es posible que estemos llegando a los momentos en los que la tolerancia hacia determinadas visiones de la Biblia, deban ser tratadas con la mayor firmeza y contundencia.

Puede un líder de la prosperidad alentar una cruzada contra la maldad en el mundo?

Si el principio en sí mismo es espúreo, como se puede hablar de luchar por el Reino de Dios?

Cuando Jesús fue preguntado por las señales de los tiempos del fin, respondió que lo primero era que no nos dejáramos engañar.

Nos estamos dejando engañar con estos supuestos gladiadores del altar?

Hasta cuando seremos tolerantes en la gran tarea de poner en orden la casa del Señor?

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EMPECINADO

DEVOCIONAL

La larga serie de errores y de fracasos de mi vida, tal vez tengan un punto en común: La mayoría de ellos fueron productos  de mi terquedad.

Podría decir que de mi empecinamiento!

Desafiando no solo la lógica natural, sino también la lógica que debería aconsejar al hombre a ser menos impulsivo y confiar también menos, en sus propias capacidades.

Pero, aún en los tiempos mundanos, siempre hay en cada vida una tendencia natural que es difícil de corregir, porque afecta al propio ego.

Por esa razón, cometí errores que naturalmente tuvieron un costo muy grande, no solo para mí sino también para mis amados.

Esto engrandece aún más, la Obra de Restauración de Jesús en mi vida y también en la vida de quienes afecté con mi conducta, que en su momento me parecía de lo más natural.

La infinita Gracia y Misericordia del Eterno, me perdonó y ahora restaura parte del mal que hice, por ser un empecinado.

Job 33:26

Orará a Dios,

y éste le amará, y

 verá su faz con júbilo;

y restaurará al hombre su justicia.

33:26

Deveras, orará a Deus,

que se agradará dele,

e verá a sua face com júbilo,

e restituirá ao homem a sua justiça.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ADVERTENCIA HISTÓRICA

Blog del TIEMPO!

La subasta de una carta dirigida a su hermana María, recordó una histórica advertencia que formuló Albert Einstein.

Dijo el genio alemán:  Aquí se avecinan tiempos económicos y políticos oscuros, por lo que me alegra alejarme de todo.

De esta manera el científico anunció las razones por las que se alejaba de Berlín con un destino que no revela en la carta, por obvias razones.

Transcurría el año 1922 y en Alemania comenzaba a germinar el proceso que llevaría al nazismo al poder y al antisemitismo a su más horrorosa exaltación.

Una década antes de que el nazismo conquistara el poder, el científico de 43 años revelaba sus temores y sobre todo, advertía de las consecuencias que sobrevendrían a Alemania con el nuevo régimen.

Einstein recibiría el Premio Nobel de Física tres meses después y la toma del poder por el nazismo lo sorprendió mientras se encontraba pronunciando conferencias científicas en el exterior.

Finalmente decidió residir en Estados Unidos, para no ser objeto de la política del nazismo contra los judíos. Fue precisamente el asesinato del Ministro de Relaciones Exteriores Walter Rathenau, amigo y compañero de Einstein, lo que lo decidió a abandonar Berlín.

La advertencia de Einstein fue formulada alrededor de 10 años antes de que ocurriera la toma del poder por el nazismo. Es importante recordar, el valor que tienen los avisos, las advertencias, que nos llegan a través de las múltiples formas en que se manifiesta el Eterno.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

1 2 3 720