SEAMOS FLEXIBLES

Frecuentemente se utiliza la imagen de un lápiz como ejemplo para determinadas situaciones, porque se mantiene rígido cuando lo usamos, pero si lo quisiéramos sacar de esa rigidez terminará por romperse.

Podemos pensar: es buena la rigidez? Si se trata de cuestiones esenciales, no cabe duda que no podemos cambiar lo que es verdadero por lo que no lo es o intentar tergiversar o adulterar como significado.

Por qué entonces cuando intentamos modificar la rigidez nos podemos romper como un lápiz? Porque son dos conceptos antagónicos. La rigidez de las cosas inmutables y la rigidez de las personas, que muchas veces no es otra cosa que encerrarse en nuestras propias convicciones.

Esta posibilidad de rompernos o de romper haciendo mal a alguien es más probable de lo que nos imaginamos, puesto que hemos sido llamados a ser prudentes, particularmente con quienes viven todavía en la infancia espiritual.

No podemos hacer alardes de nuestros conocimientos y de nuestras posiciones rígidas, sin correr el riesgo de hacer daño a quienes recién están comenzando su camino con el Señor.

Muchas veces dependerá de nuestra flexibilidad la posibilidad de que lleguemos con el mensaje profundo, sin tratar de imponer un determinado criterio en base a una postura dogmática.

La flexibilidad al contrario que el lápiz, está hecha de amor, de misericordia, de paciencia. Recordemos cuánto podría haber cambiado nuestra vida espiritual si hubiéramos encontrado en nuestro camino a un hombre, a una mujer flexible.

1 Corintios 8:11

Diego Acosta García

BENDITA INQUIETUD

Un día cualquiera, un día como hoy, descubrimos que dentro de nuestra apacible vida hay algo que comienza a perturbarnos, aunque no sepamos muy bien de que se trata.

El sosiego que tenemos en nuestro interior nos hace acomodarnos a una determinada forma de comportarnos, somos creyentes pero con el límite necesario como para que nada nos afecte.

Ese límite está relacionado con nuestro compromiso con la Iglesia, con nuestros hermanos, con nuestros amigos más cercanos. El límite funciona de manera impecable para que nada nos demande ningún tipo de compromiso.

Tampoco estamos comprometidos con nada ni con nadie en la vida de la Iglesia, ya que asistimos puntualmente a los cultos y damos nuestros diezmos y ofrendas, pero siempre con la participación limitada.

Pero un día algo altera esta fórmula de vivir sosegadamente, sin alteraciones ni cambios bruscos, sabiendo que cumplimos pero siempre con el mínimo imprescindible.

Hasta que el Espíritu Santo nos inquieta y nos hace pensar en una determinada situación, en un determinado hermano, que sabemos debemos afrontar y debemos ayudar.

En ese momento nos damos cuenta que es vida apacible no se corresponde con el propósito del Señor para nuestra vida. Y ese día reaccionamos y buscamos comprometernos y nos sentimos transformados. Ese día puede ser hoy. Bendita inquietud.

Romanos 15:13

Diego Acosta García

EL BUEN CONSEJO

Cada uno de nosotros debemos de tener la seguridad que Dios está pendiente de todas nuestras necesidades, por complejas y difíciles que sean y en los lugares y momentos más insospechados.

Por esa razón ÉL sabe cuando el Espíritu Santo debe obrar en nuestras vidas con la palabra de sabiduría, con el consejo necesario para que no nos desviemos del camino correcto.

La cuestión es tener la capacidad para discernir cuál es la Palabra que el Espíritu nos trae y para saber diferenciarla de aquella que nuestros pensamientos puedan creer que es la correcta.

El Espíritu nunca nos aturdirá con su mensaje, por el contrario nos hablará como un susurro para que podamos recibir la profunda enseñanza que nos guiará por el rumbo mejor.

No nos deben importar las circunstancias ni los problemas que estemos atravesando. E incluso hasta es probable que no advirtamos que estamos en dificultades o haciendo cosas que nos perjudican.

El Espíritu siempre nos hablará. La cuestión es saber escuchar y por encima de todo, ser sabios para hacer lo que se nos sugiere, para obrar en consecuencia. Eso es lo que llamamos el buen consejo, como el que recibió Moisés de su suegro.

Éxodo 18:20

Diego Acosta García

EL DON DE LA CREATIVIDAD

En estos días el mundo despide a uno de los hombres que con su creatividad recrearon la tecnología, para demostrar que los dones naturales son un auténtico regalo.

Por esa creatividad se le han rendido homenajes prácticamente en todos los países del mundo, lo que revela la magnitud de su aporte.

Incluso es notable como se destacan también sus facetas menos ponderables, aquellas que lo revelan no solamente como un talento genial sino como hombre con claroscuros como todos los hombres.

Pero es importante rescatar como enseñanza espiritual, que este hombre siendo tan dotado por dones y talentos, nunca se envaneció como para atribuirse toda la capacidad y negar a Dios.

Por el contrario exaltó la importancia de la fe como instrumento para transitar por la vida, buscando los horizontes mejores y los desafíos mayores.

Tal vez nunca se pudo imaginar que con su mensaje de fe se estaba acercando al Creador de todos y al Creador que le otorgó su propio talento.

De todas las circunstancias podemos extraer enseñanzas que nos lleven a entender cuál es el propósito que Dios ha determinado para cada uno de nosotros y como en este caso, aprendamos la lección de sabiduría de no negar al Supremo.

Proverbios 3:13

Diego Acosta García

OTRA SEÑAL: 11 11 11

Períodicamente surgen los falsos profetas que con teorías absurdas y descabelladas anuncian el fin del mundo, cosa que se repite cada vez con mayor frecuencia.

El pasado 27 de septiembre debía de haberse producido el fin del mundo según lo anunciado por un predicador cristiano, que aseguraba que ese día cuando entre el sol y la tierra se interpusiera el cometa Elenin se desencadenaría la gran catástrofe.

La fertilidad de la imaginación de los falsos profetas es tan grande, que desde hace unos días se insiste con una nueva fecha: el día 11, del mes 11 de 2011. Hay falsos profetas en todos los ámbitos.

En que se fundamenta esta nueva predicción? En que ese día y a las 11 de la mañana se produjo la firma por parte de Alemania del armisticio, documento que daba por oficialmente terminada la Primera Guerra Mundial en 1.918.

Es más que evidente que estos anuncios del fin del mundo, generan a nuevos ricos, miles de informaciones que se distribuyen a todos los medios de comunicación y nuevas frustraciones.

El fundador de los mormones también anunció varias veces el fin del mundo y ante el fracaso de sus predicciones, siguió insistiendo en nuevas fechas lo que caracteriza la fiabilidad de sus fundamentos.

Cabe preguntarse entonces, por que se sigue anunciando el  fin del mundo? Como es posible que ante tantos fracasos se sigue hablando del mismo tema?

Las respuestas son complejas, pero una aproximación al fondo de la cuestión, nos indica  que estamos ante la acción de los falsos profetas sobre los que nos advierte la Biblia.

Y qué función cumplen los falsos profetas? Una muy importante: la de llevar la zozobra, la preocupación, el temor, el desánimo, a una sociedad que está cada vez más alejada de las cuestiones espirituales y por lo tanto más expuesta al impacto de sus anuncios.

Los mensajes de los falsos profetas son magnificados por los medios de comunicación, hasta niveles asombrosos, porque siempre provocan reacciones que finalmente se traducen en mayores audiencias, en más ventas, en más negocio.

Estamos advertidos: los falsos profetas seguirán con sus anuncios catastrofistas como ocurre ahora con el 11 11 11. Esto lo comprobaremos a partir del 12 11 11.

Diego Acosta García

RETOQUES ESPIRITUALES

En estos tiempos es muy frecuente escuchar sobre retoques que se hacen sobre las fotografías de las personas para mejorar su aspecto, para disimular defectos y para hacerlas más atractivas.

Esta práctica no solo que está extendida sino que tiene sus admiradores y también sus detractores, por cuánto hay quienes entienden que con esos retoques se está falseando la realidad.

En nuestra vida espiritual corremos el riesgo de estar haciendo ex
actamente lo mismo: vamos retocando determinados aspectos hasta que finalmente comenzamos a dar una imagen agradable.

Tenemos las características de los hermanos simpáticos, amables, considerados, afectuosos  y más o menos dispuestos a ayudar a los demás aunque con determinados límites.

Lo peligroso de esta cuestión es que nos podemos llegar a confundir y no saber exactamente quienes somos. Somos los que en realidad somos o somos los retocados?

En nuestra vida espiritual no puede haber retoques porque debemos ser íntegros y cabales guiados en todo momento por el Espíritu Santo para obrar como lo que verdaderamente somos.
No podemos engañar a Dios, pero corremos el grave riesgo de engañarnos a nosotros mismos.

Salmos 15:2

Diego Acosta García

NO SEAMOS ESTANQUES

Si miramos con franqueza nuestro interior, tal vez descubramos que poco a poco nos hemos ido convirtiendo en un estanque donde las aguas permanecen quietas.

Nos podemos preguntar: Que ha pasado para que las aguas dejen de fluir y se conviertan en un estanque? Que ha ocurrido en nosotros para que nos hayamos convertido en un estanque espiritual?

Cada cual tendrá su respuesta, pero podemos decir que no es bueno que seamos estanques porque si las aguas dejan de fluir, lentamente van perdiendo su pureza y se convierten en algo peligroso y contaminado.

Busquemos en qué lugar y en qué momento las aguas dejaron de fluir, dejaron de ser aguas vivas llenas de bendición y se convirtieron en un estanque oscuro y cada vez más denso.

Las aguas vivas deben alimentar nuestro interior, para purificarlo y convertirlo a su vez en otra fuente de vida, para ser capaces de alimentar de vida a quienes lo necesitan.

Los ríos de aguas vivas deben de correr libres, impetuosos, saludables en nuestro espíritu, para que la renovación sea posible y podamos servir con alegría a quienes nos rodean.

No seamos estanques. No impidamos que las aguas vivas sean aguas de bendición.

Jeremías 17:13

Diego Acosta García

Y SI ES NECESARIO…

Se cuenta que pocos años después de iniciado el proceso de la Reforma un maestro le dijo a su discípulo al despedirlo: Ve y predica… y si es necesario habla.

La historia breve y contundente nos debe hacer reflexionar acerca de la necesidad de observar como son nuestras actitudes cuando estamos en presencia de otras personas.

Puede ocurrir que con un simple gesto amistoso, un gesto considerado, un gesto solidario, podamos impactar a otras personas y generar hacia nuestra fe una atracción importante.

Hemos sido mandados a cumplir la Gran Comisión y debemos entender que también podemos predicar con nuestras actitudes y que muchas veces no tendremos oportunidad de hablar.

Y lo que es más importante: que nuestras actitudes hablen por nosotros, para así poder extender el mensaje del Reino hasta los confines de la tierra y a todos los hombres.

Recordemos que si es necesario… hablemos, pero mientras tanto que nuestras actitudes reflejen que nos sentimos hijos amados de Dios y que deseamos que ese mismo amor lo puedan recibir en sus vidas los hombres y mujeres con los que nos cruzamos en nuestro cotidiano devenir.

Filipenses 3:17

Diego Acosta García

ESCUCHEMOS… SOLAMENTE ESCUCHEMOS

En el fragor de nuestra vida estamos inundados por toda clase de ruidos, de palabras, de sonidos, de voces confusas, que nos llevan a una especia de aturdimiento y distracción.

Con ese fragor nos volvemos insensibles a las palabras que deberíamos escuchar y de tanto escuchar lo que no debemos, nos convertimos en nuestros propios oidores.

No hay palabra más importante que la nuestra, nos agrada escuchar voz porque la mayoría de las veces solamente nos dice lo que nos gusta oír, sin reprensiones y siempre justificándonos.

Así vivimos días tras días, alejándonos por completo de las enseñanzas que recibimos, de las palabras sabias que en algún momento nos fueron  dadas como mensaje.

La dimensión espiritual comienza a carecer de sentido, porque solamente nos rodeamos del ruido que ahoga el silencio y que ensombrece nuestro entendimiento.

No dejamos ninguna oportunidad para escuchar al Dios que nos rescató, al Dios que por misericordia nos llamó a su lado, al Dios que siempre tiene memoria de nuestro nombre.

Debemos dar un paso de firmeza para abandonar esta forma de vivir. Escuchar la Palabra de Dios cada día es lo más importante que debemos hacer para que nuestras vidas sean transformadas y llenas del Espíritu, porque para eso fuimos creados.

Proverbios 1:33

Diego Acosta García

SEAMOS ÁGUILAS

Es curioso cuando de tanto mirar nuestros propios problemas, nuestras circunstancias, de tanto centrarnos en lo que llamamos nuestra realidad, comenzamos a caminar mirando hacia abajo.

Dejamos de tener la perspectiva del horizonte y en cambio dirigimos nuestros ojos hacia abajo, y obrando de esta manera inevitablemente nos sentiremos agobiados, cansados.

Y por qué ocurre esto? Porque al convertirnos en el centro de toda nuestra atención, dejamos de percibir lo que ocurre a nuestro alrededor y solamente permitimos que lleguen hasta nosotros las señales de alarma o de preocupación.

No somos capaces de advertir que así como es verdad que existen problemas, situaciones muy graves, también hay bellos momentos que se nos pasan desapercibidos por nuestra egolatría.

Debemos abandonar esta actitud que se parece en mucho a la de las aves de corral, que solamente dan pequeños saltitos a pesar de que podrían utilizar sus alas para realizar aunque sea pequeños vuelos.

Dejemos de ser el centro de nuestro propio mundo, y seamos capaces de dirigir nuestra mirada hacia lo alto, para poder mirar a quienes nos rodean y comprobar cuánto nos necesitan.

Abramos las alas de nuestros pensamientos, de nuestra fe y aprendamos a volar como las águilas y entonces y solo entonces podremos ser diferentes, podremos comenzar a comprender lo que Dios tiene para nosotros.

Estamos a tiempo para advertir las grandes cosas que Dios nos quiere mostrar y que no podemos ver porque estamos centrados en nosotros mismos.

Isaías 40:31

Diego Acosta García

1 699 700 701 702 703 705