SER DIFERENTES

Una de las formas de poder influir al mundo es tratar de que verdaderamente pueda apreciarse que somos hombres y mujeres distintos a los demás.

Pero en qué consiste esa diferencia? Podría pensarse que debemos tener actitudes extravagantes para llamar la atención o para provocar reacciones en quienes nos rodean.

En realidad nada hay más alejado de la realidad que la extravagancia para quienes nos llamamos hijos de Dios. Nada más alejado de lo que deben ser nuestros comportamientos.

Por el contrario nuestras actitudes si se oponen a la extravagancia o a la búsqueda de llamar la atención por cualquier método, tendrán que estar guiadas por la humildad y la mansedumbre.

Podemos tener la total certeza que en los tiempos que corren quién sea humilde y sea manso, atraerá sobre sí la atención de todas las personas, porque son virtudes casi imperceptibles.

Podríamos decir que no se practican, no solo por desinterés sino porque se las considera fuera de lugar en una sociedad donde la soberbia y la prepotencia son más importantes.

Si debemos impactar al mundo lo impactemos con la humildad y la mansedumbre, porque entonces estaremos en el Camino que nos trazó Jesús con su ejemplo.

Salmos 25:9
Diego Acosta García

Y LOS SUICIDAS?

Cada vez que una persona de cierta notoriedad se quita la vida llama poderosamente la atención e incluso hasta se sugieren algunas hipótesis basadas en ciertos fundamentos sociológicos.

Es evidente que debemos de tener misericordia por las personas que adoptan estas decisiones, pero debemos avanzar en la dirección de ayudarlos y de prevenir sus drásticas actitudes y no caer en el juicio.

Por mucho que se quiera especular o deducir es muy difícil saber porque una persona toma la decisión de suicidarse. Incluso los que las explican también nos dejan dudas.

Pero esta falta de conocimiento no nos puede impedir que tratemos de ahondar en nuestras actitudes solidarias hacia quienes son potencialmente protagonistas de suicidio.

Cuando hablamos de que somos un cuerpo, debemos de tener en cuenta que precisamente por eso debemos estar atentos acerca de cualquier forma de alarma que pueda darnos una persona determinada.

Las personas que viven situaciones personales difíciles, las que se encuentran en grados extremos de soledad, nos deben motivar a tener actitudes de cercanía y amor.

No basta con lamentar y dolernos por los suicidas. Lo que se nos reclama es la solidaridad activa y poner en marcha el poderoso instrumento que es el Amor. Pidamos dirección al Espíritu en esta difícil tarea.

Isaías 35:1
Diego Acosta García

LO QUE NO ESPERAMOS

En nuestra vida de creyentes quizás una de las sorpresas más grandes que podemos tener, es que lo que estábamos esperando se concrete pero de una manera totalmente distinta.

Muchas veces nos imaginamos situaciones que creemos que serán una bendición para nuestras vidas y en cambio se producen hechos totalmente diferentes.

Por qué nos equivocamos de esta manera? Tal vez porque obramos desde la perspectiva personal, analizando lo que creemos que será lo más conveniente olvidando el Propósito de Dios.

Esta es la gran cuestión. Debemos ser prudentes en nuestros planteamientos con relación al futuro, para no cometer errores de apreciación que nos lleven al desencanto.

No es Dios el que falla o se equivoca. Somos nosotros mismos que en nuestro afán nos imaginamos cosas o situaciones, que están alejadas del Plan del Eterno.

No existe una fórmula infalible para no cometer esta clase de errores. Pero si existe un Camino perfecto: Es el de orar en todo tiempo y circunstancia, para que el Espíritu nos revele la Verdad.

No nos dejemos llevar por nuestras ilusiones o nuestros afanes. Pensemos que Dios siempre tiene lo mejor para nosotros y que no siempre coincidirá con lo que nosotros creemos que es lo bueno.

Salmos 138:8
Diego Acosta García

SÉPTIMO MILENIO: EL CORÁN EN ALEMANIA

La cuestión de la minoría turca en el país más importante de Europa sigue ocupando la actualidad en la sociedad. Prueba de ello es el impacto provocado por una nueva encuesta realizada entre jóvenes turcos.
El porcentaje de jóvenes que desea que haya más mezquitas en Alemania se ha elevado considerablemente y alcanza al 70 por ciento, que representa un 15 por ciento de aumento con relación a la anterior consulta.
El 72 por ciento de los jóvenes turcos manifiesta que el Islam es la única religión verdadera y ponen de manifiesto un creciente interés en los valores tradicionales y religiosos.
Este aumento de la religiosidad entre los jóvenes turcos, refleja otros aspectos de los comportamientos de esta comunidad. Mientras un 70 por ciento desea integrarse en la sociedad alemana, crece el número de personas que desea abandonar el país.
Esta encuesta vuelve a actualizar la polémica provocada por la distribución de ejemplares del Corán en los centros urbanos de Alemania. Se espera que 25 millones de ejemplares sean repartidos en todo el país.
Esta decisión provocó el rechazo de amplios sectores de la vida política y los medios de comunicación escribieron extensamente sobre el radicalismo salafista.
Esta oposición contrasta con la opinión que tienen de la distribución del Corán los jóvenes alemanes. Alrededor del 70 por ciento están de acuerdo con la iniciativa e incluso se muestran favorables a aportar dinero para completarla.
Algunos especialistas consideran que el resultado de la encuesta, podría ser el resultado de un resurgimiento de los jóvenes con relación a los valores religiosos de la tierra natal de sus padres.
En el país donde se gestó la Reforma, la cuestión tiene una especial relevancia. Estamos viviendo horas de gran trascendencia para el cumplimiento del Plan de Dios.
Cual debe ser la actitud de los evangélicos frente a este panorama? Podemos observar todo desde la tibieza o la indiferencia?

Fuentes: Der Spiegel – Alemania
Diego Acosta García

EL DESÁNIMO

Una de las responsabilidades de los hermanos mayores en una congregación, es la de estar atentos a lo que les ocurre a quienes son más jóvenes en la fe.

Es una actitud de misericordia y amor hacia quienes tienen poco camino recorrido en las cosas del Señor y cuidarlos con el mejor de los ánimos.

Esa fue precisamente la razón por la que advertimos que una pareja de hermanos tenía una forma de participar de los Cultos, que evidenciaba que no se encontraban bien de ánimo.

Se lo comentamos y tras algunas preguntas y respuestas, advertimos que les estaba dominando un gran sentimiento de desánimo, razón por lo que se estaban alejando no solo de la Iglesia sino del propio Dios.

La cuestión era encontrar lo que provocaba ese desánimo. El Espíritu nos reveló que los hermanos estaban angustiados por lo que ocurría con los hombres y mujeres del mundo que triunfaban a pesar de sus malos actos y comportamientos.

Recibimos Sabiduría de lo Alto para recordarles que nunca el Mal prevalecerá sobre el Bien, que nunca los pecados quedarán impunes y que la alegría del presente, se convertirá en amarga tristeza el Día del Juicio.

Números 16:26
Diego Acosta García

MENTIR POR OBLIGACIÓN

En algún tiempo de nuestra vida de impío tuvimos oportunidad de tener grandes ingresos a través del trabajo en una empresa donde se decía medio en broma medio en serio, que “se mentía más que se hablaba”.

Al cabo de algunos meses nos convertimos en seguidores del Señor y seguíamos trabajando en la misma empresa, que seguía siendo tan rentable económicamente.

Luego de unas pocas semanas se planteó una difícil cuestión. Si no mentíamos no éramos fieles a la empresa que nos daba la oportunidad de ganarnos la vida.

Y si mentíamos no éramos fieles a Dios que prohíbe expresamente la mentira, con lo que vivíamos horas de confusión y también de determinaciones.

Todo se aclaró un día al abrir la Palabra de Dios, leímos pudimos leer un versículo que hablaba de que nuestro sí debía ser sí y nuestro no, no. Era más que evidente que se trataba de una respuesta para nuestro interrogante.

La cuestión siguiente fue cuando dudamos con qué íbamos a vivir tras la salida de la empresa donde trabajábamos. También la Biblia nos dio la respuesta: El Señor es el Proveedor.

Es evidente que no podemos poner excusas de ningún tipo, cuando somos advertidos por la Palabra acerca de nuestros comportamientos. Si somos hijos de Dios nos debemos comportar como tales.

Salmos 40:4
Diego Acosta García

LA CARGA DEL PASADO

Un joven se lamentaba amargamente de su pasado, sabiendo todo el mal que había hecho y todo el daño que había causado. Se preguntaba como una persona así podía ser ser mirada por Dios.

Le respondimos que nadie es lo suficientemente digno como para ser aceptado por Dios, nadie es lo suficientemente perfecto como para que Dios pueda depositar su mirada sobre él.

Lo que ocurre es que el infinito amor de Dios supera todos nuestros errores, nuestros pecados, nuestras rebeldías e incluso olvida todas las veces que lo negamos.

Por eso Dios es Amor… Él elige a quienes serán sus hijos. Solo Él tiene el Poder suficiente para perdonar lo que nadie nos perdonará y para olvidar lo que nadie olvidará.

El joven quedó asombrado que pudiéramos hacer estas afirmaciones y que quedó todavía más perplejo, cuando le dijimos que nosotros no nos atrevíamos a juzgar su pasado.

Le dijimos que lo único que el Señor precisa es nuestro arrepentimiento y nuestro corazón dispuesto a buscar el Perdón que solo el Eterno nos puede conceder.

Nosotros que fuimos y somos pecadores nos llamamos hijos de Dios, solo por la infinita Gracia y Misericordia del Creador. No hay mérito suficiente que pueda hacer un humano para hacerse acreedor a tanto Amor.

Salmos 79:9
Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

NO NOS HAGAMOS ÍDOLOS

El pueblo hebreo en numerosas ocasiones fue reprendido por Dios por haberse hecho ídolos, cuestión fundamental que el Eterno planteó con relación a que Él es el Único Dios.

Esta prohibición de carácter perpetuo parece no tener una excesiva importancia en nuestra forma de vivir, por cuanto nos hacemos ídolos de forma permanente.

La idolatría forma parte de la naturaleza humana, puesto que necesitamos tener imágenes a las cuáles adorar y rendir pleitesía, no obstante saber que no podemos caer en ritos paganos.

Nuestra primera reacción será negar que haya alguna forma de idolatría en nuestras vidas. Pero estamos en lo cierto? El culto al cuerpo no es una forma de idolatría?

Y el culto al dinero, a la posición social, a los grandes templos, a los dogmas o a las doctrinas o teologías que tergiversan la única fuente original de nuestra fe que es la Palabra de Dios?

No son esas formas de idolatría? Dediquemos unos minutos a escudriñar nuestro interior y advertiremos las necesidad que tenemos de arrepentirnos y de pedir perdón por nuestro pecado.

Dios nos ha hecho a su imagen y semejanza, pero espiritual. Por eso la práctica pagana de adorar figuras hechas por los hombres, es un desafío al Eterno. Una rebeldía que no quedará impune.

Levítico 26:1
Diego Acosta García

EL PACIFICADOR

 

Tenemos el privilegio de conocer a un hermano que tiene el ministerio de pacificador, un ministerio que conmueve y sorprende a quienes tenemos oportunidad de ver en acción.

Es difícil explicar que es un pacificador, pero podríamos decir que es el hombre o la mujer que es capaz de tener siempre una actitud dispuesta a serenar los ánimos.

No debemos confundir este don con el de poner “pañitos tibios” que es una cosa no solamente diferente sino decididamente opuesta a lo que significa pacificar.

Cuando los ánimos están encendidos y en la mayoría de los casos con razones valederas, es difícil tener el temple necesario como para dirigirse a esas personas con las palabras adecuadas.

Es difícil si no se tiene el talento del Espíritu, porque entonces los efectos que produce son sombrosos y sobre ellos deberíamos reflexionar en profundidad.

Pacificar es un don que deberíamos anhelar, pero tener actitudes de pacificador es algo que debemos buscar con la ayuda del Espíritu, para no avivar fuegos que precisan ser sofocados.

El pacificador no es pacifista. El pacificador obra sobre el ánimo de las personas para que abandonen actitudes airadas y comprendan que solo con el Amor de Jesús es posible la vida en estos tiempos.

Proverbios 10:21

Diego Acosta García

www.septimomilenio.com

EL QUE SE AMA…

 

Si nos preguntaran de manera sorpresiva que quiere decir narcisista, tal vez responderíamos: El que se ama a sí mismo. Pero esa respuesta resume lo que verdaderamente significa?.

Vivimos en una sociedad donde se nos alienta a valorarnos y esa presión es cada vez mayor, al punto que casi todos los mensajes que recibimos nos motivan para que obremos en esa dirección.

Este es el principio básico del humanismo,  valorar al hombre por sobre todas las cosas y a valorarnos de manera personal, también sobre todo y sobre todos.

Por esta razón el que se ama a sí mismo, se convierte en una persona que se valora desmesuradamente frente a quienes lo rodean, buscando ser el centro de la atención en cualquier circunstancia.

Es más que evidente que esta postura personal desembocará inexorablemente en el exhibicionismo, el orgullo y la vanidad, porque quienes llegan a esta situación no soportan el menor menoscabo.

Y como debemos actuar con estas personas? Rotundamente con amor, aunque despierten rechazo y aunque sean ofensivos en sus procederes y aunque en más de una ocasión nos hayan agraviado.

El que se ama se encuentra en el polo opuesto al amor que predicó Jesús, al mandamiento que nos dejó de amar al prójimo, más que a nosotros mismos. Amemos al que se ama… para transformar su vida.

Proverbios 21:4
Diego Acosta García
www.septimomilenio.com