JUDÍOS SIN AYUDA

LA OTRA HISTORIA

A principios de julio de 1938 se celebró la Conferencia de Evian, en Francia, que fue convocada por iniciativa del presidente de los Estados Unidos.

El tema principal de esta Conferencia fue la del incremento de los refugiados judíos que huían de Alemania y Austria, ante el acoso del nazismo.

Representantes de 32 países y de organizaciones humanitarias debatieron durante nueve días, la posibilidad de ampliar la cantidad de judíos que estarían en condiciones de recibir.

La preocupación de Suiza en condición de país neutral, de no indisponerse con las autoridades del nazismo, impidió que la reunión se celebrara em Ginebra sede de la Sociedad de las Naciones.

Este fue el primer indicio del resultado de la Conferencia, pues 28 países a pesar de la creciente amenaza del régimen de Hitler sobre los judíos alemanes y austríacos, terminarían negando su ayuda

Los ingleses en 1937 a pesar de haber declarado el “hogar judío” en Palestina con el primer ministro Balfour, decidieron restringir el acceso de judíos, para no preocupar a los árabes que vivían en la región.

La Conferencia transcurrió con discursos de las naciones participantes, que declaraban su preocupación por los acontecimientos, pero a la vez se mostraban reacias a recibir más israelitas.

Evian ha sido duramente censurada y se la considera un fracaso moral de la sociedad mundial de aquellos tiempos pues a pesar de las evidencias, se negó auxilio a los judíos.

Al año siguiente de la conferencia de Evian, se cerró la última de las fábricas que estaba bajo el control judío en Alemania.

Bien podría decirse, que con la Conferencia de Evian, comenzó el Holocausto. De hecho la propaganda nazi, utilizó este bochornoso resultado, proclamando que en el mundo nadie quería a los judíos.

Las honrosas excepciones fueron Costa Rica y la República Dominicana.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

POR PRIMERA VEZ SE RECONOCE EL DERECHO A LA EXISTENCIA DEL HOGAR JUDÍO

exodus

HACIENDO MEMORIA – DCLXXI

2 de Noviembre de 1917

El canciller del Reino Unido se dirige por carta al líder de la comunidad judía del país, para manifestarle la posición favorable a la creación de un hogar judío en el territorio conocido como Palestina.

Arthur James Balfour, en pleno desarrollo de la Primera Guerra Mundial, tomó esta decisión en base a los intereses de Gran Bretaña en el norte del Mar Mediterráneo.

Lo concreto es que la llamada Doctrina Balfour, significó un respaldo a la causa del Pueblo de Dios en el camino hacia la constitución de lo que es hoy el Estado de Israel.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com