CADA UNO…

CONGREGACIÓN
SÉPTIMOMILENIO

Los grandes hombres de la Biblia, dejaron trascendentes enseñanzas inspirados por el Espíritu Santo que es quién concede la Sabiduría que viene de lo Alto.

Los hombres, en cambio, participamos en la diaria batalla por vivir en el mundo, lleno de acechanzas, tentaciones de todo tipo y también con trampas y atajos que supuestamente son los mejores caminos…hacia la nada o hacia la pérdida de todo.

La diferencia entre los hombres inspirados y cada uno de nosotros, es que ellos fueron capaces de advertir la Obra del Espíritu y en cambio los menos sabios, somos incapaces de percibir siquiera su presencia poderosa.

A esto debemos agregarle la natural tendencia a comparar situaciones o personas, tratando de encontrar referencias que nunca serán halladas, por la sencilla razón de que somos joyas únicas del Creador.

Por tanto difícilmente podremos comparar la vida de nuestro amigo o de nuestra esposa, con la propia, porque al ser diferentes las conclusiones necesariamente serán distintas.

Por esta razón es que la Palabra de Dios nos enseña que cada uno tiene su llamado, que para la vida de todos hay un Propósito, que es especial y único en cada caso.

Llegar a esta clase de conclusiones puede muy difícil e incluso llevarnos mucho tiempo, porque nuestros afanes nos impiden detenernos a pensar, a reflexionar acerca de las cuestiones superiores de la vida.

Incluso hasta en eso nos equivocamos, porque por mucho que nos empeñemos, nos afanemos e incluso nos angustiemos, todo será como lo ha dispuesto el Eterno.

Su Amor y Misericordia podrá aliviarnos de algunos pesares, pero su Plan se cumplirá porque su Omnipotencia es la que determina como será cada situación y la suma de todas ellas, que llamamos…vida.

Por esto Jesús nos dijo que quién quiera seguirlo que tome su propia cruz, la personal y no la de ninguna otra persona. Esta cruz que debemos llevar sobre nosotros, es la que nos ha sido asignada desde el Principio.

Por eso cada uno, debe ocuparse de su propia vida y tener siempre como Guía, que el Señor nos mandó a amar al prójimo, hasta el enemigo y esto significa llevar siempre el Mensaje de Salvación.

Debemos hacerlo, como Dios lo ha establecido, para cada hombre y cada mujer, para cada uno.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

HORARIO

ANTIVIRUS

Una vez más fue necesario hacer un cambio horario, basado en una indefendible teoría de un supuesto ahorro energético.

Los hombres una vez más decidieron ser más eficaces que el propio Creador y por tanto, mantuvieron la decisión de modificar dos veces al año los husos horarios.

En estos tiempos prácticamente nadie se atreve a defender la necesidad y sobre todo la certeza, de que estas modificaciones sirvan para solucionar el problema del ahorro de energía.

La cuestión surgida por la crisis del año 1974, tuvo como respuesta política el cambio horario, que antes y ahora, sigue sin quedar absolutamente demostrado como paliativo correcto de la situación.

Como tantas veces ha sido dicho, es necesario abandonar esta práctica que ocasiona más dificultades, que las que pretende solucionar.

En definitiva: Que los hombres dejemos de ser tan orgullosos y abandonemos la soberbia pretensión, de corregir a Dios.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

DESCANSAR

 

 

 

DEVOCIONAL

Pareciera que tenemos el imperativo de estar constantemente haciendo cosas, porque lo contrario sería una pérdida de tiempo o comenzar a vivir con una cierta tendencia a la indolencia.

Sin embargo el propio Creador, nos enseñó que debemos descansar, porque ÉL lo hizo al término de su Grandiosa Obra.

La cuestión es darle sentido al descanso!

Descansar significa no hacer nada?

Descansar es dejar la mente en blanco como proponen los budistas?

Descansar es caer en la molicie o la dejadez?

Todas estas preguntas podrían responderse con el concepto que Dios aplicó a su descanso. ÉL hizo la Obra y luego reposó. Había visto que era buena y era necesario un tiempo para analizarla y contemplarla.

Del mismo modo debo obrar en mi propia vida. Nadie me sugiere que no trabaje. Todo lo contrario. Lo que debo aprender es que luego de la tarea es necesario hacer una pausa, para valorar lo hecho y para prepararnos para lo que debamos hacer.

Si el Eterno lo hizo, sigamos su ejemplo!

Génesis 2:3
Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó,
porque en él reposó
de toda la obra que había hecho en la creación.

Gênesis 2:3  

E abençoou Deus o dia sétimo e o santificou;
porque nele descansou
de toda a sua obra, que Deus criara e fizera.

Diego Acosta / Neide Ferreira

 

www.septimomilenio.com

 

ESTACIONES…!

Blog del TIEMPO!

Con la frivolidad que caracteriza a los años que vivimos, una vez más comentamos acerca del cambio de las estaciones en los hemisferios norte y sur.

Y como casi siempre, los relacionamos con los sentimientos, las emociones y más frívolamente aún, con los necesarios cambios de vestuarios, propios de las cambiantes temperaturas.

Pero, pocos, muy pocos, recordamos que las estaciones son otra muestra de la Grandiosa imaginación del Creador, que nos concedió a los hombres signos evidentes para que advirtamos que cada tanto tiempo iniciamos nuevas etapas en nuestra vida cotidiana.

Ignorando o frivolizando, tratamos de permanecer indiferentes a la prodigiosa demostración que el Eterno nos ha dado a los seres humanos, de su Poder y de su Majestad.

No es necesario imaginar ninguna forma de adoración con relación a las estaciones, sino tener presente que forman parte de la Creación de Dios, para su propia Honra.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

PLAGIO

Blog del TIEMPO!

Hay pocas acciones más denigrantes que el plagio.

Quién es capaz de caer en esta falta, es capaz de robar algo tan intangible como es la obra de otra persona, sabiendo que es difícilmente demostrable.

Tiene el agravante de apropiarse de la creación del talento de otro ser, ignorando que es Dios quién concede las capacidades y por tanto en el fondo todo lo que robamos en ese sentido, resulta como si le robáramos al propio Creador.

Ofende quién practica el plagio, a quienes se han preocupado en mejorar sus propias capacidades, se han esforzado en mejorarlas y en dotarlas de un nivel superior.

Por qué robamos, entonces?

Por el triste afán de la vana-gloria, por la pequeñez de nuestra propia mente, por la mezquindad de atribuirnos méritos que no nos pertenecen y que finalmente nos dejarán en evidencia.

El plagio es una de las miserables bajezas humanas, disfrazadas de intentos de mejorar una determinada creación personal, que no es otra cosa que el robo condenado por el Eterno.

Oremos para no caer en el plagio!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

OS ACORDÁIS…?

¿Os acordáis del cuento
de la fiesta que hubo en el cielo?
Un ángel vino a la Tierra
a traer la invitación.
Sólo los que tenían alas
fueron invitados
porque podían volar,
pero el sapo envidioso
que era también muy tramposo
logró con sus artimañas
a esa fiesta colar.
En la invitación estaba escrito
que todos que fuesen músicos
sus instrumentos podrían llevar.
La paloma preparó su harpa,
la cigüeña su clarín,
y el pájaro carpintero
afinó su violín.
La libélula tan delicada
tocaba la flauta divinamente,
y quiso llevar su instrumento
para alegrar el corazón
de todos los oyentes.
La garza con su guitarra
con esmero la preparó,
afinando sus cuerdas,
limpiándola con sus plumas
y finalmente, en un rincón
del bosque la dejó.
Todos se acicalaban
para estar limpios y olorosos,
pues la ocasión exigía
que estuvieran así de hermosos.
Nuestro tramposo personaje
pensó,  pensó,  y repensó
buscando una manera
de burlar la vigilancia
y poder por fin
a los cielos llegar.
En su cabecita hueca
una lucecita se encendió,
y en la guitarra de la garza
él rápidamente se escondió.
La garza no se apercibió
de la carga que llevaba;
Siguió surcando los aires
con lo contenta que estaba.
Al llegar, todos pusieron
sus instrumentos
dónde un ángel les indicó,
y el sapo en ese instante
de esa oportunidad aprovechó.
Y salió de su escondrijo
para disfrutar de la fiesta,
del celestial evento.
En vez de procurar
pasar desapercibido
se puso a bailar,
riendo, y saltando
demostrando su contentamiento.
Las aves se sorprendieron
al ver que él había logrado
lo que los otros animales
ni siquiera ésa posibilidad
había alguno soñado.
Como era muy gentiles
no le dieron mucha importancia,
y el sapo siguió disfrutando
hasta el final de la fiesta.
Se despistó de estar pendiente
de meterse en su escondrijo,
y cuando se percató,
la garza ya se había ido.
No obstante, él vio allí
en el lugar de los intrumentos
la tuba del cuervo
que se estaba despidiendo
para alzar el vuelo de vuelta,
y el sapo se metió dentro.
El cuervo cogió su tuba,
y en el aire se alzó,
pero de contento que estaba
quiso continuar la música
y su tuba la sopló.
El sapo salió disparado
en el primer acorde
que el cuervo inocente tocó.
Y fue echado abajo
y a la Tierra se cayó.
Y colorín colorado
ese cuento se ha acabado.Ese cuento me hace recordar
lo que está escrito en la Biblia,
cuando habla de la segunda venida
de Jesús,  nuestro Señor.
Sabemos que él vendrá
a buscar a su iglesia,
y nos alzaremos en los aires
para estar para siempre
con nuestro Creador.
El primer requisito
Es creer en Jesucristo
a quién debemos amar,
pues es él que vendrá
a por su iglesia,
a su novia amada,
a quién él va a desposar.
No podremos hacer trampas
como el sapo de la historia;
Jesús ya conoce hace tiempo
los que realmente son suyos.
Y no podremos escondernos
detrás de pastores ungidos,
de músicos,  o misioneros,
o de los creyentes amigos.
La invitación es para todos,
y cada uno debe aprovechar
el tiempo que Dios le dio
para crecer y madurar
en los mandamientos de Dios,
viviendo siempre gozosos
en su buena, agradable,
y perfecta voluntad.
La renuncia que Jesús pide
en Mateo capítulo 16,
es el modo que tendremos
que vivir para agradar a él.
El que no renuncia a sí mismo,
y que se rehúsa a cambiar,
no podrá conocerle,
para amarle  profundamente
y disfrutar de su amor de verdad.
El que permite que su ego
lo impida de ser transformado,
será dejado atrás;
Y tendrá que asumir
las funestas consecuencias
de sus actos inconsecuentes
que cambiarán por completo
a su celestial porvenir.
En el cielo habrá la boda
del Cordero y de la novia,
y allí no podrá estar,
el que no estuviere vestido
adecuado para el evento
será echado por el Rey
por las puertas de su Ciudad.

Lucia Caetano

www.septimomilenio.com

IDÓNEA

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Hay dos clases de personas: las que creen que lo saben todo y las que pensamos que siempre habrá un tiempo para aprender.
En una larga conversación con una querida amiga, me sorprendió cuando comentando un pasaje de su vida, habló de cómo había cambiado su concepto sobre la ayuda idónea..
Recordando el pensamiento de Dios en Génesis, llegamos a analizar la situación de esta señora, esposa del pastor de una pequeña congregación y con un enorme talento para su ministerio.
Sin embargo en ese lugar donde vivían era prácticamente imposible que pudiera desarrollar aquella maravilla de capacidad que el Señor le había concedido y que tuvo una gran repercusión.
Me dijo: Durante un breve tiempo me preocupé, me ofusqué, me entristecía. Pero por la Gracia el Espíritu me advirtió acerca de un nuevo tiempo de mi vida.
Y fue así como la cuestión de ser la ayuda idónea para un hombre, en este mi esposo pastor de una iglesia, se convirtió en una nueva dimensión de servir.
Ahora no solamente servía él, sino que yo lo ayudaba a servir!
Quedó atrás otro tiempo en el que pude servir con mi talento y ahora comenzaba uno nuevo en el que acompañaba de hecho y de palabra, a quién precisaba de mi esfuerzo.
Que significa esto?
Algo tan sencillo y tan profundo, como el de comprender que difícilmente podremos estar mucho tiempo haciendo una tarea, por muy capacitados que estemos para cumplirla.
Puede ocurrir que de tanto realizarla nos habituemos, nos acomodemos a una determinada forma de obrar, perdiendo el sentido superior de la misión de servir.
El Eterno nos ha concedido talentos para que los mantengamos vivos y capaces de ser dúctiles, de aplicarlos de maneras diferentes a lo que nosotros concebimos como normal y lógico.
Mi amiga se declaraba contenta por esta experiencia que había renovado su vida, desde el servir para estar firme al lado de su esposo, haciendo realidad el propósito del Creador de que sea la mujer la ayuda idónea para el hombre.
El ser apropiado para cumplir una tarea, es un entender el contenido profundo de lo que el Todopoderoso ha establecido para cada uno de nosotros.
Entenderlo es nuestra responsabilidad y cumplirlo debe ser nuestra alegría. Además de aprender en cada circunstancia.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

PEDIR

 

 

DEVOCIONAL

Hay quienes aseguran que nos pasamos la vida pidiendo!

Y es verdad, solo que es preciso saber qué es lo que pedimos!

Podemos pedir lo superfluo, aquello que satisface nuestra vanidad o nuestro torpe deseo de complacer lo que el mundo nos recuerda para… sentirnos bien.

Cuando pienso en la acción de pedir al Creador, me imagino otra cosa. Que debo pedir lo que es imprescindible, esencial, aquello que ÉL mismo enseñó en la Oración fundamental.

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA!

Esto sí que debo pedir, pues tiene relación directa con mi necesidad más elemental y porque revela que en mi corazón hay una auténtica dependencia con el Señor.

Tener en cuenta esto, nos llevará verdaderamente a establecer que en nuestra relación con el Eterno prevalece la dependencia más total y absoluta, para que ÉL sea nuestro Proveedor.

Desde hoy, pediré el PAN NUESTRO DE CADA DÍA!

Lucas 11:3
ES –
El pan nuestro de cada día,
dánoslo hoy.

PT –  Dá-nos cada dia
o nosso pão cotidiano

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SI o NO…!

CONGREGACIÓN
SÉPTIMO MILENIO

Una de las decisiones tan antigua como el hombre, es la de creer o no creer en la existencia de un ser superior.
Hay quienes literalmente no creen que exista! Y se distinguen con la denominación de ateos.
Pero también hay hombres que declaran que es imposible al entendimiento humano el conocimiento de lo divino o de lo que pueda trascender de la experiencia personal. Y se llaman agnósticos.
Hay otro grupo que tiene algunas singularidades. La más importante es que sí aceptan y reconocen la existencia de un ser superior al que llamamos Dios, pero no lo aceptan, lo rechazan o reniegan de ÉL.
Tanto los ateos como los agnósticos pocas veces utilizan la palabra Dios, utilizando en cambio el término ser superior. Es decir, en su actitud simplemente declaran su posición que podríamos llamar intelectual o  filosófica.
Pero quién niega a Dios aceptando su existencia, está declarando su rebeldía hacia ÉL y no admite ninguna forma de superioridad sobre su vida, aún cuando pueda reconocer que le ha dado el aliento esencial.
Siempre ha habido hombres y mujeres que sostengan estos pensamientos, con declaraciones que demuestran su egolatría, su orgullo,su vanidad.
Lo más triste y preocupante, que quienes aún admitiendo que han sido Creados niegan al Creador, con el tiempo van adoptando comportamientos que los sujetan a otras formas de creencia.
Unos depositan su fe en el dinero, otros en las drogas, otros en el ocultismo en sus diversas variantes, otros en esa indefinida deidad que es capaz de todo y superior a todo.
O se vuelcan a las prácticas rituales de dioses muertos, como Buda, Confucio, Mahoma. Ignorando deliberadamente que hay un Dios vivo que es el Padre que envió a su Hijo para que ofrendara su vida por todos los pecados humanos y que resucitó en una prueba mayúscula de su Omnipotencia.
Cuando pienso en esto, me entristezco porque no soy capaz de tener las palabras que puedan llegar hasta sus mentes y sus corazones, para que abandonen sus posturas y se concedan la posibilidad de recibir el bien supremo del Amor de Dios y la Salvación que solo ÉL puede dar.

Por ellos también Jesús ofrendó su vida y ahora reclama su arrepentimiento!

Diego Acosta / Neife Ferreira

www.septimomilenio.com

INDIFERENCIA

DEVOCIONAL

Si un día me despierto y no tengo deseos de hacer absolutamente nada, me debo preocupar?

O debo escudriñar mi corazón para saber que me está ocurriendo?

Es evidente que si tenemos en nuestro corazón a Jesús, este tipo de situaciones no nos deberían de ocurrir. Pero sin embargo, suceden. La cuestión es tratar de saber, por qué?

Lo primero es examinar nuestra relación con Dios, estamos orando, estamos obrando, como lo que somos, sus hijos?

Quizás ese sea el centro del problema, que nos estamos alejando del Eterno y entonces lentamente vamos perdiendo su Gracia y nos encontramos indefensos ante el menor de los problemas.

La indiferencia no es algo que recibamos del Señor, es una perturbación del enemigo que se aprovecha de nuestras debilidades y también de nuestra negligencia.

Le pido al Creador Sabiduría, para comprender que en esta situación lo único que puedo hacer es arrepentirme por mi iniquidad y volver al mejor lugar posible: A los pies de quién me ha dado la vida.

Job 28:28
Y dijo al hombre:
He aquí que el temor del Señor es la sabiduría,
y el apartarse del mal,
la inteligencia.

Jó 28:28
Mas disse ao homem:
Eis que o temor do Senhor é a sabedoria,
e apartar-se do mal
é a inteligência.

Diego Acosta / Neide Ferreira