HACERSE RICOS…

ANTIVIRUS

Si la literatura parece despeñarse hacia el facilismo o la frivolidad, hay que añadir nuevos motivos de preocupación: la aparición de libros para hacerse rico.

Lo grave es que supuestas prestigiosas publicaciones se hacen eco de los textos, que son alabados más allá de lo razonable por lo que se convierten en sospechosas e intencionadas exhortaciones a su lectura.

Una vez más comprobamos como el dinero es el poderoso instrumento que mueve a la sociedad, hacia la necedad de creer que es la solución de todos los problemas.

La Biblia nos advierte, por el contrario que el principal motivo de los problemas humanos, porque al amar el dinero nos convertimos en sus esclavos porque nos llena el corazón de envidia, ambición, orgullo, avaricia.

El dinero ha provocado a lo largo de los tiempos las más ruines conductas de los hombres, que rinden culto en el altar de homenaje al dios mammon, el dios dinero.

No sumarse a su esclavitud, es una forma de Sabiduría superior, porque debemos aceptar lo que el Señor ha dispuesto para nuestras vidas. Porque con absoluta seguridad, será siempre mejor que el dinero.

Diego Acosta

Los deberes cristianos y el amor fraternal

En la Carta a los Hebreos se nos insta a la hospitalidad
porque podremos recibir a ángeles.
recordando a los presos y viviendo sin avaricia,
preservando la honra del lecho matrimonial

y sabiendo que Jesucristo es el mismo
ayer, hoy y por los siglos.

EN ESTE DÍA

Por qué la Provisión no llega a todos? – La Creación – 704

Dios en su infinita grandeza y con su infinito Amor
creó también la Provisión
para todos los seres que poblamos la Tierra.
Por qué hay hombres, mujeres y niños que pasan hambre?
No es la avaricia humana la que lo provoca?
LA CREACIÓN

Qué ejemplos les damos a los jóvenes?

Con demasiada frecuencia criticamos a nuestros jóvenes,
sin pensar que las generaciones
que tenemos más años que ellos,

seguramente no somos un buen modelo
en cuanto a la frivolidad en que vivimos
y al mundo que les dejamos.

Diego Acosta – Blog del TIEMPO

LA BIBLIA – Romanos 1 1:18-32

Pablo advierte sobre la actitud pecadora de los hombres, a pesar de haber conocido a Dios, recibirán el pago de la muerte por sus hechos.

18 Porque la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad;

19 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó.

20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido.

22 Profesando ser sabios, se hicieron necios,

23 y cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles.

24 Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,

25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.

26 Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza,

27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío.

28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen;

29 estando atestados de toda injusticia, fornicación, perversidad, avaricia, maldad; llenos de envidia, homicidios, contiendas, engaños y malignidades;

30 murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, injuriosos, soberbios, altivos, inventores de males, desobedientes a los padres,

31 necios, desleales, sin afecto natural, implacables, sin misericordia;

32 quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

www.septimomilenio.com