IDOLATRÍA

DEVOCIONAL

Jesús nació, vivió y murió como Hombre. Pero Resucitó y está sentado a la diestra del Dios Padre en el Trono de la Gloria!

Esta es la grandiosa Verdad que nos hace recordar que Su sacrificio final por los pecados de todos los hombres, debe ser motivo de agradecimiento.

Ese sacrificio pertenece a un tremendo momento del Plan de Salvación del Eterno para los humanos y recordarlo como un sacrificio una y otra vez, nos aleja de la perspectiva que Él mismo le confirió.

Jesús venció a la muerte y por tanto debemos exaltar la Vida!

Mirando la cruz vacía, puedo recordar el sacrificio último y el único que hace posible mi Salvación, tras arrepentirme de mis pecados y reconocerlo como Señor.

ÉL como mi Señor me perdonó y por ÉL llego hasta el Padre, como único intercesor. Por eso creo y confío en la Vida Eterna. Por eso también me niego a la idolatría del dolor y la muerte!

Romanos 14:9
ES – Porque Cristo para esto murió y resucitó,
y volvió a vivir,
para ser Señor así de los muertos
como de los que viven.

PT  Foi para isto que morreu Cristo
e tornou a viver;
para ser Senhor tanto dos mortos
como dos vivos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

SOLOGAMIA

ANTIVIRUS

Si se tratara de explicar que pensamiento encierra esta palabra, Sologamia, se podría decir que sería como casarse con uno mismo o con una misma.

Es decir asumir un compromiso matrimonial, pero a título personal y con uno mismo. Por absurdo o delirante que resulte este planteamiento, no tiene mucho de novedoso e incluso está más extendido de lo que nos podamos imaginar.

Bien podría explicarse esta decisión desde la perspectiva de fracasos anteriores o del miedo al futuro al lado de otra persona, aunque se trate de una unión matrimonial.

Con Sologamia, hay hombres y mujeres que tratan de poner en evidencia que son capaces de asumir una responsabilidad y tenerla como perspectiva de vida.

Aceptando las razones que puedan darse, pensamos que en el fondo se trata de una perversa manifestación de la más profunda egolatría. Me amo a mi mismo…y por eso me caso conmigo.

Incluyendo una ceremonia tan dramática como inexplicable, porque es difícil entender, que uno pueda casarse con uno mismo. Nos preguntamos: Si estas personas reconocieran a Dios, seguirían haciendo esto?

Seguramente no. Esta es nuestra responsabilidad y nuestro Mandato.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

COMO VIVEN?

CONGREGACIÓN
SÉPTIMOMILENIO

Escudriñando con rigor lo que ocurre a nuestro alrededor, podemos encontrar situaciones sorprendentes.

Por ejemplo: En un hospital pude apreciar como el dolor está más cercano y directo, máxime cuando afecta a seres queridos. Entonces parece que duele más.

Percibimos que el padecimiento del prójimo es más real y entonces recordamos cuando vivimos en nuestro cuerpo el rigor de la falta de sanidad.

Cómo modifica todo el dolor!

En algunas culturas acompañamos a los enfermos para ser atendidos en los hospitales. En otras, los enfermos van solos mayoritariamente, para buscar la solución al problema de sus cuerpos, que llamamos enfermedad.

En este último caso me puse a pensar por qué hombres y mujeres de todas las edades van solos a un hospital. Son más fuertes, son mejores, son superiores?

Creo que no.

Creo que se trata de una actitud diferente frente al dolor y a su significado. En algunas culturas lo asociamos directamente con la muerte y frente a ella con el miedo a que nos llegue la hora final.

Quienes van solos, pareciera que no tienen ese miedo y toman el final con naturalidad, formando parte del ciclo vital: Nacer, vivir, morir.

Es bastante difícil percibir en algunas personas el agobio que produce el miedo al dolor físico y la tremenda carga del temor espiritual ante la incertidumbre de la muerte.

Pero haciendo memoria de mi propia vida, recuerdo cuando estuve verdaderamente enfermo, en dos situaciones muy diferentes: Una sin Dios y otra con el Eterno en mi vida!

Sin la certeza del cumplimiento de la Promesa de Vida Eterna, es fácil experimentar la angustia por el dolor presente y por el futuro, porque no sabemos cómo será luego de la muerte.

Teniendo al Creador a nuestro lado, resulta tolerable el penar físico, porque sabemos que nos puede llevar al momento en que se iniciará la Vida prometida.

Puede que tratando de entender a quienes van solos al hospital, quizás no precisen compañía, como otros, porque en algún momento de su existencia alguien les habrá hablado de la Confianza que solo puede inspirar el Todopoderoso. Como a nosotros!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

 

CALIDAD

DEVOCIONAL

En el mundo se considera la educación de calidad, como uno de los elementos que definen la situación de un país.

Es decir, se habla de que el nivel de enseñanza que se imparte en los colegios públicos, es alto y permite el desarrollo de los niños pensando en su futuro.

Tomando en cuenta estos pensamientos, me he preguntado si quienes nos llamamos hijos de Dios, también pensamos en la educación de calidad?

Realmente le damos a nuestra descendencia la educación que pueda llamarse de calidad, con relación al Eterno?

Pienso que la respuesta sincera debería ser NO!

Estoy demasiado ocupado en mi propia vida, que ni siquiera soy capaz de ocuparme de lo que estudian mis hijos o mis nietos en la escuela, dejando de lado mi responsabilidad indeclinable e intransferible.

Al Creador y a mis hijos debo ofrecerle lo mejor de mí, no los restos del tiempo que me sobra tras dedicarle atención a ese personaje tan importante que soy yo mismo.

Esto me será reclamado!

Deuteronomio 12:27
Guarda y escucha todas estas palabras que yo te mando,
para que haciendo lo bueno
lo recto ante los ojos de Jehová tu Dios,
te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti para siempre.

Deuteronômio 12:27
Guarda e ouve todas estas palavras que te ordeno,
para que bem te suceda a ti e a teus filhos,
depois de ti para sempre, quando fizeres o que for bom e reto
aos olhos do Senhor, teu Deus.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SIN FE…?

ANTIVIRUS

Dos encuestas realizadas recientemente, revelan cómo se va reduciendo el número de jóvenes que están dejando de creer en Dios.

No resulta muy sorprendente esta conclusión, por cuanto esos mismos jóvenes tienen una nueva creencia: La de la tecnología y más precisamente la informática.

Estaríamos hablando que más que dejar de creer, estamos haciendo una sustitución: Cambiamos al Dios verdadero por lo que llamamos sistemas de información.

En el fondo este supuesto cambio de tendencia no es otra cosa que la muestra rotunda de todo lo que la Iglesia de Jesús, está dejando de hacer con nuestros jóvenes.

Estamos más preocupados en divertirlos que en enseñarlos, más interesados en darles actividades que en profundizar sus conocimientos del Mandato que todos hemos recibido.

No nos preocupan las estadísticas, nos preocupan las evidencias de que hay algo que estamos haciendo mal y que es urgente corregir. Esto también nos será reclamado.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

EL PROCESO

DEVOCIONAL

En la casa donde vivo hay un hermoso jardín, poblado de árboles frutales. Entre ellos se encuentra un ciruelo, que con el tiempo de la primavera ha estallado en colores con sus delicadas flores.

Las primeras brisas las van haciendo caer, cumpliendo así el ciclo que llevará después al árbol a producir los brotes de donde surgirán los frutos deliciosos que ofrece año tras año.

Mirando todo esto, el Espíritu me recordó como es el crecimiento de los hombres y mujeres que aceptamos a Jesús. Podríamos decir que florecemos tras la muerte y el perdón de los pecados con el bautismo.

Luego seguirán las enseñanzas, que nos harán crecer hasta que finalmente comenzaremos a dar los Frutos que se nos demandan. Los maravillosos frutos de la Fe.

El Espíritu me enseña, en cualquier lugar y circunstancia. Para que comprenda el inmenso valor del perdón de los pecados y para que ayude a otros a recibir, lo que tengo por Gracia.

1 Corintios 3:7
Así que ni el que planta es algo,
ni el que riega,
sino Dios, que da el crecimiento.

1 Coríntios 3:7
 Pelo que nem o que planta é alguma coisa,
nem o que rega,
mas Deus, que dá o crescimento.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

 

LECCIÓN

DEVOCIONAL

En una reunión de hombres, que se había convertido en un auténtico certamen de vana-gloria entre quienes participábamos, fuimos sorprendidos por un testimonio inesperado.

A pesar de los años recuerdo perfectamente como uno de los hermanos mayores que faltaba por hablar, se excusó diciendo que tenía muy poco para decir luego de todas las grandezas que había escuchado.

Se limitó a afirmar que por sus pobres orígenes y muy limitados estudios, solo había podido desempeñar un modesto trabajo en el que invirtió prácticamente todos los años de su vida laboral.

Aclaró, que con esa sencilla función había podido mantener a su familia, darle estudios universitarios a sus dos hijos y hoy se sentía honrado por la confianza de muchos hombres y mujeres que a lo largo de los años lo distinguieron con su aprecio y respeto.

Como es de imaginar, ante semejante testimonio nadie dijo una palabra. Y obviamente yo tampoco, porque estaba conmovido por la sinceridad y por la humildad de ese hombre, al que prácticamente no teníamos en cuenta.

Entre vanidosos, Dios había colocado a un manso y humilde, para recordarnos a su Hijo.

Salmos 138:6
ES – Porque Jehová es excelso,
y atiende al humilde,
mas al altivo mira de lejos.

PT – Ainda que o Senhor é excelso,
atenta para o humilde;
mas ao soberbo, conhece-o de longe.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com