SEMBRAR VIENTOS…

vientos

Del Reino del Norte de Israel, surgió un solo profeta: Oseas, cuya vida estuvo marcada por una circunstancia que se reflejó en la historia del Pueblo de Dios.

Más de 700 años antes del nacimiento de Jesús, este hombre elegido por Dios para llevar su Palabra, se casó con una prostituta siguiendo el mandato recibido.

De esa relación surge una similitud entre Dios y los judíos, quienes se prostituyeron apartándose de Jehová, llevando su vida hacia un auténtico desastre.

Estas dramáticas circunstancias nos revelan como en la vida de los hombres nada es casual ni tampoco como a pesar de todo, el Amor del Eterno siempre se manifiesta, a pesar de la rebeldía y hasta de la prostitución.

Los reyes de Israel buscaron alianzas para ser fuertes, en lugar de confiar en la ayuda del Todopoderoso, cambiando a los hombres por el Santo.

No es esto lo que nos pasa a los humanos?

Con qué frecuencia buscamos ayuda en los hombres y no en Dios?

Esta decadencia espiritual es la que lleva a las peores iniquidades, entre ellas la idolatría y la falta de Confianza en el Único que es merecedor de ella.

Efraín simboliza la quiebra del Pacto establecido entre los hebreos y el Creador. Simboliza también la actitud que tenemos de no ser fieles en nuestras posturas frente al Eterno.

Cuando obramos de esta manera nos situamos en el lugar que tomó el Pueblo de Dios, al ser infiel, caer en la idolatría y en buscar alianzas impropias de quienes debemos confiar en el Altísimo. Por eso sembraron vientos…

Oseas 8:7

 Porque sembraron viento, y torbellino segarán;

no tendrán mies, ni su espiga hará harina;

y si la hiciere, extraños la comerán.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

SIETE MIL MILLONES

crowd

En estos días recibí una grata sorpresa, cuando en una conversación un joven dijo: Quiere decir que si Dios tiene un propósito para cada persona…Dios tiene más de siete millones de propósitos en todo el mundo!

Superado el momento de celebración de la agudeza del protagonista de este episodio, comenzamos a profundizar en su afirmación.

Uno de mis mayores problemas como creyente ha sido comprender que en ningún caso debemos compararnos con nadie.

Ni creernos superiores a nadie ni sentirnos inferiores a nadie! Por la sencilla razón de que todos somos diferentes.

Esta es la verdad que encierra la afirmación que Dios tiene un propósito para cada uno de los miles de millones de personas que formamos la especie.

Si lo entendemos como algo material, desde la pequeña perspectiva humana, resulta casi imposible imaginar algo de esta magnitud.

Pero, debemos recordar una afirmación bíblica: Nada es imposible para el Eterno!

Por esta razón es bueno pensar en la afirmación del joven: Cada habitante del planeta tiene un propósito en el Plan de Dios!

Cada hombre y cada mujer, mayor o menor, sea creyente o no lo sea, lo crea o no lo crea, lo entienda o no lo entienda.

Ocurre también que los hombres tomamos decisiones y no siempre resolvemos en la dirección correcta. Razón por la que hay quienes niegan al Todopoderoso, reniegan de ÉL o lo consideran una creación religiosa.

Hasta quienes obran y piensan de esta manera con relación al Supremo, tienen un propósito en su vida y sus hechos también forman parte de ese Plan trazado desde antes de la Creación.

Doy gracias por tener un propósito y por sumar mi número individual al grandioso Ejército Celestial!

Mateo 19:26

Y mirándolos Jesús, les dijo:

Para los hombres esto es imposible; más para Dios todo es posible.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

1 65 66 67 68 69 72