INÚTIL

DEVOCIONAL

Con frecuencia me llamo inútil, ante la torpeza que tengo para realizar lo que comúnmente conocemos como tareas manuales.

Con esto estoy diciendo que reconozco mi falta de pericia para realizar determinadas obras, que en cambio para otros, son un verdadero deleite además de provechosas.

Puede ser que con el paso de los años la capacidad de escudriñar las situaciones va mejorando, porque hace poco me sorprendí con una conclusión acerca de estas cuestiones.

Soy verdaderamente inútil?

O es que declarándome inútil renuncio al esfuerzo de intentar hacer algo con mis manos?

Quizás sea algo parecido a lo que ocurre con el Mandato de evangelizar. Jesús nos mandó a todos a llevar el Mensaje de Salvación, aunque es justo reconocer que a algunos hermanos les dio un llamado personal.

Desde hoy, no me permito llamarme inútil, no por vanidad, sino para evitar el atajo de declararme inhábil, para no hacer lo que bien podría realizar. El peor de todos los engaños, es el que uno mismo se hace.

Salmo 25:18
ES – Mira mi aflicción y mi trabajo,
y perdona todos mis pecados.

PT – Olha para a minha aflição e para a minha dor
e perdoa todos os meus pecados.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

LUTERO JUZGADO

LA OTRA HISTORIA

En el año 1521 se inicia la Asamblea conocida como Dieta de Worms, en Alemania, formada por los príncipes del Sacro Imperio Romano Germánico y presidida por el emperador recientemente asumido Carlos V.

La Dieta tenía como propósito principal recibir el testimonio de Martin Lutero y la necesidad de que se retractara de 41 de las 95 Tesis, que había hecho públicas en la catedral de Wittemberg.

El papa León X, había emitido la bula Exsurge Domine, en la que se exigía esa retractación, por cuanto eran críticas inadmisibles a las prácticas y costumbres de la iglesia católica.

El mismo papa el 3 de enero de 1521, había excomulgado a Lutero a través de la bula Decet Romanum Pontificem. El emperador Carlos V había convocado a Lutero para que cumpliera con lo que se le demandaba.

El príncipe elector de Sajonia Federico III, había pedido y logrado que se emitiera un salvoconducto al monje agustino, para que pudiera acudir a la Dieta y volver sin ver comprometida su vida.

En esta reunión de Worms, Lutero pronunció entre el 18 y el 21 de Abril, varios alegatos, entre los que se recuerda esta frase: Mi conciencia es prisionera de la Palabra de Dios, y no puedo ni quiero revocar nada reconociendo que no es seguro o correcto actuar contra la conciencia. Que Dios me ayude. Amén.

Lutero seguía avanzando en lo que con el paso de los años se llamaría la Reforma Protestante.

Diego Acosta

www.septimomilenio.com

SUCEDÁNEO

MENSAJE

A veces para poder ejemplificar una situación es válido utilizar algunas palabras que por su significado, aportan claridad a los conceptos más complicados.

O para decirlo de otra manera, para tratar de explicar o entender algunos comportamientos, podríamos utilizar una palabra que por su origen ayuda a clarificar.

Esta suerte de introducción tiene que ver con la forma en que se enseña y practica el Evangelio que vino a proclamar al mundo, Dios hecho Hombre, Jesús.

Tanto hemos diluido sus conceptos fundamentales que bien podríamos decir que estamos frente a auténticos sucedáneos. Y que son los sucedáneos?

La respuesta que encontramos en el diccionario dice: De una sustancia: Que, por tener propiedades parecidas a las de otra, puede reemplazarla. Si la aplicamos al Mensaje de Salvación nos sorprenderemos.

Cada vez más se predica con tal levedad la enseñanza del Hijo del Hombre, que hemos entrado en auténticas zonas grises, donde cada vez se difuminan más lo que es bueno y lo que es malo.

El concepto de pecado se relativiza e incluso se le buscan otros nombres, para que no hieran la sensibilidad de los creyentes, que puedan encontrarse viviendo situaciones contrarias a lo enseñado en la Palabra de Dios.

Justificamos lo injustificable a través de palabras que diluyen la responsabilidad ante las malas acciones y pretendemos encontrar atajos que nos lleven a un final más o menos adecuado.

Ahora se entiende que un hombre y una mujer vivan juntos sin casarse y lo llamamos de distintas maneras, sin tratar de llegar al verdadero fondo de la cuestión.

Del mismo modo algunas congregaciones aceptan los casamientos de hombres con hombres y de mujeres con mujeres, olvidando que el lugar de culto es el lugar de reunión de los templos santos que deberían ser cada uno de los congregados.

Tengamos cuidado con los sucedáneos, porque tras ellos está el padre de la mentira y el engaño, que aprovecha todas las circunstancias para medrar en contra de los débiles de la fe a través de los mercaderes del Evangelio.

Recordemos que Jesús nos anunció que venía a servir y no a ser servido y esto lleva implícito, a que el servicio supone lealtad primero con Dios y luego con los creyentes que creen estar escuchando la voz del Buen Pastor.

Diego acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com

ESTUPOR

DEVOCIONAL

Una amiga comentaba su tremendo enfado y estupor, por algunas  cosas que estaban ocurriendo y que afectaban negativamente a sus hijos.

Ella no concebía como se pretendía quitarle a los padres el poder de decisión sobre la forma de educarlos y sobre todo, como se pretendía cambiar lo bueno por malo.

Esta señora no es creyente, pero coincidía en muchas de las afirmaciones que planteamos quienes nos llamamos hijos de Dios. Algo natural, cuando se unen los pensamientos en torno a los Mandatos del Señor, aunque no se lo conozca o reconozca.

Mi respuesta a este encendido alegato, estuvo dirigida a confirmar lo que ella tenía en su corazón, explicándole que eso era exactamente lo que el Eterno demandaba de los padres.

No solo el derecho sino también la obligación de formarlos sobre los principios fundamentales del Supremo: Hombre y mujer, convertidos en una sola carne en el matrimonio.

Cuando se pretenden otras alternativas, se violentan principios y se desafía a Dios, que no tolera la rebeldía de los humanos y tiene especial cuidado por los más débiles de la Creación.

Mateo 11:25
En aquel tiempo, respondiendo Jesús, dijo: Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños.

Mateus 11:25
Naquele tempo, respondendo Jesus, disse: Graças te dou, ó Pai, Senhor do céu e da terra, que ocultaste estas coisas aos sábios e instruídos e as revelaste aos pequeninos.

Diego Acosta / Neide Ferreira

www.septimomilenio.com