OBEDIENCIA Y BENDICIÓN

Obedeciendo al Eterno
será bendito nuestro entrar y nuestro salir,
todo aquello sobre lo que pusiéramos la mano,
será bendito el fruto de tu vientre
y el fruto de tu tierra.
EN ESTE DÍA