EL MATRIMONIO DE DIOS

Blog del TIEMPO

En estos tiempos de confusión, de medias verdades o de supuestas buenas intenciones, creemos que es importante refirmar conceptos fundamentales.

Nos referimos al matrimonio, la institución establecida por Dios. Ahora hay quienes hablan sobre él por conveniencia, oportunismo o simplemente por perseverar en graves errores.

El Eterno estableció el matrimonio únicamente entre un hombre y una mujer. No existe por tanto otra unión verdadera frente a este Mandato perpetuo.

Nadie puede permitirse cambiar lo que Dios determinó como una norma hasta el fin de los tiempos. No es posible tratar de adecuar con buenas o malas intenciones una institución que definitivamente representa uno de los fundamentos de nuestra creencia.

Así fuimos Creados hombre-mujer y para que no haya ninguna y ni siquiera margen para debatir, recordamos lo que establece la Palabra de Dios, en el Libro de Génesis capítulo 2 versículos del 23 al 25:

 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona,[a] porque del varón[hombres solteros de miami] fue tomada.

24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

25 Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban.

Nadie se puede considerar exento de este Mandamiento ni nadie puede eximir a nadie de su cumplimiento.

Diego Acosta

 

 

ABORTO LIBRE EN ARGENTINA

Blog del TIEMPO!

Los Diputados argentinos dieron media sanción al proyecto que liberará el aborto en el país.

El larguísimo debate refleja como está de dividida la sociedad en torno a esta cuestión, sobre la que es necesario hacer algunas reflexiones.

La cuestión de la Vida, es inherente a la Soberanía de nuestro Creador. ÉL la concede y por lo tanto es el Único que la puede quitar.

El aborto, no es solo una cuestión de la mujer, es una corresponsabilidad con el hombre y por tanto las decisiones les conciernen a ambos.

La sociedad tiene un gran compromiso con la mujer que decide continuar sola con su embarazo y la debe apoyar sin reservas ni limitaciones.

Las organizaciones sociales que ayudan a las mujeres en estos casos, deben estar respaldadas por el propio Estado a los efectos de colaborar en la eficacia y el mantenimiento de sus acciones.

Finalmente cada hombre y cada mujer debe entender que su relación debe ser responsable y honesta delante de Dios. El vivir de cualquier modo, es contrario al orden que ha establecido el Eterno.

Nadie puede sentirse superior como para violar las normas que nos han sido dadas y que se elevan a su máxima expresión con el matrimonio y la familia.

Es evidente que se pueden ignorar estas normas. Pero no es menos verdad, que las consecuencias serán más serias y graves de lo que un hombre y una mujer puedan pensar.

Recordemos del Libro de Génesis, Capítulo 2 versículos 22-24, que reproducimos de la versión 1960 de la Biblia Reina -Valera:

22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.

23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

El Derecho a la Vida es irrevocable y es un Mandato de Dios!

Diego Acosta

www.septimomilenio.com